Rafa Nadal durante su despedida de soltero en Mallorca.

Rafa Nadal durante su despedida de soltero en Mallorca. Redes Sociales

Famosos SE CASA EL PRÓXIMO 19 DE OCTUBRE

La despedida de soltero de Rafa Nadal a ritmo de reguetón y en un exclusivo reservado

A una semana de contraer matrimonio con Xisca Perelló, el tenista disfrutó de un fin de semana de fiesta en Mallorca rodeado de amigos y buena música. 

Noticias relacionadas

El próximo 19 de octubre Rafa Nadal (33 años) y su pareja sentimental, Xisca Perelló (31), se convertirán en marido y mujer en una exclusiva ceremonia que tendrá lugar en Palma de Mallorca. Pese a que ya está todo preparado y ningún fleco anda suelto, hasta este pasado fin de semana quedaba por festejar un acontecimiento tradicional en todo novio o novia que se precie: la despedida de soltero o soltera. En este caso, ha sido el manacorí quien el pasado sábado se reunió en Mallorca con un grupo de amigos para despedirse de 14 años de soltería. 

Según informan algunos medios, la fiesta se inició durante la mañana del sábado y se alargó hasta bien entrada la madrugada del domingo. El grupo, compuesto por cerca de doce amigos de Nadal, dio comienzo a la celebración con un aperitivo y una gran comida para darse a la fiesta. En concreto, fue en torno a las seis de la tarde del sábado cuando arrancó la fiesta en la discoteca Social Club, un establecimiento que dispone de una gran terraza con vistas al puerto de Palma, así como de una magnífica piscina.

Ver esta publicación en Instagram

Anyone for tennis? Guess who we met in Palma last night? #rafanadal #tennispro #palma #mallorca #anyonefortennis #ace #secondservice #lovetennis

Una publicación compartida de David Hoffman (@davidhmallorca) el 13 Oct, 2019 a las 2:32 PDT

De hecho, fue uno de los relaciones públicas del lugar el que colgó una instantánea en sus redes sociales acompañado por Rafa Nadal, además de una fan extranjera con la que se topó en plena calle y no dudó en inmortalizar el momento. Dentro de la discoteca, según testigos presenciales, Rafa se dirigió junto a su grupo de amigos a un reservado en el que pasaron buena parte de la tarde y la noche. Cuentan quienes compartieron con él que se mostró relajado y distendido durante la jornada. Y eso que, se apunta, no pasó inadvertido en ningún momento; durante toda la noche fueron muchas las personas que se le acercaron para pedirle autógrafos y fotografías. En todo momento, Nadal sonrió e incluso entabló fugaces conversaciones. 

Así y todo, el deportista lo dio todo y bailó todo el rato con su gente. También hubo tiempo para las risas y las bromas, como cuando alguien del grupo se encontró, como apunta El Diario de Mallorca, unas gafas de plástico un tanto sicodélicas con las que todos, Rafa incluido, posaron entre risas. Vestido para la ocasión con un pantalón en tonos claros, unas cómodas e informales zapatillas y una camisa blanca, Nadal se dio al estilo reguetón. 

La fortaleza donde se darán el 'sí, quiero'

Rafa Nadal y su futura mujer, Xisca Perelló, en una imagen de archivo.

Rafa Nadal y su futura mujer, Xisca Perelló, en una imagen de archivo. Gtres

Poco dados a hablar de su vida privada, los detalles de su enlace se han ido conociendo poco a poco, y después de conocer la fecha de su boda, el próximo 19 de octubre, se desvelaba el enclave en el que tendrá lugar la celebración: en una exclusiva finca de Pollença. Así, el futuro matrimonio ha decidido contraer matrimonio en este enclave paradisíaco, para posteriormente trasladarse a Sa Fortalesa donde se celebrará el banquete.

Con el afán de protegerse de los flashes y mantener su privacidad a raya -la discreción ha sido el leitmotiv de la pareja-, y la de los cerca de 500 invitados que se espera que asistan al enlace, los de Manacor se han decantado por una de las fincas más impresionantes de Mallorca: Sa Fortalesa, un castillo del siglo XVII situado en la península de la Punta Avançada de Pollença. Se trata de una lujosa propiedad construida en 1628, que ya ha sido escenario de otras grandes bodas de deportistas como la del futbolista Gareth Bale (30) o la del jugador de baloncesto, Rudy Fernández (34).

Está previsto que a la boda acudan personajes de gran importancia en el mundo del deporte, de la cultura y de la política, así como algunos compañeros de profesión como Feliciano López (37) o Fernando Verdasco (35), ambos junto a sus parejas; y deportistas de élite como Pau Gasol (39) o Iker Casillas (38), entre otros.

Lo cierto es que esta elección no es baladí, ya que responde a la perfección a la seguridad y el celo que intenta imponer los novios: es muy complicado acceder a este enclave sin permiso, pues se trata de un espacio privado extremamente vigilado y controlado. Sin embargo, se puede llegar a los terrenos de la finca de tres maneras distintas: por tierra, mar y aire. Entre sus prestaciones, la finca dispone de un aeródromo por el que, presumiblemente, aterrice el rey emérito Juan Carlos (81), uno de los invitados más insignes. 

[Más información: Así será la boda blindada de Rafa Nadal y Xisca Perelló]