Susanna Griso en una imagen de archivo.

Susanna Griso en una imagen de archivo.

Famosos UNA MALA ETAPA

El drama familiar de Susanna Griso: pierde a su hermana y a su madre en un año y medio

La presentadora atraviesa uno de sus peores momentos a nivel personal, pero no es la primera vez que se enfrenta a la muerte de un ser querido.

Noticias relacionadas

Susanna Griso (49 años) ha vivido este jueves uno de los peores días de su vida por la repentina muerte de su hermana debido a un infarto. La presentadora de Espejo Público se ha enterado de la triste noticia en riguroso directo, lo que ha provocado que inmediatamente abandone el plató de Antena 3 para estar con sus otros cinco hermanos mayores.

Ver esta publicación en Instagram

Como no hay un día dedicado a las hermanas..aprovecho también hoy para rendirles homenaje.

Una publicación compartida de Susanna Griso (@susannagrisooficial) el 19 Mar, 2017 a las 1:57 PDT

Muchos han sido los mensajes de ánimo, tanto de sus compañeros de profesión como de familiares y amigos cercanos, que han querido darle el pésame con numerosas muestras de cariño. Pero lo cierto es que esta no es la única tragedia que la catalana ha pasado, ya que, además de su hermana, en el último año y medio ha tenido que vivir en primera persona el fallecimiento de una de las personas más importantes de su vida: su madre.

A mediados de noviembre del año 2017, la cara visible de las mañanas de la cadena grande del grupo Atresmedia se vio obligada que decir adiós a su madre, Montserrat Raventós, de 94 años de edad, que no pudo superar la recaída de un primer ictus sufrido tres años atrás. Esto supuso un gran varapalo para Griso.

Susana Griso y algunos familiares en el entierro de su madre, Monserrat Raventós.

Susana Griso y algunos familiares en el entierro de su madre, Monserrat Raventós. Gtres

Por aquel entonces, fue la propia Susanna la que anunció públicamente esta muerte de la persona con la que compartió los mejores y peores momentos: "Buen viaje, mamá". Raventós fue una mujer regia y fuerte a lo largo de toda su vida. Por eso algunas personas de su entorno confiaban en que saliese adelante. Pero no pudo ser. Finalmente, los peores pronósticos se cumplieron.

Le apasionaba viajar y perderse por el mundo. Los kilómetros no le asustaban. Era su mayor pasatiempo en los últimos años, así lo destacaba orgullosa la presentadora. "Era una viajera incansable. Hacía meditación y gimnasia todas las mañanas. Una gran aficionada a los sudokus, al cine y en el teatro tenía abono. Una mujer 10. Divertida, curiosa, inteligente, buena gente, bellísima... Ojalá herede sus genes", aseguró a LOC. Por no mencionar su afición al Whatsaap, con el que se comunicaba sin parar con su hija mientras esta conducía Espejo Público.

Montserrat se casó con Paco, padre de Susanna y reconocido empresario textil catalán, fallecido también hace años. Al igual que la matriarca, pudo vivir el éxito profesional de su hija. Este revés familiar supuso para ella un antes y después en su vida.

Susana Griso y su madre, Monserrat Raventós, en una imagen de archivo.

Susana Griso y su madre, Monserrat Raventós, en una imagen de archivo. Gtres

Una luz al final del túnel

La comunicadora recuperó la alegría y las ganas de vivir gracias a Dorcette, su hija adoptiva y el motivo de su sonrisa. Fue en en abril del año 2018 cuando, tras las primeras navidades sin su madre y después de ocho años de trámites burocráticos, logró su sueño de ser madre a través de la adopción

Según pudo conocer JALEOS en primicia, la ausencia de la presentadora en Espejo Público, que hizo saltar todas las alarmas, se debía a su viaje a Costa de Marfil, momento en que recogía, por fin, a la nueva miembro de la familia Torras-Griso. Un camino que no ha vivido sola, ya que su marido, el empresario Carles Torras (52) permaneció junto a ella durante todo el largo proceso.

Susanna Griso y su hija Dorcette en una imagen de archivo.

Susanna Griso y su hija Dorcette en una imagen de archivo. Gtres

El matrimonio, que ha cumplido los 22 años de casados, no se ha alejado en ningún momento de sus otros hijos, Jan (16) y Mireia (13), que también acudieron junto a sus padres a recibir a su hermana pequeña. Esta es la historia de una familia que permanece unida en lo bueno, pero también en las adversidades, siendo el fallecimiento de la hermana de Susanna la triste noticia más reciente.

[Más información: Susanna Griso abandona ‘Espejo Público’ tras conocer en directo la muerte de su hermana]