Amador ha tenido una reunión para intentar ver cómo saldar su deuda.

Amador ha tenido una reunión para intentar ver cómo saldar su deuda. Gtres

Famosos PROBLEMAS CON EL FISCO

La reunión a la desesperada de Amador Mohedano con Hacienda tras conocerse su ruina económica

Amador Mohedano (65 años) no atraviesa su mejor momento tras las últimas informaciones que aseguran que está 'arruinado' por una gran deuda que tiene acumulada con Hacienda. Existen novedades respecto a este asunto. JALEOS ha contactado con Francisco, más conocido como 'Kisko', un gran amigo del hermano de Rocío Jurado y testigo directo de su actual situación económica que ha querido aclarar lo que le está ocurriendo.

"Amador está mal y agobiado". Al parecer no tenía constancia de muchas de las cosas que se han publicado esta semana: "No le había llegado ninguna notificación de Hacienda y no sabía nada de esto", afirma Kisko. En el momento en el que Amador fue consciente de esta noticia, que dio por primera vez hace unos días la revista Corazón, dio el paso más importante de todos: "Este jueves se reunió con Hacienda para ver cómo arreglaban todo esto". Su amigo le acompañó a su cita con el fisco, en una reunión que tuvo lugar en Cádiz. Fueron cuarenta y cinco minutos los que permaneció hablando con los funcionarios de la Agencia Tributaria", cuenta a este medio.

"Amador Mohedano tiene dinero para vivir"

Amador Mohedano.

Amador Mohedano. Gtres

Será el próximo 10 de diciembre cuando salga a subasta la finca de Los Naranjos en la sede de Hacienda de la ciudad de Sevilla. Esta propiedad forma parte de la herencia que dejó su hermana Rocío Jurado. El motivo de la venta de la parte correspondiente de la finca -el 50% pertenece a su hermana Gloria- es su falta de liquidez para pagar la deuda que tiene con el fisco, que podría ascender a 350.000 euros-. Su hermana Gloria no sabe si venderá su parte, o si por el contrario convivirá con el futuro comprador. 

"Le da mucha pena vender su parte de la finca", asegura Kisko. En ella ha vivido y convivido con su actual pareja, Jacqueline, y también guarda muchos recuerdos y vivencias junto a su hermana. Además, una de sus últimas aventuras profesionales tuvo lugar en esta finca. El pasado verano convirtió su casa en un chiringuito de playa con una zona chill out y un tablao flamenco. Pero las cosas  no le fueron como esperaba, a pesar de que fue un proyecto que realizó en solitario.

Anteriormente lo intentó con la taberna La Kedá y más tarde con La más grande, haciendo homenaje a su fallecida hermana. La hostelería no ha sido su mayor fuente de alegrías, y tampoco de ingresos. Todos sus negocios han acabado en fracaso por su mala gestión de los mismos.

A pesar de que Amador Mohedano atraviesa una situación económica bastante complicada, Kisko asegura que "tiene dinero para vivir", y también que "tiene grandes esperanzas en que todo se solucione con la venta de la finca".

[Más información: La 'revancha' familiar de Amador Mohedano: prepara en soledad un documental sobre Rocío Jurado]