Carmen Bazán en imagen de archivo.

Carmen Bazán en imagen de archivo. Gtres

Famosos MESES DE MUCHA TENSIÓN

Preocupación por el estado de salud de Carmen Bazán, la madre de Jesulín

Según ha podido conocer JALEOS, la madre del diestro se marea con mucha frecuencia y la enfermedad de María José le ha pasado demasiada factura. Tiene a su familia preocupada y muy pendiente. 

Noticias relacionadas

Carmen Bazán (73 años), la madre de Jesulín de Ubrique (44), está viviendo sus horas más bajas en cuanto a salud. A los problemas económicos que confesó el pasado año -reconoció que subsiste con una pensión de 487 euros y necesita la ayuda de sus hijos-, se une ahora un bache anímico que la tiene "muy asustada".

Han sido unos meses muy complicados con la enfermedad de su nuera, María José Campanario (38), y tras la notable mejoría de esta parece que la salud de la matriarca se ha visto seriamente resentida. Según ha podido conocer JALEOS, la que fuera mujer de Humberto Janiero tiene a toda su familia "preocupada", en concreto a su hermana Laly, quien informa a este medio de la delicada situación: "Mi hermana anda regular, la verdad es que no está bien". 

Carmen Bazán.

Carmen Bazán. Gtres

La madre del diestro tiene la tensión por los suelos. "Es de ese tipo de tensiones emocionales y la verdad que tiene la tensión muy mal, muy baja. Siempre es 6 de mínima y 16 de máxima y está muy asustada. Se marea mucho. Yo siempre que puedo me voy a dormir con ella a su casa para que no esté sola", subraya Laly. Según su opinión, la persecución mediática a la que estuvo sometida Carmen cuando la enfermedad de Campanario era radiada en los platós, le afectó sobremanera: "La han molestado mucho y su cuerpo ha reaccionado y ha dicho 'aquí estoy yo'. Ha estado a mil por hora, cuidando de los hijos de mi sobrino y soportando a la prensa que la seguía a todos los sitios y eso se sufre". 

Sus problemas económicos y Ambiciones

En junio de 2017, Carmen abrió las puertas de su casa en El Bosque (Cádiz) para sincerarse. Un piso de setenta metros cuadrados que Bazán sigue pagando y en el que vive sola. La progenitora de Jesulín aseguró entonces en una entrevista concedida a Lecturas que cobraba tan solo 487 euros al mes como pensionista y que son sus hijos quienes le ayudan. A pesar de encontrarse separada desde el 2003 del amor de su vida, Humberto, no se sentía sola. Las puertas de su casa "siempre están abiertas", remarcó en la publicación.

Ambiciones, la gran finca que compró su hijo Jesús con tan solo 16 años, ha sido siempre punto de encuentro entre familia y amigos y, aunque demostró también ser cuna de su felicidad, Bazán no siempre lo ha pasado bien. "Estuve viviendo con Humberto tres o cuatro años. Para el público seguíamos juntos, pero él hacía su vida y yo la mía", apuntaba el pasado año la madre del diestro refiriéndose a su exmarido, a quien incluso le dio una segunda oportunidad que no cuajó.

Una etapa a la que se le sumó su partida de la finca tras la discusión con su hijo Jesús: "Me fui de Ambiciones por decir que a Andrea (18) no le habían hecho de la noche a la mañana, que nació porque Belén Esteban (44) era el amor de su vida", remarcó Carmen. Ahora ese parece el menor de sus problemas, su salud es lo primero. 

[Más información: El drama de Carmen Bazán: vive gracias a la ayuda de sus hijos]