Francis Franco llegando a los juzgados de Teruel.

Francis Franco llegando a los juzgados de Teruel. Gtres

Famosos UNA PETICIÓN DE 6 AÑOS

Francis Franco, frente al juez por acusación de atentado contra la autoridad

Este lunes ha comenzado el juicio en el que se reclama al nieto de Francisco Franco una multa de 26.000 euros por embestir un coche patrulla de la Guardia Civil, conducción temeraria y lesiones. 

Decididamente, Francis Franco (64 años) ha empezado 2018 de la peor de las maneras. El nieto de Francisco Franco no solo ha tenido que hacer frente al fallecimiento de su madre, Carmen Franco, el pasado 29 de diciembre y al reclamo del ducado de Franco por parte de su hermana Carmen Martínez Bordiú (66), sino que este lunes 22 de enero se ha visto abocado a sentarse ante un juez de Teruel acusado de atentar contra la seguridad.

En concreto, Francis debe ser juzgado por embestir presuntamente con su todoterreno al vehículo de la Guardia Civil que intentaba detenerlo en la primavera de 2012. Según recogen las diligencias, en su huida el vehículo, supuestamente conducido por Francis Franco, se saltó varias señales de stop y realizó un temerario cambio de sentido para intentar huir. 

En esas, la Fiscalía y la acusación particular -que vela por el agente que resultó herido tras la colisión y quien asegura que tras el incidente estaba convencido de que se trataba del nieto de Franco- piden seis años de prisión para y multas que alcanzarían los 26.500 euros. No solo sobre Francis recaería la condena, sino que el trabajador de Francis, Silviu Nicolae Rosca -quien estaba en el todoterreno-, tendría que afrontar la petición de dos años. En un principio, este testigo mantuvo la versión de los agentes aportando todo tipo de detalles. Sin embargo, el joven se retractó más tarde y Francis pidió anular su declaración. 

Visiblemente serio, Francis Franco ha hecho acto de presencia en los juzgados de Teruel. El primer hijo varón de Carmen Franco y Cristóbal Martínez-Bordiú siempre ha asegurado que la noche de marras él no se encontraba en Teruel, sino en Madrid. Por tanto, pide la absolución. En su escrito de defensa, el nieto del dictador no duda en descargar toda responsabilidad contra la Guardia Civil, a la que acusa de incriminarle sistemáticamente por ser quien es. Ahí no se queda su desquite, sino que también asegura que los agentes conminaron a un testigo para obtener pruebas de manera ilícita. 

[Más información: Los restos de Carmen Franco ya descansan junto a los de su marido en La Almudena]