Manuel Carrasco, muy emocionado, en su último concierto en Madrid.

Manuel Carrasco, muy emocionado, en su último concierto en Madrid. Redes sociales

Famosos 'EL ÚLTIMO BAILE'

Las lágrimas descontroladas de Manuel Carrasco

La familia al completo del cantante quiso despedir junto a él su último concierto de gira, después de que fuera cancelado en Las Ventas.

Cristina Rodrigo

Muy emocionado y agradecidoManuel Carrasco (36 años) no quiso dejar sin su 'último baile' a Madrid y, después de la cancelación de su concierto en Las Ventas, finalmente pudo ofrecer su espectáculo el mismo día y a la misma hora, aunque en una localización diferente. El auditorio Miguel Ríos, en Rivas-Vaciamadrid, acogió el recital con el que el andaluz se despidió de su público hasta su próxima gira.

"¡Buenas noches, Madrid! ¡Buenas noches, Rivas-Vaciamadrid! ¡Muchas gracias, muchas gracias, muchas gracias! ¡No sabéis lo que ha sido esta semana con el corazón en vilo, pero nada es imposible!", aseguró eufórico el onubense ante el aplauso de más de 15.000 fans enloquecidas.

Después de que una pareja de expertos en danza aérea diera el pistoletazo de salida, Carrasco fue entonando uno a uno todos sus éxitos: No dejes de soñar, Ya no, Mujer de las 1.000 batallas o Pequeña sonrisa sonora, que dedicó a su hija Chloe, nacida en junio de este año. La pequeña es fruto de su relación sentimental con la periodista musical Almudena Navalón, que se encontraba entre el público. Tanto ella como el resto de su familia quisieron acompañar al intérprete en una noche muy especial para él. No sólo por tratarse del último concierto de su tour, si no por todos los problemas para celebrarlo tras la cancelación en la madrileña plaza de toros de Las Ventas por motivos de seguridad.

Manuel Carrasco vivió este concierto con lágrimas en los ojos en cada una de sus canciones. Una emoción contenida durante las más de dos horas y media de música en directo, que rompió en llanto antes de la despedida de verdad. "El último baile, después de todo, fue tan tan emocionante...que todavía se me encoge el corazón en esta nostalgia bonita", ha escrito el cantante en sus redes sociales tres días después de tomarse un merecido descanso.

Días previos al concierto

Dos días antes de su último espectáculo en Madrid, Manuel Carrasco mostró su tristeza e indignación en sus perfiles sociales ante la falta de respuesta tanto de la Comunidad de Madrid como del Ayuntamiento para dar el visto bueno a su equipo de producción y entrar en la plaza de toros de Las Ventas a montar el escenario para el concierto.

"Mi gente, os escribo desde la indignación y la tristeza que me produce la situación actual de 'El último baile' en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid. Es muy triste que os tenga que comunicar esto pero mañana a partir de las 8 de la mañana debería entrar el equipo de nuestra gira para comenzar con el montaje del concierto y, a esta hora de día de hoy, no tenemos ninguna comunicación por parte de la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento para que mañana podamos entrar en la plaza". 

La Comunidad de Madrid informó entonces a EL ESPAÑOL que el informe del Ayuntamiento de Madrid desaconsejaba la celebración por falta de condiciones de seguridad del centro, quedando anulado. En menos de 48 horas los promotores tuvieron que buscar otra localización para mantener la fecha inicial del concierto, siendo el auditorio Miguel Ríos el único recinto que reunía las condiciones de aforo.

[Más información: La tristeza e indignación de Manuel Carrasco]

Tras días de nervios y estrés, Manuel Carrasco finalmente pudo cerrar con broche de oro su gira. Ahora puede descansar junto a su familia y a su pequeña con la que "se le cae la baba", como él mismo ha asegurado; y recordar todas las cosas bonitas que le han pasado este último año. Su disco es el más vendido de todos los artistas nacionales y ha cumplido su sueño de ser padre.

Almudena Navalón y Manuel Carrasco con su bebé en brazos.

Almudena Navalón y Manuel Carrasco con su bebé en brazos. Gtres