Nabia y Mar de Ons son las dos mayores empresas de traslado de viajeros a las islas Cíes y de Ons.

Nabia y Mar de Ons son las dos mayores empresas de traslado de viajeros a las islas Cíes y de Ons.

Famosos TURISMO

Las dos ricas familias gallegas tras el caos de los viajes a las islas Cíes

Los Otero y los Nacimento, propietarios de las navieras Piratas de Nabia y Mar de Ons, llevan años saltándose las normas y trasladando a miles de pasajeros más de los permitidos al parque Nacional. Un negocio que les ha traído muchos beneficios.

Noticias relacionadas

Son los propietarios de las dos navieras más importantes de Pontevedra y también los más beneficiados por la masificación del turismo en las islas Cíes. Las empresas familiares Nabia y Mar de Ons trasladan a la mayor parte de los viajeros que hacen la ruta a diario hasta el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, que incluye los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada. Un negocio que les ha traído cuantiosos beneficios y que no acaba ahí. Han creado holdings de empresas relacionadas con la restauración y la hostelería alrededor del Parque Nacional.

Cuatro empresas se reparten el pastel de hasta 4 millones de euros de beneficios que genera el servicio de traslados entre Vigo, Baiona y Cangas hasta el paraíso natural de las islas Cíes en temporada alta (entre Semana Santa y octubre). Todas llevan años burlando el límite de 2.200 pasajeros que pueden trasladar cada día, un secreto a voces en Galicia. Pero dos de ellas, Nabia y Mar de Ons, han centrado el protagonismo del escándalo de la masificación turística en las islas este verano. A pesar de las denuncias del Parque Nacional y las decenas de expedientes abiertos por la Xunta de Galicia, han seguido trasladando a 4.000 viajeros más de los permitidos cada día al archipiélago.

Los turistas esperan para viajar a las Cíes.

Los turistas esperan para viajar a las Cíes. EFE

La Guardia Civil y la Policía Nacional han tenido que intervenir finalmente para impedir el desembarco del exceso de viajeros e incluso han obligado a varios barcos a regresar a los puertos. Este mismo lunes, miles de personas se han quedado en tierra con sus billetes en la mano. Una situación que ha enfadado a los miles de turistas que, desde hace meses, tenían reservas para conocer el Parque Nacional y que habían llegado desde distintos puntos de España y del extranjero. 

Las familias que controlan el turismo de las Cíes

El caos al que se ha llegado este agosto ha hecho saltar por los aires una situación que viene de lejos y que ha ayudado a estas dos familias, principalmente, a enriquecerse. Estos son los 'dueños' del turismo en las islas Cíes:

-Los Otero

Detrás de la sencillez de los dueños de la naviera Nabia, con sede en la pequeña localidad pontevedresa de Bueu, hay una fortuna familiar que ni sus vecinos alcanzan a imaginar. María Jesús Otero Acuña, 'Susi' para sus vecinos, es la cabeza visible de la empresa familiar. A pesar de que uno de los trabajadores de la compañía consultados por EL ESPAÑOL asegura que se trata de una "familia humilde, de trabajadores", sus cuentas no dicen lo mismo. Solo la naviera familiar dedicada al transporte marítimo de pasajeros que gestionan María Jesús Otero Acuña y Manuel Otero Blanco, Naviera Illa de Ons SL tiene un activo de 4,3 millones de euros y el año pasado facturó más de 1,6 millones de euros. 

Una de las embarcaciones de Nabia.

Una de las embarcaciones de Nabia.

Pero éste no es el único negocio de la familia, a los que en la zona se conoce como los 'dueños de Ons'. Deben su éxito a las publicaciones internacionales como 'The Guardian', que situaron a la playa de Rodas de las islas Cíes como la mejor del mundo, pero también a su abuelo, Jesús Acuña, un visionario del turismo. Fue el alcalde pedáneo (cabezalero) de Ons y fundó el restaurante Acuña en la isla cuando allí solo vivían dos personas. Ahora, ese restaurante gestionado también por la familia Acuña tiene espacio para más de 200 personas y celebra todos los años las famosas Fiestas del Pulpo de Ons. 

El abuelo ya comenzó a dar cobijo a los visitantes que llegaban a la isla de Ons con varias habitaciones. Ahora, la familia Acuña gestiona el Camping de Ons, que la Xunta de Galicia presentó el verano pasado a bombo y platillo como el único camping totalmente sostenible gracias a las energías renovables y que ha facturado casi 200.000 euros en su primer curso.

Camping de la isla de Ons.

Camping de la isla de Ons.

La familia tiene, además, varias casas alquiladas en la isla. A nombre también de María Jesús Otero Acuña existe una empresa dedicada a la restauración, Susiacuña SL, que facturó el año pasado más de 240.000 euros y tiene un activo de casi medio millón de euros. En enero de este año, según ha podido saber EL ESPAÑOL, la familia Acuña creó una comunidad de bienes para gestionar sus negocios de restauración.

El círculo del 'chollo' de las islas Cíes se cierra con una agencia de viajes, Viajes Illa de Ons, gracias al que el grupo familiar facturó el año pasado otro medio millón de euros. 

-Los Nacimento 

La otra 'gran familia gallega' dedicada a la explotación del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia es la de los hermanos Nacimento Sesto a través de la naviera Mar de Ons, con sede en Vigo. Son los líderes en el traslado de pasajeros por vía marítima en Galicia, y en verano prestan servicio regular a las Islas de Cíes desde los Puertos de Vigo, Cangas y Baiona, y a la Isla de Ons desde los Puertos de Bueu, Portonovo, Sanxenxo y Vigo. Una actividad que el año pasado les dejó unos ingresos de casi 3 millones y medio de euros.

Juan Carlos y José Nacimento Sesto también han sabido encontrar su oportunidad en el 'boom' turístico de las islas gallegas. Además de la empresa de transporte marítimo, gestionan otro camping turístico en la isla de Ons. Tienen su actividad compartida entre Galicia y Canarias. En Tenerife también gestionan una empresa de transporte de viajeros.

Una de las embarcaciones de Mar de Ons en las Cíes.

Una de las embarcaciones de Mar de Ons en las Cíes.

La situación extrema a la que se ha llegado en Galicia y que pone en peligro una joya paisajística que aspira a ser Patrimonio de la Humanidad, tiene una explicación para los trabajadores del Parque Nacional de las Islas Atlánticas: "las sanciones impuestas por la Xunta de Galicia a las empresas responsables de los traslados son muy inferiores a los beneficios que obtienen a diario", denuncian. Mientras las multas a las empresas no alcanzan los 6.000 euros, los beneficios de subir a las embarcaciones a 4.000 personas más de las permitidas habrían llegado a los 78.000 euros a repartir entre las cuatro navieras que prestan servicio, según Manuel Cangas, vecino de Pontevedra e impulsor de una petición en Change.org que pide sancionar a las navieras y controlar la masificación en las Islas Cíes.

Desde este martes y hasta el próximo 15 de septiembre, La Xunta de Galicia controlará todos los billetes de los viajeros que desembarquen en la playa de Rodas, en las islas Cíes. La empresa Nabia (de la familia Otero) suspendió este miércoles el servicio a las Cíes hasta "nuevo aviso". Han anunciado que devolverán el dinero a los viajeros que tenían reservado su billete o les ofrecen llevarles a la isla de Ons como alternativa. Por su parte, Mar de Ons (de los hermanos Nacimento) ha seguido con los traslados a las Cíes y han asegurado a los pasajeros que no pudieron zarpar desde Baiona y habían comprado sus billetes por Internet, que les devolverán el dinero.