Con la colaboración de Fuentespina

Con la colaboración de Fuentespina

Gastronomía MARCAS Ñ

Los vinos de Fuentespina conquistan los sentidos del crítico más exigente del mundo

Tim Atkin, uno de los referentes de la enología mundial, valoró con 91 y 90 puntos a F de Fuentespina y Fuentespina Selección en una cata ciega.

El mejor vino es aquel cuyos matices desbordan los sentidos. Y una de las bondades de la crítica enológica es, precisamente, descubrirlos y amplificar lo que, ya en círculos más expertos, bien podría ser un secreto mal disimulado. Hasta ahora, conocíamos las cualidades de los vinos Fuentespina, pero ahora dos de los productos de sus bodegas reciben este reconocimiento por parte de Tim Atkin, una de las figuras más relevantes en este campo.

F de Fuentespina y Fuentespina Selección son dos de los mejores representantes de la bodega burgalesa y como tal han sido reconocidos por Atkin. Las cualidades de ambos tintos han conquistado los sentidos del Master of Wine británico, un referente en este ámbito con décadas de experiencia como escritor de vinos; de hecho, sus artículos se han publicado en las más prestigiosas publicaciones del sector, lo que le ha granjeado más de una treintena de premios periodísticos y de fotografía.

Sala de barricas de Fuentespina

Sala de barricas de Fuentespina

Además, es copresidente del International Wine Challenge, uno de los concursos de degustación a ciegas más estricto que existen. Esta pretendida apuesta por el rigor en la cata aporta mayor valor si cabe a las puntuaciones de 91 y 90 puntos que otorgó a F de Fuentespina y Fuentespina Selección, respectivamente. Fue en una cata ciega que realizó en la sede del Consejo Regulador de Ribera del Duero.

F de Fuentespina, "pensado para deleitarse"

F de Fuentespina “es único, un placer pensado para deleitarse”, tal como lo define la bodega. Es un vino “sin prisa” que pide paladear cada gota. Y es que en su elaboración hay mucho de pausa y de paciencia, ya que su materia prima es la uva de los viñedos más antiguos de Ribera del Duero “en alma de los robles franceses Allier y Nevers”.

Hay mucho de especial en este vino, y una de las principales características es su afán de excelencia, que no solo dicta su ‘ritmo’ de elaboración sino su propia existencia, ya que únicamente se elabora cuando la cosecha es perfecta. Además, su vestido es igualmente distintivo, ya que este vino se presenta en una réplica de las botellas originales de Borgoña sopladas en 1959, como se hacía entonces.

Fuentespina Selección, para "vestir cualquier mesa"


Fuentespina Selección tiene sus propias fortalezas, que justifican los 90 puntos otorgados por Tim Atkin en su cata. Se trata de un vino elaborado con uvas de la variedad Tempranillo seleccionadas de cepas cuya edad media es de 50 años.

A partir de esta valorada materia prima se realiza la maceración y la fermentación a una temperatura controlada, tras lo cual el vino reposa durante 16 meses en barrica de roble francés nuevo. Su aroma y su potente textura hacen de Fuentespina Selección un vino "que viste cualquier mesa", según la bodega.

Ambos, F de Fuentespina y Fuentespina Selección, son dos de los vinos estrella de la colección de la bodega, con los que comparten la decidida apuesta de la firma por aplicar los métodos más modernos en su actividad con el respeto por la tradición de la zona como norma inquebrantable.

Uvas de la variedad Tempranillo

Uvas de la variedad Tempranillo Fuentespina

'Los vinos de Fuentespina conquistan los sentidos del crítico más exigente del mundo' es un contenido elaborado con la colaboración de Fuentespina.