Grandes noticias para el príncipe Harry (36 años). Dos semanas después de la comentadísima y polémica entrevista que el nieto de la reina Isabel II (94) y su mujer, Meghan Markle (39), concedieron a Oprah Winfrey (67), el duque de Sussex tiene nuevo trabajo: ha fichado como directivo de una importante empresa estadounidense de coaching y salud mental.

Noticias relacionadas

En un momento en el que la popularidad de Harry ha caído a límites insospechados en el Reino Unido tras las acusaciones de racismo contra la familia real británica, y más alejado que nunca de su padre de su hermano, el príncipe Carlos (72) y el príncipe Guillermo (38) -con los que todavía no ha hablado tras su entrevista- Harry se asienta en su nuevo hogar, Estados Unidos, y consigue un importante y bien remunerado puesto de trabajo que le ayudará a mantener el alto tren de vida que tiene en Los Ángeles después de apartarse de su familia y de sus obligaciones reales.

Harry denunció ante Oprah que su padre le había dejado de financiar tras su traslado a Estados Unidos -por otra parte normal, ya que dejó de representar activamente a la Corona, motivo por el que recibía una asignación anual, como los demás miembros de toda monarquía- por lo que había tenido que usar la cuantiosa herencia que recibió tras la muerte de su madre, Lady Di, para poder empezar una nueva vida con Meghan y su hijo, Archie (1), lejos de Inglaterra.

El príncipe Harry junto a su mujer, Meghan Markle, en una imagen de archivo. Gtres.

Sin embargo, parece que sus quebraderos de cabeza económicos han llegado a su fin. Acaba de ser contratado como directivo de la empresa BetterUp, una startup de Silicon Valley de la que, a partir de ahora, será director de impacto. Un puesto ejecutivo muy buen remunerado en una compañía centrada en la salud mental y el coaching, sector en el que tiene experiencia tras la traumática experiencia que vivió a raíz del fallecimiento de su madre. También tras vivir los problemas psicológicos que atravesó Meghan durante su embarazo, al comprobar el rechazo de la familia real británica hacia ella y su hijo, según narró en esa entrevista en la televisión estadounidense.

El duque de Sussex ha confesado que ha aceptado el puesto para "ayudar a crear un impacto en la vida de las personas. El coaching proactivo ofrece infinitas posibilidades para el desarrollo personal, una mayor conciencia y una vida mejor en todos los aspectos".

Este importante puesto se une a los millonarios contratos que el príncipe Harry firmó recientemente con Netflix y Spotify, que le reportarán unos cuantiosos beneficios que, unidos a su nueva tarea como ejecutivo, parecen indicar que su segundo hijo con Markle -una niña que nacerá a comienzos de verano - vendrá con algo más que un pan bajo el brazo.

[Más información: El príncipe Harry habla en un libro para niños del "enorme vacío interior" tras la pérdida de su madre]