La entrevista de Meghan Markle (39 años) y el príncipe Harry (36) con Oprah Winfrey (67) ha copado gran parte de los titulares de la prensa internacional en los últimos días. La conversación, que costó a la cadena CBS alrededor de seis millones de euros, ha causado revuelo alrededor del mundo por las reveladoras declaraciones de los duques de Sussex, quienes relataron su difícil experiencia como miembros activos de la casa real británica. Si bien la actriz de Suits fue la gran protagonista de este encuentro por haber hablado abiertamente del racismo contra su hijo Archie (1) y de sus intenciones de suicidarse, las palabras del nieto de Isabel II (94) tampoco pasaron inadvertidas.

Noticias relacionadas

Entre otras cosas, durante su participación, el príncipe Harry hizo referencia a su economía. Así, explicó que su familia dejó de apoyarlo financieramente en el primer cuatrimestre de 2020, cuando él y Meghan decidieron dejar de trabajar junto a la monarquía británica. En todo este tiempo, según él mismo comentó, se ha mantenido con la herencia que le dejó Lady Di. "Tengo lo que me dejó mi madre, y sin eso no hubiéramos podido hacer esto", confesó el duque Sussex, quien también aseguró que esta situación los llevó a firmar un contrato con Netflix y Spotify.

El príncipe Harry, durante la entrevista con Oprah Winfrey. CBS

De acuerdo con Celebrity Net Worth, el portal americano especializado en la fortuna de los famosos, actualmente Harry cuenta con con 50 millones de dólares - 42 millones de euros al cambio actual -, que tal y como él explicó en la entrevista con Oprah, proceden, en su mayoría, del patrimonio de la que fuera princesa de Gales.

Tanto Harry como su hermano, el príncipe Guillermo (38), recibieron la herencia de su madre, puesta en un fideicomiso, cuando cumplieron 30 años. De acuerdo con el citado portal, en el momento en el que Harry alcanzó esta edad, la cifra se había valorizado hasta alcanzar 40 millones de dólares - 33 millones de euros actuales -. Adicionalmento, los hijos de Diana de Gales obtuvieron el 75 % de sus joyas y posesiones.

Los duques de Sussex hicieron importante revelaciones durante su entrevista con Oprah. Reuters

Pero este no sería el único legado que recibió el marido de Meghan Markle. Según la BBC, también podría haber obtenido una cifra millonaria de su bisabuela, Isabel Bowes-Lyon, también conocida como la Reina madre. 

A su fortuna se suma el patrimonio inmobiliario que comenzó a desarrollar cuando él y Meghan abandonaron sus funciones dentro de la casa real británica y se trasladaron a Estados Unidos. Tras una corta estancia en Canadá, Harry y su esposa se hospedaron en una mansión ubicada en Beverly Hills, propiedad del magnate Tyler Perry (51). Se trata de una propiedad con todo tipo de comodidades y servicio, en la que la pareja vivió junto a su hijo Archie durante un tiempo.

Diana de Gales y sus hijos, Guillermo y Harry, en una imagen de archivo. Gtres

Semanas más tarde, Meghan Markle y el príncipe Harry abandonaron esta residencia temporal y decidieron comprar una propiedad en Montecito, California, valorada en unos 16 millones de euros. La vivienda tiene más de 1.300 metros cuadrados, está emplazada en un terreno de casi tres hectáreas de superficie y, además, cuenta con una casa de menores dimensiones, destinada a los invitados. En total tiene nueve dormitorios, una piscina, una pista de tenis, un cine privado, un gimnasio, un spa y una sala de billar.

Más allá de su herencia y de sus bienes inmobiliarios, el príncipe Harry ha firmado junto a Meghan Markle un acuerdo de varios años con Netflix, que se estima entre 100 y 150 millones de dólares - 84 a 126 millones de euros - y a través del cual tendrán la oportunidad de crear contenido audiovisual. Sin embargo, a día de hoy se desconoce si los Sussex, que también llevarán a cabo un podcast con Spotify, han recibido algún adelanto de esta millonaria cifra.

[Más información: El príncipe Harry confirma la distancia con su hermano y confiesa que siente lástima por él y su padre]