La infanta Pilar de Borbón, hermana mayor del rey emérito Juan Carlos (82 años), fallecía el 8 de enero de 2020 tras un tiempo luchando contra el cáncer de colon que padecía. La también duquesa de Badajoz se encontraba ingresada en la clínica Ruber Internacional de Madrid, y ya había tenido que ser hospitalizada en varias ocasiones a raíz de su enfermedad. Se iba la más locuaz y mediática de los Borbones. Este viernes se cumple un año de su desaparición, 365 días en los que la Familia Real ha vivido momentos tan importantes como decisivos para la monarquía y el futuro de la institución. Sobre todo, el emérito Juan Carlos ha visto cómo su vida ha dado un giro de 180 grados. 

Noticias relacionadas

Definitivamente, 2020 ha sido uno de los peores años para la Corona, cuando no el más devastador. El fallecimiento de la infanta Pilar traza, sin pretenderlo y visto en perspectiva, un punto de inflexión capital en los miembros de la familia. De entrada, en su funeral se produjo la última imagen pública de la Familia Real, juntos bajo el mismo techo. Juan Carlos, la reina Sofía (82), Felipe VI (52), Letizia (48) y las infantas Cristina (55) y Elena (56). Acontecimiento que ya nunca más se produjo a lo largo del año 2020 y, a tenor de los últimos acontecimientos concernientes al emérito, no volverá a tener lugar.

La infanta Pilar durante el Rastrillo Nuevo Futuro del año 2017. Gtres

La muerte de Pilar de Borbón supuso un duro rasgón en el ánimo de su hermano Juan Carlos, uno de los muchos que recibiría el monarca a lo largo del 2020. Porque Pilar y Juanito -como le llamaban sus hermanas al anterior Monarca- estaban muy unidos. Es difícil resumir una relación de 82 años cuando sus dos vidas han sido tan intensas y han ido a la par con la historia de un país. Pilar fue para su hermano pequeño un apoyo indiscutible, la mejor consejera y el más valioso de los consuelos cuando las cosas se le han puesto difíciles. Con su muerte, el padre de Felipe VI perdió a su confidente, una de las figuras más importantes de su día a día. Y con su muerte, se llevó todos los secretos del emérito a la tumba. Cuántas cosas han acontecido desde ese 8 enero en la vida de Juan Carlos. 

1. Sus cuentas en Suiza

Sin su hermana Pilar, Juan Carlos afrontaba el que estaba llamado a ser su peor año. Y, con él, también uno de los más difíciles para Casa Real a nivel de imagen. La honorabilidad del rey padre se puso en entredicho más que nunca y, sobre todo, tras aparecer una cuenta de Juan Carlos en Suiza de 100 millones, donados por el rey saudí. Empieza la cuenta atrás para él con la investigación de la fiscalía helvética. No solo eso: también se puso la lupa en la supuesta transferencia de 65 millones de euros de Juan Carlos a Corinna en plena crisis por la cacería de Botsuana. 

2. La drástica medida de Felipe VI

Felipe VI junto a su padre en una imagen tomada en mayo de 2019. Gtres

El 15 de marzo se produce un hecho histórico y sin vuelta atrás para Juan Carlos: su hijo Felipe VI renuncia a su herencia personal y elimina la asignación oficial de su padre. Ahí no se quedaron los cambios para Juan Carlos. En junio de 2020, en medio de otros escándalos por el AVE a La Meca y con Corinna destapando supuestos movimientos opacos, en Zarzuela comienzan a mover ficha para buscarle exilio a Juan Carlos. Entremedias, el Gobierno comienza a presionar al Rey para que repudie públicamente a su padre.

3. Su decisión de abandonar España

El 3 de agosto Juan Carlos comunica a su hijo su decisión de abandonar España. "Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona", rezaba parte de su comunicado. El rey emérito decía adiós a los españoles y a Zarzuela tras 58 años en Palacio. Su marcha se produce tras las distintas informaciones sobre la fortuna de Juan Carlos desveladas por EL ESPAÑOL, medio que publicó graves revelaciones sobre la gestión opaca del dinero entregado por Arabia Saudí al antiguo jefe de Estado. Desde entonces, Juan Carlos se afincó en Abu Dabi. El rey emérito se autoexilia y se va solo, sin la reina Sofía. 

4. El 'divorcio' con la reina Sofía

Tras su anuncio de abandonar España, la separación física y de facto de los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía es una realidad. No es ningún secreto para nadie que el matrimonio de los padres del rey de España, Felipe, está roto desde hace décadas. Sin embargo, hasta ese momento no se había materializado de manera tan evidente. El hecho de que el rey Juan Carlos esté pasando el resto de sus días fuera de nuestras fronteras no hace más que agravar su ya delicada situación emocional. La reina Sofía, al contrario que su esposo, no solo continúa viviendo en el palacio de la Zarzuela, sino que además sigue teniendo su propia agenda de actos institucionales como miembro honorífico de la Familia Real española.

5. La imagen de Juan Carlos que preocupa

El rey Juan Carlos en la isla de Yas -Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos. Mediaset

El pasado domingo, el programa Viva la Vida lanzaba en exclusiva la segunda imagen del padre de Felipe VI en Abu Dabi. La primera, la obtuvo la agencia Nius a su llegada, el tres de agosto, cuando descendía del avión que le había llevado a Emiratos Árabes desde Oporto (Portugal). En la fotografía actual se podía ver a Juan Carlos bajando de un yate en el muelle del Club Náutico de Yas, un islote artificial situado a 22 kilómetros de la capital del país árabe donde lleva alojado el padre del Rey en un hotel desde que se marchó de España en verano.

Lo que ha sorprendido a propios y extraños es que en la instantánea se aprecia un aparente deterioro físico del Rey: parece que no se mantiene en pie y que guarda el equilibrio porque le sostienen sus dos escoltas. "Seguro que cuando se entere de que esta imagen se ha publicado en España se va a coger un cabreo de narices. ¡No está cómo parece ni en broma! Las personas que han ido a verlo aseguran que está físicamente muy bien. Sigue con su rehabilitación diaria. Tiene sesiones de fisio cada mañana en su hotel. Lo que le pasa es que ha hecho ese trayecto, que es de más de media hora, en barco sentado todo el rato y luego le cuesta mucho arrancar y poder moverse bien", contaba hace unos días a EL ESPAÑOL un amigo del emérito.

Allí, en Emiratos, continúa Juan Carlos en la actualidad, pese a las informaciones que aseguraban que su retorno tendría lugar por Navidad. Hoy, hay quien sostiene que no volverá a España. Sí, definitivamente ha cambiado mucho la imagen de ese rey campechano, que ayudó a la llegada de la democracia. Sí, han pasado muchas cosas desde que el 8 de enero de 2020 falleciera la infanta Pilar. En la actualidad, 365 días después de aquello, nada es igual en Zarzuela, y la imagen de la Corona está más en entredicho que nunca. 

'Doña Pi', la más castiza de los Borbones

El rey emérito y su hermana Pilar de Borbón en una imagen de archivo. Gtres

Un año ha pasado desde la muerte de la infanta Pilar. Un triste aniversario que se celebrará con la familia más dividida que nunca, con Juan Carlos como hipotenusa. La espontaneidad y la franqueza que caracterizaron a la infanta en sus declaraciones públicas le hicieron ganarse la fama de ser la Borbón más campechana, locuaz y mediática, aunque ello le hizo verse envuelta en la polémica en más de una ocasión.

Aunque siempre arrancaba sus comentarios ante los periodistas con un "no hablo de mi familia", su verbo fácil le llevaba a opinar sobre asuntos relativos a los miembros de la Familia Real o al ámbito político. "Me pregunten lo que me pregunten, contesto lo que me da la gana. Ahora, con 83 años, no me corto un pelo", resumía la infanta Pilar su forma de ser.

Como muestra de su carácter directo, "Doña Pi", como era popularmente conocida, no tuvo reparos en reconocer que tenía cáncer de colon y que se sometió a una operación delicada en febrero de 2019 en la que le quitaron "metro y medio de tripa". "Eso es muy gordo. Mi médico es mago. Ahora vivo al día", aseguró la duquesa de Badajoz semanas después en una de sus apariciones para hacer gala de su fortaleza vital. Aunque no rehuía los micrófonos, su genio le llevó a veces a descalificar las "chorradas" que le preguntaban los reporteros o los programas del corazón, de los que decía que eran "pornografía", porque "desnudan a la gente en público hablando de cosas que no conoce nadie".

La infanta Pilar de Borbón con su hija Simoneta en el rastrillo Nuevo Futuro en Madrid. Gtres

Lo que más quebraderos de cabeza le causó fue la polémica sobre la sociedad que tuvo en Panamá desde 1974 a junio de 2014, pocos días después de la proclamación de Felipe VI. "Me encuentro muy bien. El escándalo lo han montando ustedes. No tiene más que leer el comunicado, si sabe leer", le espetó a un reportero que le inquirió acerca de la controversia. Presidenta de honor durante casi medio siglo de la asociación Nuevo Futuro, dedicada a acoger a menores sin familia, siempre soltaba alguna perla en la presentación anual del rastrillo benéfico de su ONG.

[Más información: La infanta Pilar, la mujer que renunció a sus derechos dinásticos por amor: su vida, en imágenes]