Máxima de Holanda con un ramo de flores en el último adiós.

Máxima de Holanda con un ramo de flores en el último adiós. Gtres

Casas Reales EMOTIVO FUNERAL

Lágrimas y dolor en el último adiós a la hermana pequeña de Máxima de Holanda

Esta semana Inés Zorreguieta fallecía trágicamente y su entorno se ha despedido de ella con una ceremonia íntima que tuvo lugar en el Memorial de Pilar. Allí, la desolación se ha adueñado de la familia. 

Esta semana ha sido muy difícil para la familia de Inés Zorreguieta, la hermana de Máxima de Holanda (47). Los holandeses se despertaban con la trágica noticia de su repentina muerte que, tras la autopsia, se ha decretado como suicidio. Este viernes ha sido cuando los familiares han querido despedirla en una ceremonia muy emotiva que ha durado más o menos 40 minutos.

El funeral ha tenido lugar en el Memorial de Pilar y, aunque el despliegue policial trataba de preservar la intimidad de los dolientes, las imágenes hablan por sí solas. Lágrimas, dolor, impotencia y mucho desconsuelo ante una muerte de alguien de 33 años. En un momento dado de la ceremonia, y contra todo pronóstico, la emoción dejó hueco al recuerdo en forma de canción. Máxima entonó unas letras en memoria de su hermana pequeña. 

La canción, tal como anunció un amigo de la familia, tenía un sentimiento muy arraigado en ellos. Máxima no lo dudó un segundo; ayudada por sus hermanos Juan y Martín, y las pequeñas Amalia, Alexia y Ariadna -ahijada de Inés-, entonaron una de las canciones preferidas de Inés, un tema de Bob Marley. Pese al dolor, este arranque no sorprendió a los presentes, ya que la música había sido la fiel acompañante de Zorreguieta hasta su último día. 

Después del cántico, y tras la ceremonia, la familia se ha dejado ver, en distintos grupos, consolándose y hablando con el dolor como sentimiento común. En todo momento, una Máxima sacando fuerzas y mostrando una gran entereza frente a su madre, María del Carmen Cerruti, quien se rompió en varios momentos del funeral. Quien no se ha separado de Máxima ha sido su marido, Guillermo de Holanda (51), el cual estuvo muy pendiente de sus hijas. 

Una muerte trágica 

Inés Zorreguieta en La Haya.

Inés Zorreguieta en La Haya. Gtres

Después de que el jueves saltara la devastadora noticia, todos los dispositivos se pusieron en marcha con una ardua investigación contra reloj para esclarecer la muerte en extrañas circunstancias de la hermana de la reina de los Países Bajos. Fuentes policiales han terminado confirmando que la propia Inés quiso acabar con su vida. Y van más allá, según informa La Nación, "Zorreguieta se habría matado ahorcándose con un cinturón en el picaporte de la puerta de su habitación".

El pasado martes 6 de junio y tras la imposibilidad de contactar con ella, en torno a las 21.50 horas de la noche, un familiar y una amiga personal de Inés Zorreguieta acudieron preocupados al apartamento en el que vivía en la calle Río de Janeiro de Buenos Aires. "Al querer ingresar al dormitorio de Inés, la amiga advirtió que no podía abrirse la puerta por lo que ejerció fuerza sobre ella y encontró a su amiga fallecida, tras lo cual dieron aviso al teléfono de emergencias 911", se informó desde la fiscalía en un comunicado oficial de prensa. 

Desde la Casa Real holandesa se ha informado de que la reina Máxima se encuentra "conmocionada y desolada" por la muerte de su hermana pequeña. Según se ha informado, la joven padecía problemas psicológicos. 

[Más información: Anorexia y depresión: el trágico final de la hermana de Máxima de Holanda]