Inés Zorreguieta, hermana pequeña de Máxima de Holanda.

Inés Zorreguieta, hermana pequeña de Máxima de Holanda. Gtres

Casas Reales TRÁGICO SUCESO

Anorexia y depresión: el trágico final de la hermana de Máxima de Holanda

El gobierno holandés ha informado en un escueto comunicado que Inés Zorreguieta, hermana pequeña de la reina Máxima de Holanda, ha sido hallada muerta en su apartamento de Buenos Aires. 

La vida ha asestado el golpe más duro para la reina Máxima de Holanda (47 años). El cuerpo de su hermana pequeña, su protegida, Inés, de 33 años, ha sido hallado sin vida en el apartamento de la calle Río de Janeiro en el que vivía en Buenos Aires. Según informan miembros del gobierno holandés se trata de un suicidio. Los esfuerzos de la reina Máxima por que los escándalos familiares no salpicasen a la corona del país que la acogió hace más de 16 años no han surtido los efectos esperados.

Su padre, Jorge Zorreguieta, vinculado activamente a la dictadura militar argentina como Secretario de Agricultura, estuvo vetado hasta su muerte en el seno de la Casa Real de los Países Bajos por expreso deseo de su hija, la reina Máxima. No acudió a su boda en 2002 ni a su coronación en 2013. No han sido años fáciles los últimos en el devenir de los acontecimientos más personales de la esposa de Guillermo de Holanda (51).

Inés Zorreguieta en La Haya.

Inés Zorreguieta en La Haya. Gtres

En 2016, de nuevo un escándalo familiar volvió a sacudir los cimientos de Orange-Nassau con implicación directa de Inés Zorreguieta. El presidente Mauricio Macri (59) le otorgó un puesto de alta responsabilidad en el Ministerio de Desarrollo Social como directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales. 

Un cargo público cubierto de polémica, pues salió a la luz su pasado envuelto en graves trastornos alimenticios, problemas psicológicos y depresiones que la habrían llevado hasta el suicidio. Inés Zorreguieta, protegida constantemente por la mirada transatlántica de su hermana mayor, fue ingresada en una clínica en 2012 para paliar sus problemas. 

Inés era la pequeña de tres hermanas. Recordemos que la reina Máxima de los Países Bajos tiene seis, por parte de padre y padre y madre. Tres hermanas mayores de un matrimonio anterior de Jorge Zorreguieta: María (62), Ángeles (60) y Dolores (53) y tres hermanas carnales por parte de ambos progenitores: Martín (46), Juan (35), y la pequeña, Inés. Pese a los 13 años que separaban a Máxima de Inés, su relación era muy estrecha, tanto que quienes conocen a la monarca saben de su debilidad por su hermana, a la que veía, en ocasiones, como una hija.

La familia real de Holanda en el bautizo de Ariadne donde Inés fue la madrina.

La familia real de Holanda en el bautizo de Ariadne donde Inés fue la madrina. Gtres

17 años tenía Inés Zorreguieta cuando su hermana mayor contraía matrimonio con el príncipe heredero a la corona de los Países Bajos. En aquel enlace no solo recibió un trato especial sino que además desempeñó un papel fundamental y sorprendió por su soltura y buen hacer pese a lo inusual de la situación. Cumplidos los requisitos formales que exige el protocolo, Máxima consiguió que su hermana Inés, su predilecta, fuese la madrina de su tercera hija, la benjamina Ariadne, que nació en 2007.

De ascendencia española e italiana, con raíces argentina, Inés estudió Psicología en la Universidad de Belgrano. Máxima, insistente y con el objetivo de tenerla cerca, le ofreció continuar con su formación académica en los Países Bajos, lugar donde a posteriori podría desempeñar su labor profesional. Rehusó su oferta y aceptó, como primer trabajo, un puesto en la oficina Oficina Regional para América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas en Panamá. En la capital homónima Inés conoció a un apuesto argentino con quien empezó una relación que según informan medios locales termina rompiéndose en 2012. 

Inés Zorreguieta en La Haya.

Inés Zorreguieta en La Haya. Gtres

Los problemas de salud de Inés hicieron que Máxima le propusiese en un sinfín de ocasiones trasladar su vida desde Argentina a Holanda, de su piso porteño en el barrio de Almagro a la Villa Eikenhorst, el hogar familiar de los Reyes de Holanda en Wassenaar, a 20 kilómetros de La Haya. No hubo éxito. Hoy, Argentina y los Países Bajos lloran el fallecimiento de la hermana pequeña de la Reina, una situación que inevitablemente despierta en España los fantasmas del pasado cuando en 2007, la entonces princesa de Asturias, Letizia (45), tuvo que lidiar con una delicada situación de idénticas características.

[Más información: Hallan muerta a la hermana de la reina Máxima de Holanda]