Los reyes eméritos llevaban meses sin verse.

Los reyes eméritos llevaban meses sin verse. Gtres

Casas Reales GESTOS CÓMPLICES

El rey Juan Carlos, muy atento y cercano a doña Sofía en su reencuentro público

Los reyes eméritos llevaban dos meses sin compartir acto público. "Me alegra presidir junto a la reina Sofía este acto", ha dicho el monarca.

El rey Juan Carlos (79 años) y la reina Sofía (79) se han reencontrado. Desde que la abdicación del monarca supusiera el punto de inflexión definitivo en su relación, los reyes eméritos han rehecho sus vidas por separado y acudiendo a muchos de los actos en solitario. Esa distancia entre ellos se ha acentuado en los últimos meses, pero tras más de 60 días sin verles juntos, este martes volvían a coincidir en un acto público.

La buena conexión que se pudo percibir entre ellos quedó patente en el comienzo del discurso del padre de Felipe VI (49): "Me alegra presidir junto a la reina Sofía este acto", apuntaba en sus primera palabras ante los asistentes a la entrega de Medallas de Honor de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando.

Desde su llegada la buena sintonía entre los eméritos se notó en sus rostros sonrientes y su cercanía, no solo entre ellos, sino también con los premiados e invitados. Mientras caminaban hacia sus asientos, saludaban a los anfitriones y se dedicaban gestos cómplices y palabras susurradas que solo alcanzaban a escuchar ellos mismos.

Esa fue la tónica también durante la entrega de medallas, ya que el rey se acercó a la reina en varios instantes y le hizo varios comentarios a pocos centímetros de su oreja. No solo Juan Carlos tuvo detalles con Sofía, ya que su atitud fue recíproca, pues la reina puso todos los sentidos en la actuación y el discurso del rey y asintió y le aplaudió con firmeza cada vez que intervenía.

Tras varios meses compareciendo de forma individual, los reyes eméritos han unido sus fuerzas en público y lo han hecho demostrando que entre ellos existe admiración mutua. Y las fotografías hablan por sí solas de la indudable conexión que aún mantienen 55 años después de convivencia monacal.