Simoneta Gómez-Acebo

Simoneta Gómez-Acebo

Corazón

La prima del rey desmiente haber sido 'pillada' tirando escombros

Simoneta Gómez Acebo niega los hechos de los que la acusó la responsable de la empresa de recogida de residuos en Palma.

P. F.

Simoneta Gómez-Acebo, prima del rey Felipe VI, ha desmentido a EL ESPAÑOL la información difundida por Neus Truyol, presidenta de EMAYA, la empresa municipal encargada de la gestión de residuos, según la cual había sido sorprendida vertiendo escombros fuera de los contenedores en un paraje de Palma.

"El incivismo no conoce clases sociales. Hemos cogido a la prima del Rey tirando restos de obra. Todos deben cumplir" - regañaba en catalán la regidora desde su cuenta de Twitter adjuntando un artículo que describía los hechos. La aristócrata, según el relato, había sido 'pillada' cometiendo la infracción en el camino de Establiments, y se le había abierto el correspondiente expediente por falta grave.

Gómez-Acebo ha confirmado a EL ESPAÑOL que ella nunca ha cometido una infracción de este tipo. De hecho, asegura, lleva un año sin acudir a Mallorca. El paraje descrito en el artículo está a 40 minutos de distancia de donde ella reside, añade. Es inverosímil, concluye, que la involucren en un hecho de estas características.

El tuit de Truyol ya había sido rápidamente cuestionado. A la pregunta de si era Gómez-Acebo la que había sido multada mientras tiraba escombros, como indicaba el primer mensaje, la responsable municipal contestaba con conjeturas: "Imagino que no [los tiró ella en persona]. Pero los residuos provienen de su propiedad y el propietario es el responsable".

Para complicar más la historia, 48 horas después EMAYA emitía un comunicado retirando la acusación nominal hacia la prima del rey. "En ningún caso se ha señalado públicamente el nombre de la persona infractora, como no se hace con los infractores. La protección de datos personales impide hacer pública esta información" - aseguraba la empresa pública.

El comunicado resaltaba no obstante que el incidente sobre el que se informó vinculaba "a un pariente de la familia real" pero insistía en que "no se puede hacer público el nombre de la persona afectada" mientras dura el expediente sancionador.