Las patatas a la importancia es un plato de patatas originario de la provincia de Palencia, pero que es muy popular en el resto de la cocina española (sobre todo en Madrid). Las patatas a la importancia tienen ese nombre tan peculiar y curioso debido a su procedencia. Es un guiso hecho principalmente a base de patatas y proviene de la falta de alimentos que sufrían muchas familias en España durante los tiempos de la posguerra.

En esa situación, había que agudizar el ingenio al máximo a la hora de cocinar, además, las patatas eran un alimento bastante económico. A pesar de que hay varias recetas de patatas a la importancia, antaño el guiso se hacía con agua en lugar de ponerle caldo y vino. ¡Descubre cómo preparar patatas a la importancia!

Recetas de patatas a la importancia

Precisamente por el motivo de la escasez de alimentos, han llegado a nuestros días tantas recetas con patatas que son unos guisos tradicionales muy sencillos de preparar y están deliciosos. Uno de ellos es las patatas a la importancia, un plato muy rico, fácil y perfecto para disfrutar en familia.

Asimismo, hay muchas variantes de esta receta, como por ejemplo las patatas típicas de Semana Santa, que son muy semejantes a las patatas a la importancia pero con bacalao y huevo duro. Otras recetas con base de patata muy parecidas a las recetas de patatas a la importancia son guisos como las patatas con costillas, patatas con chocos o las patatas con vino.

No obstante, si deseas preparar recetas con patatas más elaboradas, siempre puedes recurrir al estofado de ternera, y si lo prefieres con pescado, al famoso marmitako, es una maravilla y todos tus comensales quedarán impresionados.

Y después de mostrarte estas recetas con patatas, te enseñamos cómo preparar patatas a la importancia con una técnica más moderna, para lo que necesitarás los siguientes ingredientes:

Para 4 Personas:

  • 500 o 600 g de patatas
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil al gusto
  • Harina de trigo
  • 2 o 3 huevos
  • 200 ml de vino blanco
  • 300 ml de caldo
  • Pimienta negra
  • Sal

Cómo se hacen las patatas a la importancia

1. Prepara las patatas

  1. En primer lugar, para elaborar patatas a la importancia debes pelar y lavar las patatas.

  2. Una vez las tengas preparadas, pártelas en rodajas un poco gruesas, más o menos deben tener un grosor de entre medio y un dedo. Intenta además que todas queden del mismo tamaño, así se cocinarán de forma uniforme.

  3. Otro de los motivos de partirlas con ese ancho es para que al cocinarlas mantengan su forma, pues si las haces demasiado delgadas se romperán y si son muy gruesas tardarán más en cocinarse.

  4. Una vez las tengas preparadas, es el momento de salpimentarlas. Hazlo sin miedo pero sin pasarte, pues las patatas sosas no están buenas y con la manipulación van a perder parte de la sal. Pero ten en cuenta también que al final, si están un poco insípidas, siempre podrás añadirle sal, pero si te pasas de cantidad ya no tendrá solución.

2. Reboza las patatas

  1. El siguiente paso será preparar un plato con harina y otro con los huevos. Puedes comenzar poniendo dos huevos y si ves que te hace falta más cantidad puedes añadirlo a medida que lo vayas necesitando.

  2. Bate bien los huevos y reserva.

  3. Aparte, pon a calentar el aceite en una sartén.

  4. Mientras esperas a que el aceite se caliente, ve cogiendo las patatas y pásalas primero por la harina y luego por el huevo. Cuando las tengas bien rebozadas, ponlas en la sartén con el aceite caliente y dóralas por ambos lados.

  5. No te preocupes porque las patatas puedan quedar crudas, después las tienes que cocer. Lo más importante en este paso es que queden bien doradas por ambos lados.

  6. Una vez que las tengas hechas, ve pasándolas a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

3. Guisa las patatas a la importancia

  1. Por último, pon el aceite de cocinar las patatas en una cacerola limpia y, si ves que necesita un poco más, puedes añadir aceite limpio.

  2. Después, pela y parte la cebolla y los dientes de ajo y prepara un poquito de perejil fresco picado.

  3. Pon ambos ingredientes en una olla con un poco de aceite para que se ablanden, a fuego medio, con el objetivo de que no se nos queme, solo queremos pocharlos.

  4. Cuando esté bien pochado, coloca con cuidado las patatas para que no se rompan.

  5. Añade el vino blanco y el caldo hasta que las patatas queden bien cubiertas, baja el fuego y tapa la olla para que se cocinen mejor.

  6. Deja que se cueza a fuego lento durante 30 minutos, pero en el transcurso de este tiempo mueve de vez en cuando las patatas a la importancia. No utilices para ello ningún utensilio de cocina, solo el vaivén de la cacerola o acabarás rompiéndolas.

  7. Pasado ese tiempo, comprueba con un tenedor que estén blanditas, pero no en exceso. Esto lo sabrás si al pincharlas no oponen resistencia y el tenedor sale sin dificultad.

  8. Ya tienes lista una de las recetas con patatas más elaboradas por nuestras abuelas, así que retira del fuego y sírvelas calentitas.

Consejos para disfrutar de las patatas a la importancia

Cualquiera de las recetas de patatas a la importancia que prepares quedará perfecta como acompañamiento o como plato principal. Además, en muchos lugares les añaden una pizca de azafrán en el momento de incorporar el caldo, pues le da un incremento de sabor excepcional.

Y recuerda, si dejas que el guiso de estas recetas con patatas reposar durante mucho tiempo, las patatas absorberán el caldo y se quedarán secas. Por eso es fundamental servirlas cuando estén recién cocinadas. ¡Buen apetito!

También te puede interesar...