Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la carne de pollo es la más consumida en España, por delante incluso de las carnes procesadas y de las carnes de vacuno. Cada persona consume en España 14 kilos de carne de pollo al año, con un gasto de 56,5 euros. Si perteneces a este porcentaje de personas que le gusta el pollo en todas sus formas, te traemos algunas ideas para marinar/macerar el pollo. Además, adobar los alimentos también tiene el objetivo de aromatizarlos y ablandarlos.

El pollo marinado consiste en sumergirlo en algún líquido aromático como aceite, vinagre, zumo de limón u otros ingredientes, como especias. Suele utilizarse sobre carnes y pescados como pollo, salmón, costillas… Incluso en algunos casos este aliño puede servir como método de conservación. No te pierdas en este artículo cómo marinar el pollo para que quede mucho más sabroso. ¡Vamos allá!

Cómo marinar las pechugas de pollo

Ingredientes:

  • El zumo de varios limones
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Tomillo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Pimentón dulce

Procedimiento:

  1. Para empezar, hacemos hincapié en el hecho de que marinar el pollo u otras carnes es una técnica empleada para ablandarlas y conseguir que quede mucho más tierna y jugosa al cocinarla. Esto viene genial para preparar unas pechugas de pollo al horno y que no queden insípidas.

  2. Lo primero que deberás hacer para marinar el pollo será pelar ajos en función de la cantidad de pechuga que quieras marinar.

  3. A continuación, exprime dos limones como mínimo para extraer su zumo, el cual nos servirá como líquido base para nuestro pollo marinado.

  4. Corta las pechugas de pollo para cocinarlas como mejor te parezca. Colócalo en el recipiente donde quieras dejarlo marinar y salpimienta al gusto.

  5. Ahora tendrás que empezar a agregar los ingredientes para marinar el pollo. Empieza por espolvorear las hojas de tomillo o las hierbas aromáticas que hayas escogido, añade los ajos cortados, rocíalo con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y, por último, vierte el zumo de limón. También puedes agregar una cucharadita de pimentón dulce para darle más color y sabor a tus pechugas de pollo al horno, aunque es opcional.

  6. Para terminar, debes remover todos los ingredientes hasta que queden bien mezclados y dejar reposar hasta que el pollo marinado esté en su punto, es decir, como mínimo dos horas, aunque lo ideal es dejarlo toda la noche. Después, ya podrás cocinar tus pechugas de pollo al horno, verás que jugosas quedan.

Cómo marinar las alitas de pollo

Ahora es el turno de marinar alitas de pollo, que no es muy diferente de hacerlo con las pechugas. Sin embargo, en esta ocasión optaremos por otro marinado distinto. Las alitas de pollo marinadas o adobadas al horno con patatas es una receta fácil, económica y ligera, ideal para toda la familia.

Además, si cocinas las alitas en el horno, no solo serán mucho más saludables ya que no necesitarás tanta cantidad de aceite, sino que es una opción mucho más cómoda de elaborar y no mancharás tanto como si las fríes.

El pollo marinado, además de ser una carne muy sana y económica, nos abre un gran abanico de posibilidades a la hora de cocinar. De hecho, es difícil encontrar a alguien que no le gusten las alitas de pollo. Además, puedes preparar una salsa para acompañarlas, unas patatas asadas o unas verduras salteadas, al vapor o asadas.

Para marinar el pollo, en esta ocasión también te ofrecemos un aliño casero que le dejará un sabor muy sabroso, al mismo tiempo que nuestras alitas quedan jugosas. Toma nota de esta receta fácil, rápida, sabrosa y económica.

Ingredientes:

  • 12 alitas de pollo
  • 2 o 3 patatas
  • El zumo de un limón
  • Una cucharadita de romero, otra de orégano y una tomillo
  • Un poquito de comino molido
  • Una cucharadita de pimentón dulce o picante
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 vasito de aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Vino blanco

Elaboración:

  1. Lo primero que debes hacer será preparar el marinado. Para ello, mezcla todos los ingredientes, excepto las patatas, en una fuente grande donde quepan todas las alitas y puedas empaparlas bien. Pica los ajos en trocitos muy pequeños.

  2. Pon el aceite, el zumo de limón, las especias según tus gustos y un poquito de sal y pimienta. Mezcla bien todo e incorpora las alitas de pollo que estarán bien limpias. No importa si las quieres poner enteras o partidas, como tú prefieras. Además, si te gustan con un toque picante, le puedes poner al pollo marinado unas gotitas de tabasco.

  3. Mezcla muy bien las alitas para que se empapen con el marinado, tápalas con papel film y mételas en la nevera dos o tres horas. Como te aconsejamos en el caso de las pechugas de pollo al horno, también se pueden dejar macerar toda la noche para que adquieran mejor todos los sabores del marinado.

  4. A continuación, precalienta el horno a unos 180 ºC con fuego arriba y abajo.

  5. En una bandeja adecuada para el horno, coloca las patatas en rodajas no demasiado gruesas y salpimienta al gusto. Si quieres, también puedes añadir un chorrito de vino blanco y pincelarlas con un poco del marinado de las alitas.

  6. Por último, saca las alitas de la fuente y escurre el exceso de grasa que puedan tener. Después, colócalas encima de las patatas y mételas al horno a unos 180-190 ºC alrededor de 35 o 40 minutos, dependiendo de la potencia del horno.

Si quieres conseguir que tu pollo marinado quede extra crujiente, los últimos 5 o 10 minutos puedes poner el gratinador del horno sin importar si cocinas pechugas de pollo al horno o alitas. ¿A qué esperas para marinar el pollo y disfrutar de su sabor irresistible?

También te puede interesar...