Las croquetas son muy típicas en la cocina española y, cuando son caseras, son todo un manjar. Todos sabemos que lo peor de las croquetas, a nivel nutricional, son sus fritos y rebozados (en el proceso de fritura, puedes sumar hasta unas 100 calorías), y que por ello, su consumo no debería ser frecuente. Pero ¿podemos hacer nosotros croquetas caseras algo más saludables?

Las croquetas al horno son mucho más saludables que las fritas, pues necesitan muy poca cantidad de aceite para cocinarse. Así podrás reducir los niveles de frituras en tu dieta y el sabor no cambiará lo más mínimo.

Solo tienes que saber cómo cocinar en el horno muchos de los alimentos que se suelen cocinar fritos, como tus recetas de croquetas. De este modo, conseguirás disfrutar del sabor de uno de los entrantes más deliciosos sin remordimientos. Te contamos cómo hacer croquetas saludables en casa de forma sencilla. ¡No te lo pierdas!

Receta de croquetas al horno

Quizás muchos de vosotros no sepáis que las croquetas al horno también están exquisitas. Además, podrás disfrutar de tu plato favorito sin tener que pasarte un buen rato pegado a la sartén mientras las fríes. Con todo lo que ello conlleva, porque sabemos que los fritos no son nada buenos para la salud.

Existen varias diferencias fundamentales entre unas croquetas al horno y unas fritas. Por ejemplo, el rebozado no quedará tan crujiente como cuando hacemos nuestras croquetas en una sartén. Sin embargo, el resultado no será tan graso y, como consecuencia, predominará sobre todo el sabor de la bechamel junto con el ingrediente principal de tus croquetas saludables.

No obstante, existen trucos que podrás utilizar para potenciar la textura crujiente del rebozado, como hacer un doble rebozado y añadir a este la harina. Así, lo que haremos para optimizar las croquetas al horno será pasar primero la masa de las croquetas por la harina, después por el huevo, y por último por el pan rallado para que queden más crujientes.

Otro truco para que tus croquetas al horno queden más jugosas es rociarlas con un poquito de aceite de oliva aunque no vayas a freírlas. Sin embargo, tus recetas de croquetas adquirirán un color más dorado, mejorará su textura y evitarás que se abran al estar más hidratadas.

En cuanto al relleno de tus recetas de croquetas, puedes hacerlo de lo que más te guste, pues las posibilidades son múltiples: bacalao, boletus, jamón, pollo, cocido… Para la elaboración de esta receta, nosotros hemos optado por jamón cocido con huevo. ¡Toma nota!

Ingredientes:

  • 300 g de jamón cocido
  • 2 huevos duros
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina
  • Leche entera
  • Sal
  • Pan rallado
  • 2 huevos
  • Harina

Cómo hacer croquetas al horno

  1. Lo primero que debes hacer es cocer los huevos. Para ello, pon un cazo al fuego con abundante agua para que cubra los huevos por completo y un poco de sal. Cuando comience a hervir, añade los huevos (si puede ser a temperatura ambiente) y deja que se cuezan durante 10 minutos. Pasado este tiempo, deja que se enfríen y reserva.

  2. Por otro lado, corta el jamón cocido en taquitos con unas tijeras de cocina y resérvalo también. Añade una cucharada de mantequilla a una sartén antiadherente y, cuando esté fundida, agrega el jamón cocido. Sofríelo durante unos minutos, con dos será suficiente, y retíralo a un plato para reservarlo. Si te sobra mantequilla derretida, déjala en la sartén.

  3. A continuación, pon otra cucharada de mantequilla en la misma sartén y, cuando esté fundida, añade la harina. Remueve sin parar hasta que se vaya dorando, pues verás cómo va cambiando de color y también de olor.

  4. Cuando la harina esté bien dorada, pero sin que llegue a quemarse, añade un chorrito de leche poco a poco. Remueve hasta que se quede seco y vuelve a incorporar un poco más de leche. Sigue removiendo de forma constante y repite este procedimiento hasta conseguir la textura ideal para tus croquetas saludables. Cuando la mezcla esté densa y cremosa, incorpora la sal sin parar de remover.

  5. Si ves que en tus recetas de croquetas quedan grumos, sigue removiendo un poco más la bechamel y al final se acabarán deshaciendo. Otra opción es usar una batidora para asegurarte de que se deshagan.

  6. Después, incorpora los huevos duros, pelados y cortados en trozos pequeños, junto con el jamón cocido. Mezcla de nuevo para que todos los ingredientes queden bien incorporados, rectifica la sal y prepárate para elaborar tus croquetas al horno.

  7. Uno de los secretos fundamentales para un resultado espectacular es trabajar la bechamel todo lo posible. Por lo tanto, cuanto más la cocines, mejor te saldrán tus croquetas al horno.

  8. Una vez que la bechamel esté lista, colócala sobre una fuente o un plato hondo grande. Introduce la mezcla en la nevera y deja que se enfríe una media hora para que esté más firme y manejable.

  9. Para el rebozado tienes que colocar tres platos para poner en cada uno de ellos harina, pan rallado y huevo batido. Con la ayuda de una cuchara, ve cogiendo más o menos la misma cantidad de masa para que queden lo más uniformes posible. Pasa las croquetas primero por la harina, después por el huevo y, por último, por el pan rallado. Moldéalas con un par de cucharas o con las manos hasta terminar toda la masa.

  10. Ve poniendo las croquetas saludables en una bandeja y mételas en la nevera o el congelar antes de cocinarlas.

  11. Por último, si vais a hacerlas en el mismo momento de prepararlas, pon el horno a precalentar a 200 ºC en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Coloca las croquetas al horno, rocíalas con un chorrito de aceite de oliva y hornéalas durante 15 o 20 minutos, según la potencia del horno y el tamaño de las croquetas. Dales la vuelta a mitad del horneado para que se doren por ambas partes y… ¡A disfrutar de tus recetas de croquetas!

También te puede interesar...