Consejos para evitar la sudoración excesiva

Consejos para evitar la sudoración excesiva

¿Cómo hacer... ?

Cómo evitar el sudor excesivo: causas y soluciones

Evitar el sudor excesivo es el caballo de batalla de muchas personas que no saben qué les sucede, vamos a tratar aquí algunos de los remedios caseros. 

Hay personas que tienen una tendencia natural a sudar más que otras. Es una sensación desagradable y que, en ocasiones, puede ponernos en aprietos o en situaciones desagradables, pues da una sensación de falta de higiene ante el resto de las personas.

Cuáles son las causas de la sudoración excesiva

La sudoración excesiva, conocida en términos médicos como hiperhidrosis, es una enfermedad muy común, que en España afecta a más de un millón de personas, tanto a hombres como a mujeres. Y no sólo es una enfermedad molesta para quien tiene que sufrirla, sino que influye mucho en la autoestima de las personas, y condiciona en gran medida su calidad de vida en muchos aspectos: laboral, social, familiar, de ocio.

Las causas de la sudoración excesiva pueden ser genéticas. Muchas de las personas que la sufren tienen familiares que también sudan en exceso. Pero, además, hay otras causas que son de tipo psicosomático, y que pueden hacer que sudemos en exceso, aunque en ocasiones puntuales.

El estrés por alguna situación que lo genere, el miedo, o la ansiedad, son muchas veces causantes de que sudemos en exceso en determinadas situaciones. Pero ésta no es una enfermedad incurable. Y hay muchos trucos, algunos de ellos. Son personas cuyos organismos producen más sudoración de la normal, para poder controlar su temperatura. Esta es una de las causas del sudor excesivo, aunque hay más.

El miedo, el estrés, la ansiedad hace que estas personas suden más de lo habitual, y aunque se desconocen las razones de esta enfermedad tan molesta, se sabe que, en algunas ocasiones, la enfermedad es de tipo hay determinados trucos que ayudarán a las personas con mucha sudoración, poder controlar ese sudor excesivo que resulta tan incómodo.

La sudoración excesiva afecta a las manos, los pies y las axilas fundamentalmente, aunque también hay personas que pueden tener sudor copioso en el rostro y la frente, y precisamente son estas partes de nuestro cuerpo las que debemos cuidar con más esmero, no sólo por el efecto antiestético de las manchas de sudor en la ropa, sino porque en algunas partes del cuerpo, el sudor va acompañado de mal olor.

Algunos consejos para evitar la sudoración excesiva y tener éxito

En muchas ocasiones, elegir la ropa más adecuada al problema de la sudoración, o bien los productos de higiene más efectivos, y practicar con frecuencia y asiduidad ciertos hábitos diarios, son rutinas más que suficientes para evitar la sudoración excesiva, y no tener demasiados quebraderos de cabeza. Aquí van unos cuantos hábitos que funcionan muy bien para que evitar esos sudores tan incómodos. Toma nota:

  • Elige la ropa más adecuada.  Los tejidos de los que están fabricadas las prendas, son fundamentales para evitar la sudoración excesiva en las personas que sufren hiperhidrosis. Usar prendas frescas como las fabricadas en algodón, facilitarán que la piel transpire. Huye de los tejidos sintéticos, de las sedas o de las transparencias, que provocan más sudoración, y que en algunos casos como los de la seda, ésta se note mucho más.
  • El consumo de zinc. Este mineral, ya sea en cápsulas o en gotas diluidas en algún líquido, ayuda a eliminar la sudoración excesiva, sobre todo en las axilas, uno de las partes de nuestro organismo que más sudor puede generar.
  • Hacer ejercicio físico. Aunque parezca lo contrario, puesto que hacer ejercicio implica sudar durante su realización, realizar alguna actividad física diariamente corrige la sudoración en las palmas de las manos, uno de los síntomas de la hiperhidrosis. Ya hablamos de cómo empezar a correr, para mejorar nuestra salud, o la asistencia a gimnasios para hacer otra clase de deportes. 
  • Práctica de yoga. El estrés y la ansiedad, son dos de los motivos de la sudoración excesiva y la práctica habitual del yoga ayudará a disminuir esa sudoración, ya que es una actividad físicamente dura, pero al mismo tiempo muy gratificante porque además de mantenernos en forma, conseguiremos equilibrar el sistema nervioso, relajarnos y atajar la sudoración.
  • Afeitarse. Eliminar el vello en las axilas es fundamental para que la piel “respire” y poder evitar la sudoración. Una axila sin vello transpirará mejor, y también contribuirá a que no haya mal olor, debido a las bacterias que crecen debajo del bello.
  • Usar un calzado adecuado. Al igual que la ropa, es muy recomendable usar un calzado adecuado. Nada de calzado de poli piel o de mala calidad. El pie también suda, y además causa mal olor. Hay que utilizar un calzado que, como la ropa, también transpire.
  • Lavarnos las manos con frecuencia. Si nuestra sudoración es excesiva, lavarnos las manos, al menos cinco veces al día, hará que los poros se abran y sea más difícil que las palmas de las manos suden.
  • Consumir salvia. Esta hierba ayuda a equilibrar la actividad de las glándulas sudoríparas, haciendo que éstas se regulen y se sude menos. Una infusión diaria es muy recomendable.
  • Elegir un buen desodorante. Cuando vayamos a comprar un desodorante, debemos leer en su etiqueta que sea antitranspirante, y que contenga sales de aluminio entre sus principios activos, ya que disminuirá la producción de sudor.
  • Tener buenos hábitos alimenticios. Seguir unas dietas alimenticias sanas y variadas es fundamental para estar y sentirnos saludables. En el caso de que suframos una sudoración excesiva, una nutrición  y alimentación adecuada es importantísimo. La cafeína y el chocolate producen aceleración, y eso hace que el sudor sea más copioso.