La carne roja es un tipo de comestible que debe limitarse en la dieta, según la OMS, pues dicho alimento se ha ligado a un aumento de riesgo de cáncer y enfermedades como el ictus. Además, en sus formas de carne roja procesada también habría mostrado un aumento del riesgo de enfermedades cardíacas e incluso un aumento directo de la mortalidad en general. Siempre dependiendo de la cantidad de este tipo de alimento consumido.

Ahora, un nuevo trabajo publicado en la American Journal of Epidemiology, llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de Duke-NUS, ha llegado a la conclusión de que un exceso de consumo de carne roja e incluso de carne de aves de corral aumentaría el riesgo de diabetes.

La carne roja y el riesgo de diabetes

Según los resultados de este trabajo, el cual usó datos de 63.257 individuos de entre 45 y 74 años recopilados en el Singapore Chinese Health Study -llevado a cabo entre 1993 y 1998, con un seguimiento posterior de los mismos durante 11 años- existiría una asociación entre la ingesta de carne roja y de aves de corral y el riesgo de desarrollar diabetes.

Dicho riesgo sería hasta un 23% mayor en aquellos individuos que consumían más carne roja, y hasta un 15% en aquellos individuos que consumían más carne de aves de corral. Sin embargo, el hecho de reducir este tipo de carnes por pescado o marisco parecía reducir el peligro.

¿Por qué la carne roja aumenta el riesgo de diabetes?

Los investigadores intentaron comprender por qué el consumo de este tipo de carnes podría aumentar el riesgo de diabetes, por lo que se centraron en la cantidad de hierro-hemo en las carnes de la dieta de los individuos estudiados. Según sus resultados, había una asociación positiva dependiente de la dosis: a más consumo de carnes -y por tanto de hierro hemo-, mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Sin embargo, tras ajustar el contenido de hierro hemo en la dieta de estos individuos, sí hubo asociación entre carnes rojas y riesgo de diabetes, pero no hubo asociación entre la carne de aves de corral y la diabetes. Esto significaría, según los investigadores, que existen otros productos en la carne roja que colaborarían en el riesgo de desarrollar diabetes. Por otro lado, si tan solo se tenía en cuenta la cantidad de hierro hemo de la dieta independientemente de su origen de consumo, seguía existiendo una asociación entre el exceso de consumo y la diabetes.

Aunque ya se había especulado con esta asociación en estudios anteriores, este es uno de los mayores estudios asiáticos que demuestran que el consumo de carne roja -y sobre todo el exceso de consumo de hierro hemo- puede colaborar en el riesgo de diabetes.

Por otro lado, el estudio sugiere que existen trozos de aves de corral más saludables que otros por el hecho de contener menor cantidad de hierro hemo: en el pollo, la carne de la pechuga sería más saludable que los muslos, pues su cantidad de hierro hemo es menor.

Finalmente, los investigadores afirman que no es necesario retirar por completo la carne de la dieta, sino simplemente reducir su ingesta, sobre todo en cuanto a carne roja se refiere. Asimismo, recomiendan elegir correctamente qué partes de la carne tomar, y aumentar el consumo de pescado, marisco, proteínas de origen vegetal y productos lácteos con el objetivo de reducir el riesgo de diabetes.

Te recomendamos

Outbrain

Contenido patrocinado

Outbrain