La leche es uno de los alimentos que no suelen faltar en nuestro carro de la compra. Se trata de una fuente de proteínas de alto nivel biológico y aporta minerales tan importantes como el calcio. Eso sí, las últimas investigaciones en Nutrición apuntan a que no es un alimento tan indispensable como pensábamos y que sus nutrientes pueden obtenerse a través de otras vías. Sea como sea, beber leche es una manera fácil de adquirirlos.

Noticias relacionadas

Los supermercados Mercadona añadieron el año pasado a sus productos una leche con un plus de calcio y, según explican en su página web, ha tenido muy buena acogida. Actualmente, la empresa española está vendiendo 12.000 unidades diarias de este producto. Este producto, llamado Leche +Proteína, se comercializa bajo la marca blanca Hacendado en bricks de un litro. 

Tal y como los propios supermercados explican, esta leche está especialmente indicada "para deportistas, personas a partir de los 50 años y aquellas que tienen problemas de movilidad y alimentación". Sin embargo, cualquier persona puede consumirla porque, además, no contiene lactosa. El Institut Cerdá ha elegido a este producto como una de las mejores innovaciones del sector en el año 2020.

Así consiguen proteínas extra

Pero, ¿cómo consigue esta leche tener una mayor proporción de proteínas y minerales que el resto? En este artículo de EL ESPAÑOL, la tecnóloga de los alimentos, Beatriz Robles, explica que para obtener un lácteo con más nutrientes se pueden seguir varios procedimientos. El que emplea la leche de Hacendado consiste en añadir a la receta un concentrado, que puede ser leche en polvo, que contenga los nutrientes que se quieren potenciar.

Otras marcas que aportan productos similares utilizan un proceso más sofisticado: la ultrafiltración. Este método industrial separa una parte del agua naturalmente presente en la leche y, de esta manera, el líquido resultante es una leche con una mayor presencia de nutrientes. Concretamente, este es el modo en el que se obtiene la leche Suprema de Central lechera asturiana. 

La Fundación Española de Nutrición (FEN) sostiene que la leche de vaca convencional tiene un 3,3% de proteínas. La anteriormente citada de Central lechera asturiana tiene en torno a un 5% y la de Hacendado, un 6%. De todas formas, el consumo de proteínas no es deficitario en la población general, sino todo lo contrario. Según la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética (Enide), los españoles consumimos más proteínas de las recomendadas: unos 0,83 gramos por cada kilogramo de peso corporal.

Una opción cómoda

Salvo en las personas que tienen patologías previas que afectan a los riñones, duplicar la cantidad diaria recomendada de proteínas no es peligroso. Es decir, no es un producto necesario, pero, según Robles, puede ser cómoda para las personas que realizan deporte y quieren tomar proteínas después de entrenar o para pacientes a los que les cuesta comer y, de esta manera, puedan tomar más nutrientes en menos cantidad de comida.

Las personas que realizan deporte necesitan más proteínas, pero también más energía en general que proceda también de las grasas y los hidratos de carbono. Por eso, los nutricionistas recomiendan tomar estas bebidas enriquecidas con moderación. De esa manera, se evitará hacer un consumo descompensado de nutrientes en el que las proteínas cobren demasiado protagonismo con respecto a los demás nutrientes importantes.

El calcio, por su parte, es un micronutriente importante en la dieta: mantiene la salud de huesos y dientes y tiene un papel destacado en la contracción y relajación de los músculos, la secreción de hormonas y la coagulación de la sangre. Tomar leche es una manera fácil de adquirir este componente, pero no es el único en el que está presente. El brócoli, los higos secos, las avellanas y, sobre todo, las almendras son fuente de calcio.