Las propiedades de la maca andina la convierten en una especie de maná que todos deberíamos incorporar a nuestras rutinas alimenticias si queremos tomar medidas efectivas para prevenir la diabetes, fortalecer el sistema inmune y el corazón, recibir un aporte extra de energía, estabilizar los cambios de humor, fortalecer los huesos, mejorar la fertilidad y amplificar el deseo sexual. El llamado ginseng peruano es un superalimento que nos proporciona un sinfín de beneficios y se perfila como un sustituto ideal de la cafeína y la teína, realizando un aporte muy importante de proteínas, hierro, ácidos grasos, omega 3 y 9, fibra, magnesio, fósforo, vitaminas, zinc o calcio.

Noticias relacionadas

La planta de la maca, Lepidium meyenii, pertenece a la familia Brassicaceae y está relacionada con otras hortalizas crucíferas como el brócoli, el coliflor, el repollo o la col rizada. Crece en los Andes centrales de Perú y Bolivia por encima de los 4.000 metros de altitud, cultivándose desde hace más de 2000 años. De hecho, los pobladores andinos de la antigüedad ya la tomaban para mejorar sus condiciones físicas y mentales. Por el momento, las investigaciones sobre las propiedades de este alimento de moda son escasas, pero una de las más conocidas en la del médico peruano Gustavo Gonzales, que incluso fue premiado en 2010 por la FAO gracias a este trabajo en el que se constatan beneficios "en el conteo de espermatozoides, la memoria y el aprendizaje, el control de la glucosa y la resistencia física (...), hiperplasia benigna de próstata y en la osteoporosis".

Con más calcio que la leche, sus poderes nutricionales podrían ir mucho más allá, ya que su contenido en omega 3 favorece la salud cardiovascular y regula los niveles de colesterol. El hierro, por su parte, previene la anemia y la cantidad de fibra es la compañera perfecta de las dietas de adelgazamiento al generar una sensación de saciedad. La maca andina actúa también controlando los niveles hormonales y, por lo tanto, minimiza efectos de transición como los derivados de la menopausia y también estabiliza el ánimo, así que se considera un antidepresivo y ansiolítico natural. Asimismo, es un estimulante sin efectos secundarios y eleva la energía combatiendo la fatiga.

No obstante, la maca no es para todo el mundo. Es importante, si estamos tomando algún tratamiento médico, consultar con un profesional de la medicina antes de incorporarla a nuestra dieta y no consumirla si se padece hipotiroidismo. Ademas no está recomendada para embarazadas, niños o madres lactantes porque los alcaloides que contiene pueden llegarle al bebé. De hecho, Gonzales advertía en su investigación sobre estos componentes y sus posibles efectos negativos en nuestra salud que convendría estudiar. También puede darse algún tipo de intolerancia a la planta, aumentos del ritmo cardíaco por dosis altas, afección del sueño y molestias estomacales. Por todo ello conviene empezar con pequeñas cantidades e ir subiéndolas paulatinamente.

Valor nutricional de la maca andina

El valor nutricional de la maca andina por 100 gramos en el siguiente:

Calorías: 270 kcal

Grasas totales: 2,2 g

Colesterol: 0 g

Hidratos de carbono: 59 g

Fibras: 8,5 g

Proteínas: 10,2 g

Hierro: 16,6 mg

Calcio: 150 mg

Potasio: 2.050 mg

Variedades de la maca andina

Se han descrito hasta trece variedades de maca andina que se distinguen por la intensidad de sus propiedades nutricionales y por el color y otras diferencias biológicas que podrían depender de las diferencias del suelo de cultivo. Las más extendidas, populares y estudiadas, no obstante, son tres: maca roja, maca negra y maca amarilla.

-Maca roja. Tiene más antioxidantes y aminoácidos. Es especialmente beneficiosa para combatir daños en la próstata, la pérdida de densidad ósea, el estrés y los síntomas de depresión. Contribuye a estabilizar las hormonas y aumentar la resistencia.

-Maca negra. En ocasiones llamada viagra natural por sus cualidades beneficiosas para la fertilidad al aumentar el volumen de esperma. También tiene efectos positivos sobre el estrés, la fatiga crónica y la capacidad de aprendizaje. Esta variedad combate el insomnio y los cambios de humor además de fortalecer el sistema inmune. 

-Maca amarilla. La más comercializada en España, esta variedad es la más popular entre las mujeres porque ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia, pero también aumenta la fertilidad femenina. De hecho, contribuye al equilibrio hormonal de las féminas en general. Además mejora el estado de ánimo también de los hombres.

La maca y el sexo

Su incidencia en el orden hormonal, particularmente en las hormonas sexuales, se cree que actúa como un afrodisíaco natural y promueve una función saludable del sistema reproductivo femenino y masculino, constatándose, como apuntamos antes, que aumenta la producción de espermatozoides y sube la libido de las mujeres. El ginecólogo y miembro del Grupo de Interés de Terapias Naturales de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), Fernando Losa, firma el estudio Maca y Sexualidad del que se extraen numerosas conclusiones de su efectividad. 

Explica Losa que la llegada de la maca a España se produjo en el siglo XVI tras el descubrimiento de América y "se le daba a los caballos de Felipe III para incrementar su fortaleza y capacidad reproductiva"; pero también advierte de que ha habido "mucha publicidad engañosa en Internet por parte de las empresas que la comercializan". No obstante, señala que "los logros más significativos se han conseguido en mujeres con trastorno del deseo sexual hipoactivo, producido por la toma de antidepresivos inhibidores de la recaptación de la serotonina en los que su toma mejora la satisfacción sexual de las pacientes".

Cómo tomar la maca andina

Aunque la maca se emplea tanto fresca como deshidratada, fuera de sus zonas de producción se exporta seca en forma de polvo, en cápsulas y también como extracto líquido. Si optamos por tomarla en comprimidos tendremos que seguir las instrucciones del fabricante en cuanto a cantidades recomendadas, pero si preferimos incorporarla a nuestros platos, será mejor empezar por dosis pequeñas de 3 gramos (una cucharada) e ir aumentando hasta un máximo de 10 gramos diarios. Además, para amplificar sus efectos, los expertos recomiendan tomarla tres meses y descansar el siguiente antes de volver a empezar. Por su alto poder energizante, lo mejor es tomarla por la mañana al desayuno o a mediodía, pero nunca de noche si tenemos problemas para dormir.

Podemos adquirirla en tiendas de alimentación, herboristerías o farmacias. Su sabor, ligeramente parecido al del caramelo pero mucho más sutil, hacen que combine con muchísimos alimentos: de zumos a yogures pasando por el kéfir, ensaladas, muesli, repostería o masas para hornear. Lo cierto es que no es una pieza clave de ninguna receta, pero suma salud si la usamos, por ejemplo, en batidos vegetales. Os proponemos uno de chocolate y vainilla a base de 2 o 3 cucharadas de maca en polvo, 400 ml de leche de avena o arroz, 2 o 3 plátanos maduros, 2 cucharadas de cacao en polvo y una cucharadita de vainilla en polvo.

También te puede interesar

Los alimentos de moda y las tendencias gastronómicas del año

Los 10 'superalimentos' sanos de toda la vida que recomienda la Universidad de Harvard

La verdad sobre los 9 'superalimentos' que puedes encontrar en el supermercado