Sabemos que la alimentación -y por supuesto, el ejercicio físico- es un factor clave para nuestra buena salud. Una alimentación sana, variada y equilibrada disminuye el riesgo de sufrir enfermedades. Y conocemos también que nuestro patrón de dieta mediterránea ha sido ya ampliamente alabado por la comunidad científica como un patrón de dieta saludable. 

Noticias relacionadas

Sin embargo, no se trata únicamente de escoger productos saludables, de alta calidad nutricional sino también de comer variado. De no comer siempre lo mismo, por muy saludables que sean esos alimentos. Y es que cada vez más, los españoles se preocupan por su salud y por comer más sano. 

Así, lo mostraba un reciente informe elaborado y publicado por Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y Carrefour: "Los consumidores se preocupan cada vez más por llevar una alimentación saludable, conocer el origen de los alimentos y procurar el respeto al medio ambiente". De ahí que "la salud sea la principal preocupación de los consumidores a la hora de elegir productos de alimentación: el 68% de los consumidores compra productos con mensajes nutricionales y el 26% con mensajes de salud".

Comer de todos los grupos de alimentos 

La clave en alimentación, para tener un buen estado de salud está en mantener un consumo recomendado de cada uno de los grupos de alimentos. Solo de esta forma obtendremos todos los nutrientes necesarios para evitar carencias nutricionales. Así, y como expone el Grupo QuironSalud en este artículo "la mejor manera de obtener suficientes vitaminas es mantener una dieta equilibrada con alimentos variados, es decir, cuanto más color tengan nuestros platos, el aporte de vitaminas será mayor". 

En la actualidad, afirma a EL ESPAÑOL Sara López Oliva, dietista-nutricionista y colegiada del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA), "si alguien decide ser vegetariano con una dieta adaptada y bien planificada se puede hacer sin problema o si alguien es alérgico al pescado, puede hacer una dieta igual de nutritiva. Pero es cierto que deberíamos tener una variedad en nuestra dieta, porque de esta forma vamos a beneficiamos de todos los nutrientes". Por ejemplo, añade esta experta, "si tomamos sólo pescado, al final nos va a faltar la proteína del huevo o de la carne. Lo mismo pasaría con la fruta o las verduras: si tomo solo unas cuantas, no me voy a beneficiar de todos los nutrientes que hay repartidos en cada tipo de frutas y verduras. Por eso, las hay de tantos colores, porque cada variedad aporta vitaminas y minerales diferentes". 

O si solo tomamos una clase de pescado. "Si únicamente comemos, por ejemplo, merluza (que es buenísima) no vamos a adquirir las grasas buenas que tiene el pescado azul. Por ello, es importante variar incluso entre alimentos de la misma clase", afirma. Es aconsejable "variar entre todas las proteínas, frutas y verduras que existen y hacerlo en función de la temporada y de la proximidad". 

También el Centro Realfooding de Nutrición explicó recientemente en esta red social que "comer siempre lo mismo, aunque sean opciones saludarles no es malo, pero sí que es recomendable tener una alimentación lo más variada posible para asegurarnos que no vayamos a tener ningún déficit o carencia nutricional". Añade que "la variedad también dependerá mucho del entorno y contexto personal ya que hay personas que incluso se pueden beneficiar de no variar tanto en determinados momentos de la vida". 

Recomendaciones nutricionales 

Es importante por tanto, intentar cumplir con todas las recomendaciones para que no tengamos carencias de ningún nutriente. Un reciente informe mostraba que el 70% de los españoles tenía que mejorar su alimentación para disminuir el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer. Concretamente, se vio que la población había bajado considerablemente el consumo de frutas y verduras (un 40%) y el de legumbres (un 60%), algo que hay que cambiar, ya que son alimentos esenciales para nuestra salud. 

Para cumplir las recomendaciones, CODINMA publico recientemente (con motivo de la pandemia del COVID-19) 7 puntos esenciales

Primero, consumir de 2 a 3 raciones de verduras al día; segundo, incluir en la dieta 3-4 piezas de fruta al día. (Ambos puntos se podrían resumir en la famosa recomendación de 5 raciones de frutas y verduras al día). Tercero, tomar 2-3 raciones de lácteos diarias; cuarto, los cereales, arroz, pasta, patatas deberían estar presentes en 1 o 2 raciones diarias (preferentemente integrales); quinto, utilizar preferentemente aceite de oliva, tanto en tus preparaciones culinarias como para el consumo en crudo; sexto, en consumo semanal, habría que incluir de 2 a 4 huevos a la semana, 2-4 raciones de legumbres y de carnes magras, pescados y mariscos, 3-4 raciones semanales y por último, la bebida de elección debe ser agua, entre 2 y 2,5 litros diarios.