Aunque la osteoporosis es una enfermedad relativamente conocida, comúnmente asociada a edades avanzadas o a mujeres postmenopáusicas, la realidad es que no siempre se produce en casos tan específicos. De hecho, dada la mala alimentación general de la población occidental, cada vez existen más casos a edades más tempranas.

Noticias relacionadas

Entre los nutrientes necesarios para evitar la osteoporosis destacan la conocida vitamina D o "vitamina del Sol" y el calcio. Ambos se encuentran en forma de suplementos farmacológicos, pero idealmente deberían consumirse dentro de una dieta equilibrada.

Ahora, un nuevo estudio publicado en PloS ONE y llevado a cabo por la farmacéutica Pharmavite LLC, especializada en suplementos, ha vuelto a hacer hincapié en estos déficits nutricionales: consumir suficiente calcio y vitamina D es esencial para prevenir la osteoporosis, y el nivel socioeconómico es una importante barrera a tener en cuenta.

Problemas para prevenir la osteoporosis

Para el estudio, Pharmavite analizó los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas inglesas) llevada a cabo en los Estados Unidos, con un enfoque específico en aquellos individuos que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza, teniendo en cuenta la inseguridad alimentaria que esto conlleva.

Según este trabajo, la pobreza sería una importante barrera para consumir de forma habitual los nutrientes necesarios para garantizar una correcta salud ósea, como son el calcio y la vitamina D. Así mismo, existirían otros factores destacados, como la edad, el sexo, y la ingesta alimentaria general.

Según recuerda Susan Hazels Mitmesser, investigadora y Vicepresidenta de Ciencia y Tecnología de Pharmavite, este trabajo volvería a demostrar el importante déficit de nutrientes que continúa existiendo en la población de Estados Unidos en especial, y en el mundo occidental en general. El problema, además, se agudiza en los casos de personas con bajos ingresos.

En los Estados Unidos, con más de 330 millones de habitantes en la actualidad, el 25% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Y, dentro de esta población, se calcula que alrededor del 68% de los individuos tienen ingestas inadecuadas de calcio, y un 46% no consumen suficiente vitamina D. 

Así mismo, el género, la raza y el nivel socieconómico tienen efectos diversos sobre el consumo adecuada de calcio y vitamina D:

- Las mujeres mayores de 50 años, independientemente de su nivel socieconómico, no consumirían suficiente calcio de forma generalizada en los Estados Unidos.

- Entre géneros, los hombres con un bajo nivel socioeconómico consumirían menores cantidades de calcio y vitamina D que las mujeres con el mismo nivel de pobreza.

- En cuanto a étnia se refiere, el estudio sugiere que los hombres de raza negra con un bajo nivel socioeconómico tendrían el doble de riesgo de desarrollar osteoporosis.

Se ha estimado, por otro lado, que entre los individuos de 50 años o más en Estados Unidos, alrededor de 10 millones de personas sufrirían osteoporosis, y el 80% de los casos se daría en mujeres. Por su parte, hasta 43.4 millones de personas sufriría osteopenia, una afectación ósea previa a la osteoporosis. En total, cada año, solo en Estados Unidos se producirían más de dos millones de fracturas relacionadas con la osteoporosis.

Por todas estas razones, los investigadores sugieren que mejorar el consumo de alimentos enriquecidos o bien ricos en nutrientes sería esencial para ayudar a disminuir el riesgo de osteoporosis. En este aspecto, sugieren, los suplementos artificiales podrían tener un papel fundamental en el caso de poblaciones desatendidas, incluyendo la fabricación de suplementos dentro de programas de salud subvencionados. Recordemos que, en cuanto al sistema de salud se refiere, Estados Unidos se caracteriza por un sistema privatizado, a diferencia del sistema de salud español.

Qué alimentos ayudan a prevenir la osteoporosis

Si intentamos mantener una ingesta óptima de ambos nutrientes, calcio y vitamina D, la realidad es que existe suficiente diversidad dietética como para poder evitar el consumo de suplementos. Aunque, una vez más, el nivel socioeconómico sería una barrera a tener en cuenta para adquirir los alimentos.

Por un lado, entre los alimentos ricos en calcio destacan los lácteos y derivados, pero también otros como pescados y mariscos, frutos secos, legumbres, acelgas, cardos, espinacas, puertos o huevos.

Por otro lado, entre los alimentos ricos en vitamina D destacan los pescados grasos (atún, caballa, salmón), los aceites de hígado de pescado, leche, huevos, mantequilla, carnes y champiñones. Además, existen diversos alimentos enriquecidos con vitamina D hoy en día, aunque dependiendo de cual se consuma el precio puede ser elevado a largo plazo.