En tiempos no tan lejanos, la patata era el antídoto contra la hambruna: barata, saciante, y sabrosa al prepararse frita, asada o en tortilla. A día de hoy, sin embargo, este humilde tubérculo es visto con suspicacia: aporta 'carbohidratos de mala calidad' y pocos nutrientes esenciales más, a cambio de un elevado índice glucémico, es decir, un 'chute' de almidón (azúcar) que disparará el riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas como la diabetes. Y si lo que consumimos son las patatas fritas, bañadas en grasa y sal, habremos completado la tríada de ingredientes más nocivos para la salud general.

Noticias relacionadas

Eso no significa, sin embargo, que haya que despreciar por completo a la entrañable patata. Asadas o hervidas, y con solo un pellizco de sal, podrían suponer un adecuado aporte diario de fibra alimentaria y antiinflamatorios vegetales como los flavonoides, dos elementos que tienden a faltar en nuestra dieta. Y ahora, una nueva investigación ha descubierto que poseen propiedades regenerativas dentro del contexto del entrenamiento físico, constituyendo una forma de reponerse tan efectiva como algunos complementos especializados que se comercializan con ese fin. 

Concretamente, serían tanto los hombres como las mujeres deportistas los que se beneficiarían de una ración extra de patatas para recuperarse después de un esfuerzo intenso, según una investigación de la Universidad de Montana (EEUU) publicada en la revista European Journal of Applied Physiology. Un método, resalta el investigador Brent Ruby, profesor y deportista de alto rendimiento veterano, más barato y rico en carbohidratos que los complementos alimenticios. "Los atletas somos vulnerables al marketing estratégico. Se nos manipula fácilmente", valora. 

Esta provocativa tesis de Ruby, que dirige el Centro de Montana para la Fisiología del Esfuerzo y el Metabolismo del Ejercicio, una institución asociada a la Universidad, saltó a los medios en 2015. Ese año, su equipo postuló que, en lo referente a la regeneración de masa muscular gastada en el esfuerzo físico mediante la nutrición rica en carbohidratos, un Happy Meal (el menú infantil de la cadena de comida rápida McDonald's) es tan eficaz como un suplemento nutricional comercial. 

En este estudio, se seleccionaron ocho mujeres y ocho hombres, todos ellos deportistas frecuentes aunque no profesionales. Se les pidió que se abstuvieran de realizar esfuerzos físicos y de consumir alcohol y cafeína durante 24 horas, y se les pidió que ayunasen durante 4 horas. En este estado, se tomaron sus medidas de densidad corporal en base a su masa y altura, y se calculó su capacidad de esfuerzo mediante unos ejercicios específicos.

A continuación llegó la prueba real: 90 minutos de ciclismo intenso seguido de un periodo de descanso, recuperación y reabastecimiento, para acometer a continuación una prueba a contrarreloj de 20 kilómetros. Se gastaron "litros de sudor, de muestras de sangre y de biopsias musculares", comentan con humor desde el equipo de Ruby. Y los resultados indicaron que los músculos tanto de hombres como de mujeres se habían recuperado con hidratos de carbono igual de eficazmente con una dieta a base de patas (en puré, cocinadas o como ñoquis) que con los suplementos deportivos.

Los resultados, concluyen los investigadores, se aplican a la resíntesis del glucógeno muscular tras el ejercicio en ambos sexos, y en contextos de deporte intensivo que exijan recuperación por un esfuerzo prolongando o por tandas consecutivas en un mismo día. "Siempre y cuando se proporcione una cantidad adecuada de carbohidratos, de 1,6 gramos por kilo, en múltiples intervalos durante la recuperación, la fuente de macronutrientes para el atleta será diversa y no tendrá que limitarse a los complementos nutricionales", escriben.

Además, una variación en las fuentes de recuperación alimentaria de la masa muscular contribuiría a un aporte nutricional de carbohidratos en línea con las recomendaciones dietéticas. Es importante subrayar esto especialmente en el caso de las mujeres, que pueden sufrir alteraciones del ciclo menstrual si no consumen una cantidad extra de calorías cuando practican ejercicio. Y, por último, los autores señalan que las patatas suponen un menú más barato a la hora de mantener un estado de salud óptimo. 

O, como lo expresa Ruby: "A los atletas de alto rendiemiento nos encanta hablar de cuánto entrenamos y de qué forma tan especial comemos. Pero no tiene por qué ser complicado. Mientras estés consumiendo una cantidad adecuada de carbohidratos, tu dieta puede ser tan diversa como quieras".