El chocolate es, probablemente, uno de los alimentos más amados en todo el mundo. La mayoría de nosotros pensamos que lo sabemos todo sobre este producto que nos lleva acompañando desde que éramos pequeños, pero no es cierto. Por ejemplo, siempre nos han dicho que existen tres tipos de más oscuro a más claro: el negro, el con leche y el blanco.

Noticias relacionadas

La receta más ortodoxa de chocolate es sencilla: cacao, leche y azúcar. Sin embargo, el chocolate blanco no utiliza cacao, sino la manteca de estos granos. Además, el chocolate negro no se encuentra registrado en la legislación y, por tanto, no hay un porcentaje mínimo de cacao para poder llamarlo de esta manera. Se puede considerar, por tanto, como una clasificación más oficiosa que oficial.

A ella se ha añadido un nuevo producto: el chocolate rubí, que es de un llamativo color rosa. No se trata de chocolate blanco con colorantes ni ninguna otra alteración de los chocolates que ya conocíamos hasta ahora. El chocolate rubí es un nuevo tipo de chocolate y que tiene su propio sabor característico.

La llegada de este producto se anunció a bombo y platillo en el otoño de 2017 y, hasta hace poco, se trataba de una rara avis en las tiendas. Sin embargo, cada vez es más fácil encontrarlo en los supermercados. La compañía Nestlé, por ejemplo, vende una tableta de esta variedad de chocolate con trozos de frambuesa deshidratada. 

Pertenece a la línea de Les recettes de l’atelier y cuesta 3 euros, un precio similar al que presentan otras de este grupo. La misma marca, además, comercializa unas barritas de Kit Kat bañadas en este vistoso chocolate nuevo. El precio de un paquete de 41,5 gramos es de 1,25 euros y, por tanto, tampoco es más caro que el resto.

El color rosa de este chocolate se obtiene por métodos completamente naturales. La baya de cacao antes de ser procesada tiene tonalidades rojas y moradas. Se trata de un fruto cargado de flavonoides. Sin embargo, cuando se fermentan y tuestan para elaborar el chocolate tradicional el producto se torna marrón y su sabor se vuelve amargo. Esta era, hasta hace poco, la única manera de tratar el cacao.

Nueva elaboración

Sin embargo, la industria chocolatera encontró una manera alternativa que otorgaba al chocolate un sabor completamente distinto. Este proceso consistía en reducir o anular por completo el proceso de fermentación de los granos de cacao, elegir aquellos que fueran ricos en flavonoides y someterlos a un proceso de acidificación. El resultado fue el famoso chocolate rubí, que es rosa y de sabor afrutado y ácido.

Es decir, que este chocolate se elabora con los mismos granos de cacao que el resto, denominados Theobroma cacao. Así lo explicaba este semana la dietista-nutricionista Beatriz Robles en un artículo para El Comidista. Es importante destacar este hecho porque muchas marcas aseguran que el chocolate rosa procede de una variedad alternativa de granos o que estos deben proceder específicamente de Costa de Marfil, Ecuador o algunas zonas de Brasil. Lo que sí parece cierto es que los fabricantes son bastante selectivos a la hora de elegir el cacao que usarán como materia prima.

Pero, ¿es el chocolate rubí más saludable que las versiones más tradicionales? El cacao es un alimento que se considera saludable por los flavonoides que contiene. Estas sustancias tienen un efecto positivo sobre los niveles de colesterol en sangre y, además, reducen la presión arterial. Por esta razón, se considera un alimento cardioprotector, que tiene beneficios en la salud cardiovascular.

Otro chocolate más

Sin embargo, para elaborar chocolate se añade leche y azúcar. En este sentido, los chocolates más saludables son los que contienen más de un 80% de cacao en su composición. Este rasgo avala que la cantidad de azúcar añadida es suficientemente baja como para no ser dañina. De todas formas, los expertos recomiendan que no se consuman más de 2 o 3 onzas de este producto.

En este sentido, el chocolate rubí debería tener una mayor cantidad de flavonoides ya que sus granos se seleccionan teniendo este aspecto en cuenta. De todas formas, no se sabe hasta qué punto la diferencia supondría una mejora frente al cacao fermentado y tostado. A pesar de ello, al igual que el chocolate convencional, el chocolate rubí más saludable es el que contenga un mayor porcentaje de cacao.

Hasta la fecha existe una oferta muy limitada de productos con chocolate rubí. La tableta de Nestlé anteriormente mencionada contiene un 48% de cacao en la cobertura. Sin embargo, los ingredientes más presentes en su composición son el azúcar y la manteca de cacao y, por tanto, no puede calificarse como un alimento saludable. Cada tableta contiene más de 500 kilocalorías, un 21% de grasas saturadas y un 48,5% de azúcares.