Cuando Colón y su expedición partieron hacia el 'Nuevo Mundo' en 1492, no podían imaginar que traerían a España uno de los productos más preciados de nuestra gastronomía. Procedente del antiguo México y del sur de América, el pimentón (páprika) -también llamado 'oro rojo' es, cinco siglos después, uno de los aderezos más usados en nuestros platos y en nuestra dieta mediterránea. Un condimento que en su justa medida -como tantas otras cosas de la vida- tiene efectos positivos en nuestra salud.

Noticias relacionadas

El pimentón rojo es un elemento indispensable en platos o guisos como el pulpo a la gallega, las patatas riojanas, la sobrasada, el chorizo… Tal y como contamos en este artículo, el pimentón combina con "pimiento, calabaza, coliflor, brócoli, pulpo, patatas, pollo, marisco, cordero y tofu"; y se suele usar para “arroces, sopas, aliños, marinas”. O para cualquier preparado que guste y se precie. Aquí os ofrecemos algunas recetas.

Según explica la Fundación Española de Nutrición (FEN), el pimentón es el polvo que resulta del pimiento rojo una vez que se ha desecado y molido. Es decir, se obtiene de un proceso de desecación de determinadas clases de pimientos (bien por acción del sol o por deshidratación al humo): primero se recolectan los pimientos -suele hacerse en el mes de septiembre-, después se secan y finalmente se muelen y trituran.

Pueden existir de tres tipos o clases: pimentón dulce, agridulce y picante. Normalmente, el más usado en gastronomía es el dulce. El picante se utiliza sobre todo en algunos productos de chacinería (chistorra picante, sobrasada…).

En España, los dos más conocidos son los de Murcia y los de La Vera, en la provincia de Cáceres . La diferencia principal entre ambos está en el proceso de secado de los pimientos: en Murcia se hace al sol y en la comarca de La Vera se realiza "al humo" o por "deshidratación al humo".

Los beneficios para la salud

El pimentón, además de ser un condimento que adorna y mejora nuestros platos, tiene grandes beneficios para nuestra salud. Según indica la FEN, contiene proteínas, ácidos grasos poliinsaturados, calcio, hierro, magnesio, zinc, potasio, fósforo, niacina, tiamina, riboflacina, b-carotenos, licopeno capsaicina y vitamina A.

El pimentón -según esta fundación- destaca por su contenido en provitamina A o b-caroteno, que en el organismo se transforma en vitamina A. Y es por ello que "contribuye al mantenimiento de la visión en condiciones normales".

También contiene licopeno, "un carotenoide sin actividad pro-vitamina A pero con gran poder antioxidante"; y capsaicina, "un componente activo que causa el sabor picante" y que ayuda a mantener los niveles de colesterol y triglicéridos, y a estimular la circulación. Destaca también por su alto contenido en fibra y en hierro, y también por ser rico en vitamina K.

Pimentón de La Vera, a estudio

En 2014, un estudio publicado en el Journal of Food -y en el que participaron investigadores de las Universidades de Extremadura y Valencia, así como del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura- demostró los beneficios antioxidantes que tenía -en concreto- el pimentón de La Vera, debido al proceso del secado de los pimientos.

Según destacaba en aquel momento el profesor José Enrique Campilla, "incluir en la dieta entre dos y tres cucharaditas semanales de esta pimentón nos protegerá de agentes oxidantes como la contaminación atmosférica, las radiaciones solares o la agresión producida por la química contenida en algunos alimentos".

"El pimentón de La Vera es un buen amigo de la dieta mediterránea ya que es una especie que aporta muchos antioxidantes a nuestro organismo", afirma a EL ESPAÑOL Susana Monereo, jefa del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid).

Es en el proceso de secado de los pimientos, dice la experta, donde salen a la luz esas sustancias antioxidantes. "Cuando utilizamos pimentón de la Vera en nuestros guisos y platos, es como si nos tomásemos un comprimido de vitamina C", ejemplifica Moreneo. Por lo que espolvorear en nuestros platos "una pequeña cucharadita de pimentón al día es muy recomendable en nuestra dieta habitual".

Lo que está claro es que todos, todos, los pimentones nacionales e internacionales, tal y como refiere también este estudio extremeño, han demostrado científicamente que ayudan a regular el colesterol y los triglicéridos contienen beneficios positivos para la salud.

Por último, el pimentón rojo es, al igual que otra especies y condimentos, un buen sustituto de la sal. Según las recomendaciones, no deberíamos pasarnos de los 5 gramos diarios de sodio y el pimentón es -junto a estas otras especies y condimentos - una buena alternativa.