Carne mechada, queso crudo de oveja, trucha, salmón ahumado o un ‘simple’ sandwich de pollo. Estos han sido los alimentos que han originado algunos de los últimos casos de listeria o listeriosis registrados en Europa y España, que han llegado incluso, a veces, a causar la muerte.

Noticias relacionadas

La cifra de comidas involucradas en la infección acaba de aumentar este miércoles, tras anunciar la empresa Margudis, productora de la carne La mechá origen de este último brote, que ha procedido a la retirada de otros cuatro productos: la carne mechada con manteca ibérica, chicharrón andaluz, lomo al jerez y lomo al pimentón. 

En febrero del año pasado una alerta de listeria llegaba a la Comunidad de Madrid. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) informó de la existencia de un caso de meningitis por el consumo de queso de leche cruda de oveja que contenía el microbio Listeria monocytogenes, microbio que provoca la enfermedad de la listeria. La consecuencia no fue otra que una infección por meningitis. El queso en cuestión provenía del País Vasco, y según informó la agencia a los medios de comunicación, estaba fabricado por la empresa Ohian Txiki Koop. Las redes de alerta funcionaron rápido y enseguida se dieron las alertas pertinentes para retirar todos los lotes del mercado.

El pasado mes de abril en Francia, las autoridades ordenaron también la retirada de quesos, en este caso los de la marca Fromagère de la Brie. Este contagio de listeria causó dos muertes en el país vecino: una mujer de 64 años y un bebé que aún no había nacido -por el consumo de este queso por la embarazada-. De forma más reciente, hace tan sólo dos meses, en el Reino Unido, seis personas enfermaron por comer sándwiches de pollo infectados. Tres de ellas, desgraciadamente, fallecieron. El productor de esos sandwiches, The Good Food Chain, también detuvo la producción.

Otro de los casos más llamativos fue la infección por pescado que se ha dado en los últimos años en Europa. Desde el año 2014, existe una alarma sanitaria en algunos países europeos por un brote de listeriosis en salmón ahumado y trucha. Este brote se ha llevado la vida de cinco personas y ha hecho enfermar a otras 17 en cinco países de la Unión Europea: Dinamarca (9 casos), Estonia (6), Suecia (4), Finlandia (2) y Francia (1). En total, 22 casos registrados.

El mayor brote en la historia de España

Este último brote de listeria de España es el mayor hasta la fecha de nuestra historia reciente. Este brote que ha afectado ya a 80 personas en España y que ha terminado con la vida de una anciana en Sevilla, es realmente, según los expertos consultados por EL ESPAÑOL, el primer brote grave e importante en nuestro país. Los especialistas no recuerdan un brote así, entre otros motivos, por un falta -fiable- de registros poblacionales, anterior a 2015. "Esta enfermedad está recogida como enfermedad de declaración obligatoria desde el año 2015", explica a EL ESPAÑOL la especialista en medicina de trabajo, Carmen Mancheño, secretaria de salud laboral de CCOO Madrid.

Así, los casos que se han producido en España, añade, han sido en su mayoría, recogidos de forma esporádica. "Desde luego, no se recuerda un caso así con tantos afectados", añade por su parte Ana Fuertes, directora de Industria de bioMérieux Iberia. Lo que está claro, añade, es que la red de alerta sanitaria está funcionando bien. "La listeria es una enfermedad que se produce sobre todo por el consumo de alimentos crudos, quesos y lácteos no pasteurizados, carnes procesadas, sobre todo, sin aditivos ni conservantes. Y también en frutas y hortalizas. Concretamente, brotes de esta magnitud, que lleguen casi a 100 casos como parece que va a llegar el brote actual de España, no están registrados", afirma por su parte el doctor Lluís Serra Majem, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN).

A nivel global, explica este experto, el mayor brote que se ha registrado en la historia fue en 2017 en Sudáfrica con más de 1000 casos comprobados y más de 200 personas fallecidas. Según informaron los medios de comunicación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que se trataba del "brote de listeria más grave de toda la historia". Las autoridades señalaron a los medios de comunicación, y según recogió EFE, "pese a los esfuerzos de los investigadores, no se ha podido determinar con exactitud cómo llegó la bacteria a las fábricas ni cómo pudo expandirse".

El contagio en España es poco frecuente

El contagio de la listeria en España es, por suerte, raro e infrecuente, gracias a las medidas de seguridad alimentaria tan exhaustivas que existen. Sin embargo, el riesgo nunca es cero y las medidas preventivas, a veces, fallan. Según expone a este periódico el doctor Julio García, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), la tasa actual de incidencia es de 0,7 por cada 100.000 habitantes y en embarazadas de entre 2 y 12 por cada 100.000 habitantes. A nivel europeo, y según datos recogidos en el último Informe de la EFSA-ECDC en 2017, se notificaron 2.480 casos, (con el 9% de fallecimientos). Según este informe, las toxointoxicaciones alimentarias más frecuentes tanto en Europa como en España son la campylobacteriosis y la salmonela, la Infección por Escherichia coli (E. Coli) y la listeria, que sería la cuarta.

Por su parte, y según escribe el profesor Fernando Parrilla Valero en su trabajo Estudio de la incidencia de listeriosis en España, de 2011 -cuatro años antes de que la listeria se recogiese como enfermedad de declaración obligatoria-, "la listeriosis no ha sido objeto de vigilancia epidemiológica en España", por lo que no se conoce su incidencia real. Parrilla Valero estudió la listeria entre los años 2001-2007 en España, y según los datos aportados, se registraron un total de 6 brotes: uno en 2004, dos en 2005 y tres en 2007. Las comunidades afectadas fueron Cataluña, Navarra y País Vasco con 22 casos en total. Sin embargo, en ninguno de estos brotes se pudo determinar cuál fue el alimento implicado.

Por otra parte, los datos del estudio Situación de la listeriosis en España durante los años 1997 y 2015, realizado por Instituto de Salud Carlos III y el Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid) y publicado el pasado mes de junio en Eurosurveillance, señala que se produjeron 5.696 hospitalizaciones por listeria, siendo los más afectados el grupo de mayores de 65 años (50%), embarazadas (7%) y recién nacidos (4%). La población más sensible o con más riesgo a esta enfermedad son, según explica el doctor García, las personas mayores, las personas inmunodeprimidas, las personas que están tomando ciertos fármacos y las embarazadas. En este último caso no por la gestante sino por el daño que puede hacer al feto: partos prematuros, infecciones de distintos tipos e incluso, en el peor de los casos, la muerte fetal.

Hasta el pasado lunes, con este brote actual de listeria, eran ya 15 las embarazadas ingresadas. "Es importante concienciar a la población de determinadas prácticas a la hora de elaborar, preparar y manipular los alimentos", explica Mancheño. Ya que según el informe de la EFSA-ECDC hasta un 34% de todas las infecciones alimentarias se producen en el hogar. Por ello, es importante adoptar unas medidas de higiene mínimas para prevenir, en la medida de lo posible, cualquiera de las infecciones alimentarias que existen.