Comer de tupper es casi una religión para miles de españoles que llegan temprano a su puesto de trabajo, comen en la oficina y vuelven a casa a media tarde, cansados tras una intensa jornada laboral. Sentado en el sofá, seguramente lo último que apetezca sea ponerse a cocinar lo que hay que introducir en la fiambrera para el día siguiente. Ante esta situación muchas personas deciden recurrir a productos preparados como albóndigas o lasañas industriales. El problema de estos ultraprocesados es que no son la opción más saludable, ya que están cargados de azúcares y demás añadidos. Por suerte, para los que quieren hacer una comida aparentemente sana e igual de cómoda, hace poco tiempo apareció en el mercado una opción más adecuada: los vasitos de arroz.

Noticias relacionadas

Varias marcas comerciales y las propias de los supermercados están comercializando arroz precocido listo para comer en pequeños recipientes de plástico. Al ser un producto que no lleva demasiado tiempo en el mercado, existe mucho desconocimiento, por lo que muchos se realizan preguntas como: ¿son realmente sanos? "Los vasitos suelen llevar sal, aceite (girasol u oliva) en una cantidad de un 2-4% y un emulgente. En principio, a no ser que se tenga que controlar la ingesta de sal, no habría ningún problema en su consumo", responde Sandra Sumalla, dietista-nutricionista y decana de Ciencias de la Salud de la Universidad Europea del Atlántico, a EL ESPAÑOL.

Para la experta, en esta época en la que vamos deprisa a todas partes y tenemos poco tiempo para cocinar, puede ser un producto recomendable "siempre y cuando tengamos claro que ya llevan sal y aceite, y por tanto, no sería necesario añadirles más". 

Además, la nutricionista señala que son seguros "siempre que se sigan las instrucciones de preparación que se indican en los envases". Asimismo, advierte que podría existir un problema si se deja varias horas abierto a temperatura ambiente, ya que podría desarrollar la bacteria Bacillus cereus (que causa vómitos, diarrea y dolor abdominal). "Pero igual que pasa con el arroz en paquete que compramos normalmente y el riesgo de que esto suceda es muy pequeño", matiza.

A la hora de escoger un vasito de arroz la nutricionista recomienda la versión integral, "ya que permitirá aumentar el consumo de fibra, que es uno de los nutrientes deficitarios en la dieta de los españoles". El resto de variedades a nivel nutricional son muy parecidas y dependería del gusto personal de cada uno.

En cuanto a los precios, si tomamos como ejemplo la marca Brillante, consumirlo en estos envases es considerablemente más caro. Mientras un paquete de arroz de un kilo cuesta 1,59 euros, dos vasitos precocidos se pueden encontrar por 1,87 (4,68 euros cada kilo). 

El problema de los envases

A la hora de calentarlo en el microondas, en el que no puede introducirse cualquier tupper o envase, la experta explica que los vasitos están hechos de un plástico especial para uso alimentario:"De manera que si se utiliza correctamente y solo calentándolo una vez, no debería haber ninguna transferencia de partículas del plástico al alimento". "Eso sí, en ningún caso deberíamos utilizar ese envase para volver a calentar alimentos, sino que se debería reciclar directamente", añade.

La dietista también alerta de que "los envases de plástico son un problema medioambiental importante". "Por eso, este tipo de productos creo que son útiles en momentos puntuales, cuando no se tiene tiempo de cocinar o se tiene que comer fuera de casa y solo se tiene acceso a un microondas". "Pero no es lo más recomendable para usar habitualmente, tanto por su precio como por los envases", señala la experta. "Al hacer la compra tenemos que empezar a pensar no solo en nuestra salud, también debemos hacerlo en la salud del planeta", sentencia.

Otra opción más recomendable: arroz congelado

Los vasitos de arroz no son el único formato en el que actualmente se venden los granos ya preparados. Varios supermercados han comenzado a comercializarlo congelado, una opción que "normalmente no lleva más ingredientes que arroz precocido, por lo que sería prácticamente igual que el que se consume habitualmente", explica Sumalla.

Algunos supermercados comercializan bolsas de arroz congelado como estas E.E.

"Aunque van en bolsa de plástico, la cantidad de residuos generados sería algo menor a los vasitos. Así que, en principio, el congelado podría ser una mejor opción", señala. "Aunque estos arroces normalmente no están pensados tanto para su consumo inmediato", matiza al tiempo que añade que "normalmente se usan para añadir a otras preparaciones culinarias o bien se les añaden sofritos o salsas".

Si entramos a valorar precios, el arroz congelado que comercializa Mercadona con su marca blanca tiene un coste de 1,65 euros el kilo, frente a los 0,83 euros que cuesta un paquete tradicional. En este caso, la diferencia de precio no sería tan grande como la de los vasitos.

En concreto, la nutricionista apunta a que no habría ninguna diferencia entre el congelado y el arroz que cocinamos nosotros mismos. "La diferencia podría estar en la calidad organoléptica (lo que percibimos con los sentidos) del plato final", destaca.

[Más información: Este es el arroz del supermercado que recomiendan los nutricionistas]