Actualmente, y a pesar de que España es el país más saludable, según algunos trabajos recientes, hasta el 50% de la población sufre hipercolesterolemia o exceso de colesterol en sangre. Dicho rango se sitúa en un máximo de 200 mg/dl en sangre, y niveles que sobrepasen dicho límite implican un aumento del riesgo cardiovascular y, por tanto, un mayor riesgo de sufrir un infarto cardíaco. 

Noticias relacionadas

Teniendo en cuenta otros factores de riesgo asociados, como la hipertensión, diabetes, enfermedad renal crónica, antecedentes de infarto o ictus previo, o el consumo de alcohol o tabaco, en ocasiones dicho exceso de colesterol requiere la prescripción de un tratamiento médico: las estatinas. Se trata de fármacos muy utilizados, pero que no carecen de efectos secundarios, destacando entre ellos las mialgias o dolores musculares secundarios a la toma de los mismos.

Por ello, no son pocos los que intentan evitar la toma de estos fármacos mediante el consumo de otras sustancias más "naturales", como los suplementos alimenticios, entre los cuales destaca la levadura roja de arroz. Sin embargo, como sucede con muchas sustancias, este suplemento no es inocuo. Y, según un reciente informe publicado en el BMJ Case Reports, la levadura roja de arroz podría incluso causar daños hepáticos graves.

Qué es la levadura roja de arroz

La levadura roja de arroz es un suplemento que se obtiene al fermentar el arroz al vapor con hongos alimenticios, como es el Monascus pupureus, siendo una alternativa muy popular a la toma de estatinas por su potencial efecto para reducir el colesterol elevado. De hecho, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) asegura que solo 10 mg diarios de este suplemento ayudaría a mantener unas concentraciones correctas de este lípido. En concreto, se habla del consumo de 10 mg de monacolina K, procedente de la fermentación de la levadura roja de arroz.

De hecho, la primera "estatina", el tipo fármaco más utilizado para inhibir la síntesis del colesterol, se pudo fabricar a partir de esta levadura gracias al trabajo del investigador japonés Akira Endo. Un año después, el mismo investigador aisló un análogo de dicha estatina, la mencionada monacolina K.

Sin embargo, una compañía farmacéutica le arrebató la patente a Endo y fabricó la lovastatina a partir de otro hongo (Aspergillus), siendo esta molécula idéntica químicamente a la monacolina K. Para desgracia de Endo, la monacolina K solo se pudo usar como suplemento alimenticio basado en la levadura roja de arroz, y no cómo fármaco, como sí lo son actualmente las estatinas.

Aún así, algunos trabajos han sugerido que la monacolina K también puede reducir los niveles de colesterol en sangre, pero la falta de regulación ha llevado a la FDA a advertir sobre un "fármaco camuflado" en cuanto a las sustancias derivadas de levadura roja de arroz se refiere.

Los peligros de un suplemento no regulado

Ahora, el nuevo informe publicado en BMJ Case Reports ha vuelvo a dar la voz de alarma respecto a este suplemento natural, y a la falta de regulación que existe respecto al mismo.

En este caso, el informe habla sobre una mujer de 64 años que llegó a desarrollar una lesión hepática aguda tras la toma de levadura roja de cerveza durante seis semanas. Según los autores, dado que este suplemento contiene monacolina K, la misma sustancia química que la lovastatina, sus efectos adversos y riesgos son similares, algo que debería tenerse en cuenta al tomar este suplemento.

En este caso en particular, la mujer llegó a ingresar en su hospital de referencia con síntomas de hepatotoxicidad, dado que prefirió la toma de levadura roja de arroz a las estatinas. El problema, como puntualizan los autores del informe, fue la dosis: la paciente tomaba 1.200 mg diarios de este suplemento, aunque la dosis recomendada por la EFSA son 10 mg diarios (similar a las dosis de las estatinas más utilizadas actualmente).

Inicialmente, la mujer explicó que había notado fatiga, hinchazón abdominal y sensación de saciedad antes de lo habitual. Además, orinaba con un tono más oscuro, y sus heces eran más claras, además de haber desarrollado un color amarillento en su piel o ictericia. Sin embargo, no sufría ninguna enfermedad hepática previa, transfusiones de sangre ni contacto con otros individuos enfermos recientemente. Tan solo tomaba suplementos de vitamina B12 en forma de inyectables pautados por su médico, a raíz de una anemia.

Si bien es cierto que tomaba dos copas de vino cada noche, la paciente no fumaba y tenía un estilo de vida saludable.

Por ello, cuando se detectó la lesión hepática, se llegó a considerar su relación con el alcohol, pero la naturaleza de la biopsia realizada indicaba que se trataba de una lesión secundaria a la toma de fármacos. Durante su ingreso, la mujer fue tratada con corticoides y pudo llegar a controlar su función hepática, aconsejándole que jamás volviese a tomar levadura roja de arroz.

Aunque se trata de un caso aislado, y se necesita más investigación al respecto, los investigadores sugieren que la levadura roja de arroz habría sido la causa de esta lesión hepática, dado que existen varios casos documentados de hepatotoxicidad secundaria a la toma de este suplemento, demostrándose que la recuperación puede tardar meses tras dejar de tomarlo.

Por ello, sugieren, debería existir una mayor regulación respecto a la toma de estos suplementos, dado su potencial dañino. Actualmente no se sabe qué concentración total de monocolina K existe en los suplementos de la levadura roja de arroz, por lo que no es posible saber qué cantidad diaria total tomaba esta mujer, dentro de los 1200 mg de suplemento que consumía habitualmente.