Sanidad El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León ha asegurado que “nuestro grado de saturación hospitalaria es máximo”

Castilla y León teme "un nuevo estallido de incidencia" y anuncia que "no vamos a desescalar en muchas semanas"

28 enero, 2021 13:29

“Nos quedan semanas muy duras”, así de claro ha sido el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, que tras el Consejo de Gobierno de esta mañana ha asegurado que “nuestro grado de saturación hospitalaria es máximo”.

Igea ha añadido que estamos en una situación “extremadamente preocupante” y ha anunciado que “no vamos a desescalar en muchas semanas” asegurando que el ritmo de contagios es como un “tsunami” ya que “el terremoto lo pasamos hace dos semanas” , “la ola está llegando ahora” y temiendo "un nuevo estallido de incidencia". 

La presencia de la nueva cepa británica está creciendo, según han podido constatar los servicios epidemiológicos, "y nos anuncia que pueda producirse una nueva ola si no mantenermos una medidas restrictivas eficaces". Un estallido que comprometería, de seguir a este ritmo, el sistema sanitario en el breve plazo de una semana. "Por tanto queremos llamar a la responsabilidad", ha insistido el portavoz.

Precisamente, en el marco del Consejo de Gobierno celebrado hoy se ha mantenido una reunión con los gerentes de todos los complejos hospitalarios de Castilla y León, quienes han transmitido lo complejo de la situación, que ya se acerca a la vivida en la primera ola.

El vicepresidente y portavoz de la Junta ha vuelto a pedir al Gobierno que apruebe la “posibilidad del confinamiento” y “del confinamiento en municipios con incidencia descontrolada”, antes de un nuevo Consejo Interterritorial que se celebrará en la tarde de este jueves.

“No sé quién más tiene que decirle al Gobierno que tome medidas para cortar esta situación. Ya lo han hecho expertos y la OMS”, ha vuelto a recalcar Igea pidiendo, una vez más, medidas más duras al Gobierno.

El vicepresidente y portavoz ha anunciado que la incidencia a 7 días hoy es menor que el día anterior en Castilla y León pero ha llamado, de nuevo, a la prudencia ante una situación sumamente complicada por la tercera ola de la COVID-19.