Sanidad

Casado cree que el "terrible" 2020 ha puesto de manifiesto debilidades pero también oportunidades y retos

10 enero, 2021 12:39

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, considera que el año 2020 ha sido "terrible" con la llegada de la pandemia, que ha hecho que hubiera que enfrentarse a situaciones desconocidas y a debilidades y amenazas que tienen detectadas pero al mismo tiempo ha habido "oportunidades" y "retos

Verónica Casado, en declaraciones a Europa Press, ha apuntado como balance el "mucho sufrimiento" pero también "mucho aprendizaje" para afrontar la situación y salir adelante para "vencer" frente al coronavirus.

Así, entre las debilidades ha señalado la ya conocida de la Atención Primaria, cuyo refuerzo era uno de sus "grandes objetivos" y cuya importancia se ha visto en la prevención, la promoción de la salud, la detección lo más rápida posible, y luego el hecho de tener un sistema "muy preparado para lo normal", aunque se muestra convencida de que es "muy buen sistema sanitario" porque no hay ninguno "que resista indemne a una pandemia como esta".

Sin embargo, ha destacado su "fortaleza y plasticidad" al adaptarse para habilitar camas UCI "muy rápidamente", o la "potencia" de los profesionales, que a pesar de estar muy cansados están comprometidos con la salud de las personas, por lo que el reto este año es "estabilizar" el sistema y "reconducir" todas las cosas que se querían llevar a cabo previamente.

Entre estas cuestiones está la reordenación del sistema y de la Atención Primaria, algo que considera que la situación ha "impulsado más" porque han visto que hay "muchos profesionales" que quieren que se haga esta reforma, "que entienden que hay que hacerla" y harán garantizando máxima calidad de la atención a pacientes.

A este respecto, ha lanzado un mensaje de tranquilidad porque el principal objetivo es "la calidad y seguridad" del sistema, pero ha asegurado que seguirán reorganizando Primaria, Atención Continuada y se potenciarán mucho las emergencias, "un punto absolutamente clave", y los hospitales, que ofrecen servicios "muy punteros".

TRABAJO EN RED

En este sentido, ha asegurado que seguirán trabajando para tener una cartera de servicios "puntera" y que los hospitales sigan funcionando bien, "sobre todo en red", algo que se ha hecho mucho con la llegada de la COVID, cuando se han ayudado mutuamente entre grandes y pequeños.

Junto a esta cuestión que considera importante para tomar decisiones considera que también lo es "escuchar mucho a los clínicos" y que la política --en la que recuerda que se metió por una apuesta por el sistema público y no está afiliada a partido alguno-- y la ciencia "vayan de la mano". Además de la orientación de los propios profesionales, una de las "mejores decisiones" que han tomado, ha apuntado la de los datos, que ha permitido la toma de decisiones "todos los días".

Verónica Casado ha insistido en que se tiene que reordenar el sistema porque "es bastante mejorable" desde un punto de vista de organización se ha mostrado muy satisfecha con la financiación con la que se contará este año, que se sitúa en un porcentaje del PIB "más allá casi de los más fervientes deseos", que era por encima de 7, ya que alcanza el 7,58 por ciento.

Además, el presupuesto, ha añadido, también se ha conseguido que contemple para este año pasar de un 16 por ciento a un 19 para Atención Primaria, de manera que se "camina" hacia el 20 que querían tener durante la legislatura. "Eso es bueno, nos tiene que permitir hacer gran renovación de la Atención Continuada", ha señalado.

Asimismo, ante la preocupación existente con las patologías "tiempo dependientes" considera que tienen que ser "muy ágiles" y hacer a la Atención Primaria "muy solvente, muy ágil, muy resolutiva, con medios, muy interconectada", que cualquier cosa que pase puedan conectarse entre diferentes centros de salud, con el hospital, de manera que también las telecomunicaciones tienen que ser este año "una apuesta muy importante".

"Para una comunidad como la nuestra, tan dispersa, tan amplia, con personas tan frágiles es muy importante que seamos capaces de llegar bien a todos los rincones", ha insistido.

LISTAS DE ESPERA

La consejera también ha expresado la preocupación por las listas de espera y los diagnósticos, sobre todo de las citadas patologías "tiempo dependientes" porque compara la pandemia con una guerra, pero con la diferencia de que en ella se ven bombas y la destrucción "es visible para todo el mundo", pero en esta situación se tienen muchas "víctimas" pero no la conciencia que se puede tener cuando se visualiza de manera muy directa lo que está pasando.

"La pandemia es terrible porque tiene víctimas directas, todas las personas que van a tener coronavirus, y luego víctimas indirectas, no sólo las económicas, psicológicas y demás, que están ahí y son evidentes, sino incluso de las sanitarias y tenemos víctimas de todos aquellos procesos que son tiempo dependientes, que el tiempo determina su pronóstico", ha explicado.

Por ejemplo, ha concretado, preocupan patologías como el infarto, el ictus, el cáncer o la sepsis, todas esas enfermedades que tienen que ser diagnosticadas "muy pronto" y por ello reconoce que en una situación de sobrecarga asistencial "muy importante" es "evidente" que va a haber víctimas, por lo que el objetivo es mitigar este problema lo máximo posible.

Así, mientras en la primera ola hubo un "bloqueo" en los hospitales las cosas "afortunadamente" cambiaron con la segunda y la obsesión, además de tener protegidos a los profesionales con las dificultades que hubo al inicio, también es el abordaje, "lo mejor posible", de todo lo que sea "no COVID" porque la enfermedad "sigue existiendo" y tienen que estar "muy atentos".

Por eso, Casado ha afirmado que hay que priorizar todos los procesos en los que el tiempo cambia el pronóstico porque una revisión de algo "banal" no pasa nada por no hacerla o esperar un tiempo. "Pero tardar en diagnosticar o no diagnosticar cáncer, infarto o enfermedades tiempo dependientes es algo que me obsesiona personalmente y que espero que seamos capaces de mitigar, pero el golpe va a haberlo porque cuando hay un incremento de enfermedad tan importante como el que estamos teniendo impacto va a tener", ha añadido.

Sobre todo, ha insistido, se trata de mitigar todo lo que tiene relación con las listas de espera de las cosas que sean tiempo dependientes porque "hay cosas que no pueden esperar" y se tienen que resolver, al tiempo que se realizan diagnósticos de enfermedades como el cáncer.

"Y para eso hay que hacer muchos equilibrios porque hay profesionales que están trabajando no al cien por cien sino al 200, trabajando muchísimo y a veces en condición de sobredemanda, que es muy complicado, un contexto que es muy difícil pero que estamos intentando de alguna manera reordenar el sistema para priorizar estas cosas", ha aclarado la consejera.

Además, Verónica Casado ha asegurado que las inversiones en el sistema sanitario seguirán adelante, tanto en los compromisos con la radioterapia como con los hospitales y los centros de salud, pero ha incidido en que la partida más grande sigue siendo la de personal, pero más aún al haber pasado de 43.000 a 50.000 profesionales.