Sanidad

Aumenta considerablemente el número de fallecidos en sus domicilios durante el confinamiento por la saturación de hospitales

28 diciembre, 2020 12:28

2020 está siendo todavía un año completamente diferente a lo vivido en anteriores. El coronavirus ha provocado un aumento claro de la mortalidad y un retroceso en la vida social de las personas con el fin de evitar, precisamente, más fallecidos.

Con ello, el Instituto Nacional de Estadística ha publicado durante este último mes del año una serie de cifras referidas precisamente a la mortalidad del año y en una de ellas se refiere a las causas de defunción, así como los lugares, hasta mayo. 

En estos primeros cinco meses del año se destaca, por un lado, un aumento claro de la mortalidad en Castilla y León, con 231.014 fallecidos en total en solo cinco meses, cifra muy superior a la de anteriores años en las que no se superó nunca los 200.000. No en vano, son cerca de 44.000 más que en en el mismo periodo de tiempo de 2019. 

Estos se corresponden, según la estadística publicada, a los fallecidos por coronavirus o con sospecha de tenerlo. De esta manera, 32.652 lo hicieron con Covid identificado y 13.032 con posibilidad de tenerlo debido a los síntomas que presentaban en el momento de su defunción. 

Sin embargo, más allá de esta imponente cifra, se destacan los efectos secundarios del coronavirus. No tanto en las propias secuelas que ya se conocen, como en el hecho de la saturación hospitalaria y el miedo de la sociedad que provocó que los centros de salud y hospitales no pudieran soportar la presión asistencial. 

Se destaca claramente esto en los propios datos, que reflejan un gran aumento de las muertes domiciliarias con respecto a pasados años y que, además, se trató en su mayoría de personas no sospechosas de tener coronavirus. 

No en vano, en Castilla y León, hasta mayo, fueron 57.135 las personas que fallecieron en sus casas, de las que solo 844 lo hicieron con coronavirus confirmado y otras 1.634 con sospecha de tenerlo. Son más que los 47.121 de 2019, los 51.009 de 2018, los 50.808 de 2017 y los 48.194 de 2016, en todos estos años sin coronavirus. 

De esta manera, restando los más de 2.000 que fallecieron con Covid o sospecha durante 2020, la cifra se sitúa cerca de los 55.000, casi 4.000 más que el peor año de los anteriores.