Sanidad

Reorganización ‘exprés’ en Atención Primaria para rebajar la sobrecarga generada por el COVID-19

7 diciembre, 2020 11:10

S. Calleja / ICAL

Si algo ha dejado en evidencia la pandemia del COVID-19 es que la hasta hace unos meses cenicienta del sistema sanitario, la Atención Primaria, ha sido clave para controlar la pandemia, y que como puerta de entrada ha dado el do de pecho para atender patología covid y no covid, y todo pese a la sobrecarga que ya tenía y que desde marzo ha crecido de manera exponencial.

Esta situación ha obligado a la Consejería de Sanidad a poner todo el ingenio sobre la mesa, para acabar con lo innecesario, aquello que no aporta valor, y avanzar en eficiencia, para lo que ha optado por una “reorganización exprés” de los centros de salud que afecta a las consultas de médicos, enfermeros y administrativos, y que ha supuesto la oportunidad de avanzar en el desempeño profesional de algunas categorías, como el de las enfermeras.

Por un lado, Sacyl ha creado “auténticas unidades administrativas de Atención Primaria” para protocolizar y evitar que lleguen a las consultas aspectos que son propios de este personal que, además, son los que mejor preparados están para resolveros, explican a Ical fuentes de Sanidad.

Esto ha conllevado la reducción de la burocracia en las consultas, a lo que ha contribuido también que no sea necesario un informe médico para la declaración responsable para el uso de las mascarillas. Asimismo, se ha evitado que tengan que tramitar solicitudes de Incapacidad por cuidado de personas en cuarentena, ni emitir informes médicos para la exención de escolarización en niños con enfermedades. Además, la información telemática a las empresas, que estuvo vigente los primeros meses, actualmente está en fase de valoración para una nueva implementación.

Por lo que respecta a la renovación de las recetas, se trabaja en una consulta, solicitada a demanda del paciente, que no genere visita ni presencial ni no presencial, si el facultativo no lo considera necesario. La idea es que esta revisión de la medicación se pueda hacer también contando con enfermería, y, de momento, ya está incluida como motivo de consulta en la cita automática del médico.

Esta medida se une a la renovación automática, mes a mes, aprobada desde el inicio de la pandemia, al tiempo que los profesionales cuentan con la relación de pacientes con polifarmacia para su revisión y control.

Del mismo modo, para agilizar las consultas, se ha permitido consultar información y modificar datos a través de la app SacylConecta, la Carpeta del Paciente o la página web, como el acceso a la hoja de medicación; hoja de anticoagulación, actualización de datos, y acceso a los resultados de pruebas COVID-19 firmados electrónicamente, y a resultados de pruebas de laboratorio de análisis clínicos. A lo que se une el envío por SMS con información sobre el resultado de la PCR cuando es positiva, que se extenderá a cuando sea negativa.

Por lo que respecta a la atención a la patología COVID-19, en varios equipos se está validando el test rápido en saliva, todavía en una fase muy inicial, con el objetivo ganar tiempo una vez que se apruebe su uso en la Comunidad, y está en creación, en la petición de analítica, de un Perfil COVID para el seguimiento de estos pacientes. También, se ha dado acceso a este nivel a mayor número de pruebas diagnósticas, de modo que existe la posibilidad de solicitar serología de alto rendimiento; acceso a radiología de tórax, y se ha dotado de electrocardiógrafos portátiles a todas las zonas básicas de salud.

Rastreos

Para avanzar en los rastreos, existe una guía asistencial para el seguimiento del COVID-19, para la notificación y rastreo de contactos; se ha facilitado la conexión de forma remota a 1.441 profesionales en el ámbito de la Atención Primaria, y la gestión de agendas específicas para las analíticas PCR, que ha permitido centralizar la toma de las muestras fuera del centro de salud en algunos puntos.

Del mimo modo, se pilota la aplicación ‘Escritorio profesional’, mediante la cual el médico tiene a su disposición una herramienta para explotación de datos sobre pacientes de su cupo y le permite obtener de una forma rápida información sobre ingresados y atendidos en urgencias en los últimos siete días; pacientes dados de alta; pacientes con COVID-19 y pacientes con contacto con enfermos de COVID-19.

Además, ha aumentado la contratación de profesionales, sobre todo de enfermería, para refuerzo de las labores en los centros de salud; también se cuenta con la colaboración de las Fuerzas Armadas en el rastreo de contactos, y se trabaja en un circuito de respuesta a las alertas de Exposición alta de la App Radar COVID, que permita reducir las llamadas a los centros de salud.

Refuerzo de la atención telefónica

También, se han incrementado la las líneas telefónicas en los centros, en Valladolid existe un pequeño call-center para la cita previa por administrativos entrenados para tal fin, y en Palencia se ha puesto en marcha un buzón de voz para recepción de llamadas en los momentos “pico”, que no puedan ser atendidas de forma inmediata y sean devueltas en los momentos “valle”.

Del mismo modo, se trabaja para que el sistema de atención telefónica permita orientar los motivos de consulta (agenda del médico y la enfermera) para ayudar a la organización de la consulta, y en un sistema de canalización de la demanda.

Protocolos de actuación

De forma paralela, se han elaborado diversos documentos para Atención Primaria como el procedimiento de diagnóstico, seguimiento y control de casos y contactos COVID-19; protocolo de manejo clínico del paciente COVID-19 en Atención Primaria; del tratamiento farmacológico de pacientes COVID-19; seguimiento en Atención Primaria tras el alta hospitalaria; manejo de pacientes institucionalizados y en domicilio en estado de pandemia; protocolo de actuación en Centros Educativos, y otro de actuación en pacientes en situación de últimos días y fallecimiento por COVID-19.

Contrataciones

A estas medidas se suman el aumento de contratos de fidelización de residentes que han terminado su formación; la oferta de todas las plazas docentes posibles de Medicina Familiar y Comunitaria y de Enfermería Familiar y Comunitaria, y se han agotado las bolsas de médicos. Además, se han ofrecido contratos a todos los profesionales de enfermería, y ha aumentado la contratación de otras categorías profesionales.