Sanidad

El programa de atención integral a las agresiones sexuales de Sacyl, modelo para el conjunto del Estado

24 noviembre, 2020 15:17

El programa de atención integral a las agresiones sexuales de la Consejería de Sanidad se ha convertido en modelo del protocolo de atención en el que trabaja el Ministerio para implantarlo en el conjunto del Sistema Nacional de Salud. Así lo avanzó hoy la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien precisó que “padecer una agresión sexual es una situación dramática daña seriamente la salud tanto física como psicológica”, que requiere de una atención “integral, específica y especializada”.

El programa cuenta con la colaboración de un equipo sanitario multidisciplinar, agentes jurídicos, sociales, y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que pretende facilitar la continuidad asistencial y la atención integral a las víctimas. Incluye desde signos para detectar las agresiones; principales secuelas; asesoría para rellenar parte de lesiones y circuitos y recursos sanitarios y no sanitarios que pueden recuperar en la atención a la víctima.

“Pocas comunidades poseen un documento de atención integral como este”, de ahí que un grupo de trabajo de la Consejería de Sanidad participe con el Ministerio en la guía común para toda España. “Somos un referente en esta materia”, sentenció.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, en su comparecencia semanal para informar sobre la situación epidemiológica en Castilla y León, denunció, con motivo de la celebración mañana del Día contra la Violencia de Género, “esta lacra social” que en algunas ocasiones se ha empeorado con motivo de la pandemia de COVID-19 y que en lo que va de año se ha saldado con 41 muertes en España, una en Castilla y León, y con 23 huérfanos. 

“Debemos estar vigilantes y contribuir a erradicarla”, añadió, para agradecer a todos los profesionales que trabajan con las víctimas su labor. También, recordó a todas las mujeres la necesidad de contactar con ellos, de pedir ayuda y no sentir vergüenza, porque es muchas veces provoca que sigan “encorsetadas en el problema”.