Sociedad

El recorrido incierto del vehículo eléctrico: los grandes interrogantes y su viabilidad como coche del futuro

Puntos de recarga, autonomía de la batería o las ayudas del Gobierno que no llegan son las principales dudas de los compradores para apostar por este tipo de vehículo

15 septiembre, 2021 10:33

¿Cuánto me durará la batería? ¿Podré llegar desde Valladolid hasta Cádiz? ¿Cuántas veces tengo que repostar? ¿Me compensa si solo lo uso por ciudad? Son las grandes preguntas que se hacen los posibles compradores de automóviles eléctricos. La Junta de Castilla y León abre hoy un nuevo plazo para solicitar ayudas a la compra de vehículos eléctricos, híbridos enchufables o pila de combustible, así como para la instalación de puntos de recarga. Es el denominado Plan Moves III, aunque lo curioso es que muchos compradores de anteriores planes todavía esperan cobrar las anunciadas subvenciones.

Los 1.044 coches eléctricos matriculados en Castilla y León en 2020 suponen el 257% más que un año antes, son los denominados coches del futuro pero que no acaban de llegar, quizás por todas las dudas que mantienen a su alrededor. Ahora, las ayudas del programa Moves III, promovido por el Gobierno, para incentivar la movilidad eléctrica y que asigna 17,4 millones de euros a la Comunidad.



Las ayudas para adquirir vehículos oscilan entre los 700 y los 9.000 euros por automóvil en función del tipo de solicitante, de las características del vehículo o de su uso, entre otras cuestiones. Sin embargo, son muchas las dudas que el coche eléctrico aún despierta entre los potenciales compradores. EL ESPAÑOL - Noticias de Castilla y León se pone en contacto con José Luis López Valdivieso, el delegado territorial de Faconauto, la patronal que integra las asociaciones de concesionarios oficiales de las marcas de turismos, vehículos industriales y maquinaria agrícola. “Sus ventas aumentan pero a particulares muy pocas, son más a organismos oficiales y empresas, estamos en un 10% del mercado aproximadamente en eléctricos puros”, apunta.

La autonomía

Los coches totalmente eléctricos se suelen cargar conectándolos a la red, ya sea mediante un sistema instalado en casa o a través de los cargadores públicos. Existen tres tipos de cargadores: lentos, rápidos y súper-rápidos. No obstante, los vendedores de coches siguen pensando que es el gran problema para poder venderlos.  “La gente tiene muchas dudas sobre el número de kilómetros que puede hacer. Hay modelos que se pueden mover en radios de 500, pero eso es muy personal. Y lo que se tiene que tener claro es el punto de recarga”, comenta el gerente de Renault Vasa Arroyo.  Ahora mismo la recarga se puede hacer entre 30-40 minutos, pero otros modelos pueden alargarse hasta las dos horas, explica.

De esta manera, para una batería normal de 50 kWh de capacidad que esté completamente agotada se podrá tardar entre 24 horas en una toma doméstica y 30 minutos en una rápida de 100 kW obteniendo, eso sí, el 80% del total.

Puntos de recarga

“Son pocos y los que hay son difíciles de saber”, así lo resume López Valdivieso. En un eléctrico no hay que echar combustible pero sí recargar la batería, pero muchos no saben dónde hacerlo. Castilla y León deberá tener instalados más de 14.600 puntos de recarga para coches eléctricos en 2030 para impulsar la demanda de vehículos electrificados y cumplir con los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Así lo estiman la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) y la patronal de los concesionarios (Faconauto) en el Mapa de Despliegue presentado para la Comunidad. En la actualidad, Castilla y León cuenta con 539 puntos de recarga de acceso público. “Lo primero que hay que hacer es limpiar el parque de vehículos antiguos, eso sería algo importante para evitar las emisiones, y luego hay que informar de los puntos de recarga. Las gasolineras y los concesionarios tenemos espacios habilitados, pero está claro que esa no es la solución”, reclama el vallisoletano.

Precio

El eléctrico más vendido de 2020 en España fue el Renault Zoe que, en su versión menos potente, de 40 kWh, puede conseguirse desde 27.700 euros. Hay coches eléctricos con grandes prestaciones con un precio de salida de unos 20.000 euros. También puedes abaratar el coste del vehículo eléctrico y de la instalación del punto de recarga con las diferentes ayudas públicas. Ahora bien, luego como la gasolina, aquí también cuesta la recarga. Si tienes punto de carga en tu casa, lo puedes hacer pero te puede costar más dinero, y más ahora con la subida de la luz. La carga doméstica implica que el coste por kilómetro de un eléctrico será infinitamente inferior al de un coche de combustión.

Usuario de coche eléctrico: “La gente tiene que preguntarse cuántos kilómetros hago al día”

En diciembre de 2020, José Miguel Pantaleón decidió apostar por el vehículo eléctrico. Y el resultado es muy satisfactorio: “Mi nota es entre 9,5 y 10”. Ahora bien, reconoce que cuando alguien decide dar este salto hay que tener en cuenta algunos aspectos. “Lo primero que tienes que preguntarte es cuántos kilómetros hago al día. Hay mucha gente que no llega a los 20, y en este caso, este tipo de coche es el mejor”.

En su caso, con el Peugeot 2008, totalmente eléctrico, hace una media de 100 kilómetros al día, aunque su autonomía completa es de unos 260-300. “Claro que no puedo ir a Cádiz, pero estos coches no están preparados todavía para ello. Hay que ser conscientes de para lo que sirven".

Al contar con una instalación fotovoltaica propia no tiene problemas para hacer las recargas, aunque es consciente del problema que existe entre otros usuarios. Una carga que hace en su domicilio durante 5 horas.

Sin embargo, Pantaleón está disgustado con las famosas ayudas del Gobierno. En su caso le deben 5.000 euros prometidos durante el Plan Moves II. “Los políticos te venden la moto con ayudas y subvenciones y luego no llegan. Es el aliciente que te dan y no cumplen”. En resumen, cree que el coche eléctrico "es una buena idea, pero siendo consciente de sus limitaciones y de su uso". 

Cómo es el Plan Moves III

El programa MOVES III se centra en dos líneas de actuación: en primer lugar, fomentando la adquisición de vehículos eléctricos enchufables y de pila de combustible; y un segundo programa de incentivos destinado al despliegue de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos. En la edición de MOVES III se mantiene la exigencia del descuento por parte del fabricante, importador o punto de venta de, al menos, 1.000 euros para las adquisiciones de vehículos de categorías M1 y N1, como muestra de la implicación del sector en el fomento de la electromovilidad. “Todo lo que sean ayudas vienen bien, pero el coche eléctrico todavía tiene muchas dudas”, insiste el delegado territorial de Faconauto, que lamenta que el Gobierno haya anunciado que no bajará el IVA a la venta del coche de este tipo.

El plazo de presentación de las solicitudes comenzará hoy en Castilla y León y serán atendidas por orden de presentación hasta el agotamiento de los fondos. Dado que el anterior programa, MOVES II, está vigente hasta el próximo 8 de octubre, existirá un solapamiento entre MOVES II y MOVES III, coexistiendo ambos durante un breve periodo de tiempo.