Sociedad

La Fundación Naturaleza y Hombre se implica en la protección de la cigüeña negra, el águila imperial y el buitre negro

La organización inicia un programa en Salamanca para favorecer a “tres de las especies estrella de la biodiversidad castellano y leonesa”

5 agosto, 2021 15:20

La Fundación Naturaleza y Hombre (FnyH) inició en la provincia de Salamanca un nuevo programa de protección de especies amenazadas o vulnerables, como la cigüeña negra, el águila imperial ibérica o el buitre negro. Tal y como calificó la organización, estas aves son “tesoros de la biodiversidad salmantina” y por ello pretenden “mejorar sus hábitats para que prosperen”.

Bajo el nombre de ‘Reservas privadas y otras actuaciones para la conservación del buitre negro, el águila imperial ibérica y la cigüeña negra en el Oeste Ibérico’, el proyecto pretende garantizar la conservación de estas especies en zonas de Campo de Azaba, Campo de Argañán y las dehesas del entorno. Estos espacios están incluidos en la Red Natura 2000, la red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad que busca garantizar la supervivencia a largo plazo de las especies y los tipos de hábitat del continente.

Entre los objetivos concretos que persigue el proyecto destaca continuar con el seguimiento y protección de estas especies en el Oeste Ibérico, involucrar a la sociedad civil en la conservación de la riqueza natural de su región, aumentar la conectividad ecológica entre los espacios protegidos en beneficio de las especies que los habitan y poner en valor la conservación como algo beneficioso también para los propietarios de las fincas y la economía de las localidades, así como crear nuevas reservas privadas voluntarias en el Oeste Ibérico que se acojan al proyecto.

Dentro del proyecto ‘Reservas privadas y otras actuaciones para la conservación del buitre negro, el águila imperial ibérica y la cigüeña negra en el Oeste Ibérico’, se proponen seguir la evolución de parejas reproductoras y de nidos de buitre negro y cigüeña negra e incentivar la nidificación del águila imperial colocando plataformas nido. Además, afrontarán la gestión de puntos autorizados de alimentación de grandes rapaces necrófagas como el buitre negro, el alimoche, el buitre leonado y el milano real en Salamanca, construirán cercones para la suelta de conejos, perdices y palomas, todas ellas especies alimento para el águila imperial ibérica.  

Por otro lado, están previstas micro-siembras de leguminosas y gramíneas para dar alimento y refugio a las aves, reforzar la protección de vivares y refugios naturales con restos de podas y material vegetal a incentivar la lucha contra especies invasoras acuáticas, como el helecho de agua, en los humedales, así como la plantación y protección de árboles autóctonos como encinas, alcornoques y robles melojos o rebollos.

La cigüeña negra 



Según la información aportada por la fundación, a diferencia de su pariente blanca, la cigüeña negra es un ave esquiva. Nidifica en lugares recónditos de sierras y bosques de la zona suroccidental de la península ibérica, sobre rocas o en las copas de grandes árboles. Sus hábitos de hibernación son un buen indicador de los efectos del cambio climático sobre las aves: esta especie está hoy catalogada como vulnerable. Castilla y León cuenta actualmente con 47 parejas de cigüeña negra, de las que el 60 por ciento están en Salamanca. 

Para llevar a cabo estas acciones de conservación en las fincas privadas, se utiliza la figura de la llamada ‘Custodia del Territorio’. Por encargo de las entidades públicas nacionales y europeas responsables, y mediante acuerdos con los propietarios de las fincas privadas donde se encuentran estas especies, organizaciones de conservación como la Fundación Naturaleza y Hombre realizan estos trabajos.