Sociedad

Un Ferrari 330 GT, pieza del mes del Museo de Historia de la Automoción

Es un automóvil de una serie exclusiva, de 1.000 unidades, que se fabricaron entre los años 1963 y 1967

2 agosto, 2021 14:29

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca continúa con su objetivo de promocionar y dar a conocer las joyas de la automoción de su nueva exposición ‘Automoción y Diseño Italiano’. La Pieza del Mes de agosto es un Ferrari 330 GT, un automóvil de la exclusiva serie limitada, de 1.000 unidades, que se fabricaron entre los años 1963 y 1967, y que actualmente está muy cotizada por los coleccionistas de todo el mundo, según ha destacado hoy el Ayuntamiento de Salamanca.

La pureza de sus líneas, su belleza, su elegancia y su peculiar conducción, convirtieron a esta obra de arte, diseñada por Pininfarina, en el "producto perfecto, el ojo derecho" de Enzo Ferrari. A pesar de producirse tan solo durante tres años, sufrió un ‘restyling’, distinguiendo dos series, la primera bifaro y la segunda monofaro. Otro rasgo importante de su carrocería y diseño son sus branquias, situadas en las aletas laterales delanteras, que le confieren esa estética agresiva de los Ferraris de la época.

Los inicios de Ferrari se remontan a los años 20, cuando un avezado piloto de competición, Enzo Ferrari, establece una relación profesional con otra de las marcas más ilustres italianas: Alfa Romeo. Es el año 1929 cuando nace una pequeña escudería, bajo su apellido, aunque utilizando vehículos propios de Alfa Romeo. En el año 1939 abandona su relación con la marca italiana, para dar un gran paso y competir contra ella.

Este será el único objetivo de Enzo durante la década de los años 40, con su fábrica “Auto Avio Costruzioni”, ubicada en la localidad de Módena y donde ensamblaron sus primeros automóviles de competición: los 815.

Tras la Segunda Guerra Mundial, traslada su producción hasta Maranello, pasándose a denominar: Ferrari, y logrando sus primeras victorias en la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans. Comienza una larga carrera de éxitos, tanto en la competición, como en el diseño y la innovación mecánica; siendo los años 50 dominados por la marca del caballo rampante.

La Pieza del Mes fue diseñada en estos años de esplendor de la marca italiana, en una época de desarrollismo industrial, donde surgió una nueva forma de vida y diseño marcada por la guerra fría, el pacifismo, la moda, el pop y el rock and roll.

En el ámbito de la competición automovilística, la lucha era feroz entre las distintas marcas que pugnaban por el éxito y muchas de ellas sufrieron cambios importantes en la forma de gestionar sus empresas, teniendo que decidir, entre mantener el coste de la escudería o dar el paso a los vehículos comerciales. Un buen ejemplo de ello fue Enzo, capaz de diversificar sus diseños y llegar a un acuerdo con FIAT para comercializar sus automóviles de lujo y, así, financiar su verdadera pasión: las carreras.

Se trata de una oferta expositiva única en la ciudad de Salamanca, una propuesta como alternativa cultural para estos meses estivales, que no dejará indiferente a los visitantes del centro museístico salmantino. Un automóvil que se convierte en la pieza del mes de agosto por su exclusividad y su valor entre los coleccionistas más exclusivos.