Sociedad

La nueva unidad de radioterapia de Ávila podría comenzar a funcionar a finales del primer semestre de 2022

5 mayo, 2021 12:06

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, han visitado hoy las obras recién iniciadas de la futura unidad de radioterapia de Ávila, que van a suponer una inversión de 1.376.569 euros (redacción de proyecto y obra), junto con la compra del acelerador lineal, que rondará los 2,5 millones de euros, y cuyos pliegos ya están en fase de redacción.

Según ha destacado Fernández Mañueco, se trata de un proyecto comprometido por él mismo antes de ser presidente, y muy demandado por toda la sociedad abulense, que la Junta de Castilla y León implanta con el fin de humanizar los tratamientos y mejorar la calidad de vida de los pacientes, al evitar que tengan que desplazarse. El objetivo, ha asegurado, es que las actuales obrar terminen a comienzos del año que viene y el servicio de radioterapia pueda comenzar a funcionar a finales del primer semestre de 2022.

Con su puesta en marcha, la unidad satélite de radioterapia de Ávila será pionera en Castilla y León y a ella le seguirán las unidades satélite de Soria, Segovia, Palencia y El Bierzo, que se siguen impulsando en sus distintas fases.

La superficie del edificio que se va a reformar, anexo al Complejo Asistencial de Ávila, asciende a 987 metros cuadrados, destinados a la ubicación de un acelerador lineal y dos búnkeres, para garantizar de forma permanente -según la normativa- el funcionamiento del nuevo equipo de radioterapia.

El proyecto contempla además la construcción de una sala de espera, consultas, un área de tratamiento, una zona de planimetría, dosificación y control y una zona de apoyo administrativo y servicios. Los arquitectos han diseñado un proyecto que cuente con espacios y colores cálidos, creados con materiales sostenibles, abiertos al exterior y con luz natural, para evitar el estrés de los enfermos y sus familias en un espacio tan cerrado.

En cuanto al personal necesario para la puesta en marcha en Ávila, será necesario contar con dos oncólogos radioterapeutas, un especialista en radiofísica, tres técnicos en radioterapia, una enfermera, dos auxiliares y un celador.

La Unidad se vinculará al Servicio de Oncología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, que dispone del Servicio de Radioterapia más avanzado en la consolidación de las técnicas de radioterapia externa. Por eso, la puesta en marcha de esta unidad en Ávila será un gran avance terapéutico y además se evitarán el 85 % de los más de 40.000 desplazamientos actuales.

Visita nuevo Centro Salud de Burgohondo

Fernández Mañueco, acompañado por la consejera de Sanidad, también ha visitado hoy el nuevo Centro de Salud de Burgohondo (Ávila), que con una inversión global de 2.685.581 euros por parte de la Administración autonómica (sumados proyecto básico, obra y equipamiento) dispondrá de una superficie construida total de 1.865 metros cuadrados, frente a los 772 m² de la edificación actual, con un incremento de 17 a 40 locales/salas útiles.

Esta nueva instalación sanitaria atenderá a 7.000 habitantes de 13 localidades del Valle del Alberche, y mejorará no sólo la asistencia al concentrar e integrar todos los servicios que ahora se encuentran en varias dependencias, sino también la accesibilidad.

Según ha destacado el presidente, este avance en la modernización sanitaria de toda esta zona se sustenta en una prioridad presupuestaria y un compromiso político. La prioridad por la Sanidad de la Junta de Castilla y León se pone de manifiesto en una dotación presupuestaria superior al 7% que preveía el Pacto para la Recuperación. Y, a su vez, el compromiso político con la cohesión territorial de Castilla y León se traduce, en el caso de Ávila, en la mayor inversión de la última década, con un fuerte protagonismo de la sanitaria.

El nuevo edificio sanitario de Burgohondo es accesible tanto exterior como interiormente, al disponer de rampas con pendiente inferior al 6 %, a lo que hay que sumar dos plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida frente a la entrada. En este sentido, los edificios se han diseñado para conseguir la máxima comodidad para los pacientes y, por eso, las áreas asistenciales se situarán en la planta baja, con la única excepción del área de salud mental que, junto con el área de apoyo administrativo, se ubicarán en el primer piso.

En total, este espacio estará dividido en 40 salas útiles, en vez de las 17 con los que contaba hasta ahora (por ejemplo, el número de consultas se incrementa de cuatro a doce).

El nuevo centro de Sacyl mejora también los espacios destinados al personal de emergencias, situados en una planta independiente al resto del edificio, con dos dormitorios, una zona de estar y un garaje amplio para la ambulancia de soporte vital básico. Además, la zona de atención continuada del nuevo centro suma una consulta y una sala de curas que no disponía la anterior.

En concreto, las dependencias del nuevo centro asistencial para Burgohondo se distribuyen de la siguiente manera:

  • Zona de Consultas, con tres consultas de Medicina de Familia, tres de Enfermería y dos consultas polivalentes, una sala de Técnicas y Curas y una de Procedimientos Técnicos.
  • Área de Pediatría, con dos consultas (pediatría y enfermería pediátrica).
  • Unidad de Psicoprofilaxis obstétrica (preparación al parto), con sala de usos múltiples y consulta de matrona.
  • Sala de extracción de muestras y laboratorio.
  • Zona de apoyo administrativo y archivo.
  • Biblioteca, sala de reuniones y área de coordinación.
  • Unidad de rehabilitación (novedad), con consulta de fisioterapeuta, sala de cinesiterapia, vestuarios y boxes.
  • Área de Atención Continuada, con dos consultas, sala de emergencias polivalente y sala de curas, estar-oficio y tres dormitorios.
  • Unidad de Soporte Vital Básico, con vestuario, sala de estar, dos dormitorios y garaje.
  • Área de Salud Mental, con dos consultas nuevas.

Hay que destacar la novedad de la Unidad de Rehabilitación, con una dotación de una sala de 70 m2, box cerrado y consulta del fisioterapeuta. Para la psicoprofilaxis obstétrica se añade una consulta para la matrona que antes no había, y se amplía considerablemente la sala de trabajo para esta especialidad (60 m2).