Sociedad El anuncio que ayer hizo el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, y que hoy ha sido publicado en el BOCYL, vuelve a poner en el objetivo a la hostelería y a dejar perplejos a los empresarios del sector, que no pueden entender las medidas restrictivas que una y otra vez aplica el Ejecutivo Autonómico teniendo a la hostelería como única forma de atajar esta pandemia.

Los hosteleros de Valladolid seguirán luchando y reclaman "un control coherente de los horarios de apertura y cierre"

23 febrero, 2021 09:49

El anuncio que ayer hizo el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, y que hoy ha sido publicado en el BOCYL, vuelve a poner en el objetivo a la hostelería y a dejar perplejos a los empresarios del sector, que no pueden entender las medidas restrictivas que una y otra vez aplica el Ejecutivo Autonómico teniendo a la hostelería como única forma de atajar esta pandemia.

La hostelería continúa "sin conocer, cosa que consideramos imprescindible, cuales son los argumentos que el Vicepresidente esgrime para relacionar el sector de la hostelería con el incremento de contagios". Son medidas que arruinan al sector sin grandes resultados ya que no mejoran la situación con relación a otras comunidades con medidas menos restrictivas.

Somos plenamente conscientes de qué llegados a este punto, las peticiones, reivindicaciones y súplicas que hacemos llegar al Gobierno Regional, no son tenidas en cuenta ni escuchadas y que directamente caen en saco roto, por lo que no nos queda más remedio que pedir que el Sr. Igea y la Sra. Casado asuman sus responsabilidades políticas, por esas decisiones que no hacen más que dañar este sector.

La Asociación de Hostelería de Valladolid recuerda que "no debe de olvidar el Ejecutivo Autonómico, la alta probabilidad que existe, una vez superada la pandemia sanitaria, de entrar en una pandemia económica que traería negativas consecuencias y una profunda crisis social".

Es por ello que volvemos a insistir en la necesidad de ayudas directas que compensen las pérdidas sufridas y permitan retomar la actividad con un mínimo de garantías

Muchos empresarios están, como consecuencia de las restricciones, teniendo que cerrar sus negocios y eso es consecuencia directa de las poco afortunadas decisiones del Gobierno Regional.

La evolución de los contagios en las distintas comunidades autónomas es muy similar con independencia del cierre o apertura de bares y restaurantes. La hostelería, por tanto, no es un factor de contagio y restringir su actividad no hace disminuir la evolución de la pandemia, según datos oficiales recogidos y analizados por Competur, la alianza para un turismo competitivo.

Para observar estas conclusiones, se ha estudiado la incidencia acumulada -casos diagnosticados/100.000 habitantes- en 14 días por fecha de diagnóstico y por comunidad autónoma, desde el pasado mes de mayo de 2020, siempre según datos del propio Ministerio de Sanidad.

El análisis devuelve una conclusión principal: no hay un patrón en la relación entre las medidas restrictivas en la hostelería y la evolución de datos sanitarios. Se da el caso de que algunas comunidades que no han adoptado medidas de cierre, tienen cifras más esperanzadoras. Estos números refuerzan la hipótesis, incluso, de que el cierre total de la hostelería podría favorecer los encuentros sociales en domicilios, espacios con mucho mayor riesgo de contagio.

Estos datos no hacen más que poner de manifiesto la "nefasta" gestión que para frenar la pandemia está teniendo el Gobierno Regional, y que las medidas que se están aplicando lo único que hacen es destruir todo el tejido productivo que este sector aporta a la economía regional y nacional.

Abogamos por establecer un control lógico y coherente de los horarios de apertura y cierre, así como de los aforos de los negocios, resultando de vital importancia permitir la apertura de interiores y ampliar el horario de las actividades hosteleras. Creemos, además, que cuanto más tiempo se faciliten estas peticiones mejor será el mejor control de los comportamientos.

Los datos regionales y los que individualmente aportan cada provincia, demuestran un importante descenso en el número de contagios y en la incidencia acumulada a 7 y 14 días, así como en el índice reproductivo, lo que lógicamente tendrá que repercutir en el número de pacientes ingresados, tanto en UCI como en planta.

No se puede estar satisfecho con el nuevo paquete de medidas adoptadas por la Junta, pero de poco vale nuestro descontento…….

Aun así, seguiremos protestando, aunque no sirva absolutamente para nada.