Sociedad Así mismo, en el mes de enero se ha producido un incremento del paro del +3,1% intermensual, una disminución en la afiliación de la seguridad social del -1,3% intermensual, y una reducción de los contratos registrados del -4,10% intermensual”, ha precisado el decano-presidente de ECOVA. Ante esta realidad, De Margarida concluye: “el Servicio de Estudios de ECOVA ha ajustado el PIB de Castilla y León de 2020 entre el -10,5% y el -11,9% (siendo el de España un 11% en 2020).

Los economistas de Valladolid avisan de "una nueva recesión económica en 2021" por el retraso en la vacunación

3 febrero, 2021 11:48

El presidente-decano del Colegio de Economistas de Valladolid, Palencia y Zamora (ECOVA), Juan Carlos De Margarida, ha valorado la situación socioeconómica actual aseverando que “cada vez hay más probabilidad de que la economía regional sufra una nueva recesión (dos trimestres negativos) a principios de 2021”. Todo ello como consecuencia del “retraso en la vacunación por falta de suministros debido al incumplimiento del contrato de las farmacéuticas Pfizer y AstraZéneca, la continua paralización del consumo por las restricciones, así como la aparición de nuevos rebrotes que originan una cuarta ola y sucesivas”. A este respecto, “el gasto de los hogares volverá a desplomarse en el primer trimestre del año para repuntar levemente en el segundo y volver a coger el ritmo de crecimiento en los siguientes trimestres”.

De Margarida considera que “el PIB de Castilla y León, antes de la aparición de la Covid-19, ya se encontraba con claros síntomas de desaceleración sustentado, fundamentalmente, en las exportaciones, aunque estas habían perdido intensidad. No obstante, a partir del confinamiento de la sociedad en el mes de marzo de 2020, la caída de la actividad económica ha sido demoledora en el ámbito público y privado. Ahora la incertidumbre se ha vuelto a disparar, aunque esta nueva recesión será de menos intensidad que la primera debido a que la sociedad se está habituando a los vaivenes de la pandemia, aprendiendo a convivir con el virus”.

El repunte económico de finales de año se ha visto ensombrecido por la aparición, a inicios de este año, de una tercera ola de la pandemia que vuelve a situar a Castilla y León en “un nivel de riesgo extremo con una incidencia de 613,3 casos por cada 100.000 habitantes a 31 de enero sin haber tenido un impacto significativo la aparición de las vacunas a causa de la inconsistencia en su recepción y distribución”. Los datos que avalan esta disminución de la actividad económica de la región se encuentran recogidos en la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2020 que constata “unas cifras con carácter intertrimestral del  -7,36% de tasa de paro, un +0,60% intertrimestral de población ocupada así como una disminución de la población activa de un -0,41%. Así mismo, en el mes de enero se ha producido un incremento del paro del +3,1% intermensual, una disminución en la afiliación de la seguridad social del -1,3% intermensual, y una reducción de los contratos registrados del -4,10% intermensual”, ha precisado el decano-presidente de ECOVA.

Ante esta realidad, De Margarida concluye: “el Servicio de Estudios de ECOVA ha ajustado el PIB de Castilla y León de 2020 entre el -10,5% y el -11,9% (siendo el de España un 11% en 2020). En relación a la previsión del PIB para el año 2021 se rebaja el crecimiento en dos puntos, entre el 4% y el 6%, aumentando el déficit público, que queda entre el 0,9% y el -1,2%, duplicando al déficit esperado en el 2020, así como un incremento de la deuda pública de un punto quedándose entre el 20% y el 24%, debido a los vencimientos previstos para 2021, las liquidaciones negativas del sistema de financiación, la ausencia de transferencias extraordinarias del Estado y el incremento del déficit que tendrá que ser sufragado con más deuda”.