Sociedad

De la Navidad a una desescalada lejana

28 enero, 2021 19:01

De aquellos barros, estos lodos. El #salvemoslaNavidad pasa factura. Y mucha. La tercera ola COVID amenaza seriamente con ser la más virulenta de las tres y la pesadilla, como la que vivimos allá por el mes de marzo y abril, vuelve a planear seriamente con fallecidos, hospitales colapsados y profesionales sanitarios desbordados.

“Nos quedan semanas muy duras”, ha asegurado el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, en la mañana de este jueves y tras la celebración del Consejo de Gobierno. “No vamos a desescalar en muchas semanas”, ha apuntado.

De “tsunami” ha calificado Igea esta tercera ola COVID con un terremoto que pasamos hace un par de semanas y con una ola que está volviendo a hacer sonar las alarmas en todo nuestro sistema sanitario.

La situación en la provincia de Valladolid no es ni mucho menos buena, al revés, sigue siendo mala a pesar de que de que la incidencia y el índice reproductivo den algo de esperanza. Los hospitales vuelven a llenarse de pacientes y las muertes por COVID, 10 ayer y 6 hoy, se siguen sucediendo.

Contagios y muertes



El aumento de contagios y de fallecidos desde fechas navideñas es palpable. En la semana del 28 al 3 de enero el número total de contagios por COVID-19 en la provincia de Valladolid fue de 502, con seis muertos. En la que va del 4 de enero al 10 del mismo mes la cifra se multiplicó por más de dos con 1.202 contagios y 17 muertes. En la que va del 11 al 17, 3.551 contagios y 14 muertes.

Valladolid registra esta semana, contando solo del lunes 25 de enero a este jueves 28 del mismo mes, es decir en cuatro días, 19 muertos y 2.091 nuevos contagios.

El drama de la muerte por COVID-19 sigue golpeando a la provincia. Solo en 24 horas, las que van del día 26 al 27 de enero, se registraron una decena de ellas.

Hospitales



En lo que a los hospitales se refiere, la situación también es crítica en la provincia. De los 2.001 pacientes con COVID que están en planta en los hospitales de Castilla y León, 482 lo están en los centros hospitalarios pucelanos.  En las UCI hay hoy otros 95 pacientes en los Hospitales Clínico y Río Hortega de Valladolid. A día 1 de enero, eran 79 los ingresados en planta y 42 en las UCI.

Precisamente las UCI de los centros hospitalarios de Valladolid están al borde del colapso. El Río Hortega está al 94% con 59 de 63 camas ocupadas mientras que el Hospital Clínico se encuentra al 77%, con 77 de las 100 camas ocupadas.

Situación muy preocupante en los hospitales vallisoletanos. El de Medina del Campo incluso, tal y como ha confirmado hoy la consejera de Sanidad, ha tenido que suspender agendas de consultas externas mientras que el Edificio Rondilla solo cuenta con siete camas libres (69 de 76).

Incidencia



La incidencia se ha disparado en la provincia desde principios de año. El 1 de enero, por ejemplo, la incidencia acumulada a 7 días estaba en los 99 casos por cada 100.000 habitantes. Hoy hablamos de 714 casos, aunque se está viendo en las últimas horas una relajación de la curva. El 21 de enero, esa cifra llegó a ser de 797.

En lo que a la incidencia a 14 días se refiere se ha llegado, el 26 de enero, hasta los 1.535 casos por cada 100.000 habitantes pero también observamos en las últimas horas una relajación de esta curva. Por ejemplo, según las cifras de la Junta de hoy, se ubicaría en los 1.524 casos.

Las medidas restrictivas, la limitación de contacto social y demás parece que poco a poco van dando frutos. Los cribados masivos en localidades como Laguna, Portillo, Zaratán, Cigales u hoy mismo en La Cistérniga, contribuyen también a localizar a asintomáticos para cortar la cadena de transmisión.

Índice reproductivo básico



Una de las buenas noticias de la semana para la provincia de Valladolid la ha proporcionado el número reproductivo básico instantáneo que pasa por ser el promedio de personas que cada persona contagiada puede llegar a infectar.

Tras todo el mes de enero por encima de 1, el martes 25  bajó a 0,97 y este jueves, 28 de enero se ubica en 0,90, es decir, una persona infectada en la provincia de Valladolid no logra contagiar a otra, según esto.

Queda mucho camino por recorrer en esta tercera ola. La provincia pucelana sigue siendo de las más golpeadas de la Comunidad. Toca ser responsable, cumplir con todas las medidas de seguridad e higiene para que esta pesadilla dure lo menos posible.