Sociedad Por todo ello, CSIF exige que se inicien las actuaciones precisas por parte de esas gerencias, con el fin de depurar las responsabilidades en la actuación llevada a cabo, y para que no salpique a ningún trabajador de manera injusta del Hospital de León, y de cualquier área de Salud de Castilla y León.

Acusan a delegados liberados sindicales y personal de baja laboral del Hospital de León de haber sido vacunados

26 enero, 2021 14:24
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), primer sindicato y más representativo en la Función Pública, exige la apertura de una investigación a raíz de las declaraciones vertidas por el secretario provincial del Sindicato Asambleario de Celadores (SAC), Arturo Menéndez, en medios de comunicación, en el que denunciaba públicamente y de manera literal que “varias personas que están liberadas por su actividad sindical en el Hospital de León y plantilla sanitaria de baja laboral han sido incluidas en las listas de vacunación y han recibido la primera dosis”.

CSIF presentará un requerimiento a la Gerencia del Hospital Universitario de León (CAULE) y a la propia Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, para que se investigue si no se han cumplido las normas dictadas por la Autoridad Sanitaria competente, bajo los criterios marcados desde Salud Pública, en cuanto a la vacunación a los trabajadores de la sanidad.

Recuerda que todos los representantes sindicales son trabajadores de la sanidad, al igual que el personal que se encuentra de baja laboral, y que la denuncia pública realizada por Menéndez, y se entiende por su organización sindical SAC, es muy grave y afecta a la dignidad y profesionalidad de todos los trabajadores del Hospital de León.

Esta grave denunciaimplica poner en duda la profesionalidad de muchísimos trabajadores de todas las categorías, en este caso del Hospital de León, implicados en todo el proceso de vacunación (equipo COVID, enfermería, celadores, administrativos…) advierte el sindicato independiente.

“Esta denuncia parece más una ‘cortina de humo’ para distraer y tapar los verdaderos problemas que padecemos actualmente en la sanidad, y un ataque a la profesionalidad de todos los implicados en el proceso de vacunación de la COVID-19, y a los representantes de sus derechos. No se puede arrojar la piedra y esconder la mano”, lamenta CSIF.

Por todas estas razones, CSIF solicita también la apertura de una investigación, sobre si Menéndez conoce o no algún incumplimiento de los protocolos de vacunación, marcados desde las instituciones sanitarias, ante sus graves acusaciones en medios públicos.

   CSIF aclara que ningún liberado sindical de esta organización se ha vacunado, y que algunos delegados ejercen una actividad asistencial en la primera línea, como son Urgencias Hospitalarias y Urgencias de Atención Primaria. CSIF se atiene a las normas y criterios y marcados por Salud Pública.

Independientemente de si fuera cierto o falso ese incumplimiento por parte de algún trabajador, el sindicato independiente también pide que se abra una investigación de cómo datos confidenciales han llegado a las manos de Menéndez o a su organización sindical, “hecho que no ampara la Ley Orgánica de libertad sindical”.

La Ley Orgánica de Protección de Datos afecta a todos los profesionales que operan en el sector sanitario en el ejercicio de su profesión, teniendo el deber de sigilo profesional de los datos relativos a la salud del paciente, datos médicos a los que les será de aplicación las medidas de nivel alto que recoge la normativa.

La revelación de datos sanitarios supone un delito de revelación de datos médico sanitarios, que competen única y exclusivamente al ámbito privado, en lo que respecta al secreto profesional en la relación existente entre médico o sanitario y paciente, quedando estos bajo el estricto secreto. Las situaciones que rodean a cada profesional en calidad de paciente, en lo que respecta a la recepción de asistencia médica como de tratamientos farmacológicos, en ningún caso pueden ser difundidos a terceros, y mucho menos a través de medios de comunicación.

Por todo ello, CSIF exige que se inicien las actuaciones precisas por parte de esas gerencias, con el fin de depurar las responsabilidades en la actuación llevada a cabo, y para que no salpique a ningún trabajador de manera injusta del Hospital de León, y de cualquier área de Salud de Castilla y León.