Sociedad Abrir solo radiadores que se vayan a utilizar e instalar válvulas termostáticas en los mismos para poder regular la temperatura de cada radiador según las necesidades de la habitación en la que se encuentre, y no calentar estancias vacías.6.

Recomendaciones para reducir el gasto en calefacción ante la ola de frío

12 enero, 2021 10:21

La extraordinaria ola de frío en la que nos encontramos va a provocar un uso intensivo de los diferentes sistemas de calefacción.

Por ello OCU ofrece unas pautas para reducir el gasto en calefacción, sea cual sea el sistema que se utilice:

1. Colocar burletes en puertas y ventanas: son sencillos sistemas de plástico que taponan la entrada de aire y ayudan a mantener la temperatura interior.

2. Ventilar temprano y con las persianas arriba: si en la fachada da el sol, ventilar durante 10 minutos nada más levantarse y dejar las persianas subidas.

3. Decorar con alfombras y cortinas de color oscuro: absorben la radiación solar y ayudan a subir la temperatura.

4. Purgar los radiadores: si se tienen radiadores de agua, no olvidar purgar el aire para conseguir mejorar rendimiento de la caldera. Además, OCU recuerda los radiadores deben purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro, ya que esto dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior. Estos deben estar limpios y sin muebles que los tapen y que dificulten la difusión del aire caliente.

5. Abrir solo radiadores que se vayan a utilizar e instalar válvulas termostáticas en los mismos para poder regular la temperatura de cada radiador según las necesidades de la habitación en la que se encuentre, y no calentar estancias vacías.

6. Poner reflectores en los radiadores: colocar un panel reflectante entre el radiador y la pared ayuda a aprovechar y distribuir mejor el calor, recuperando entre un 10-20% del calor que se pierde hacia el muro.

7. Hacer la revisión de la caldera: un buen mantenimiento de la caldera puede suponer un ahorro de hasta un 15% al año.

8. Abrigarse y bajar el termostato: en lugar de ir en manga corta y tener la casa a 24ºC, es mejor cubrirse con más ropa y bajar hasta los 21ºC. Algo tan sencillo permite ahorrar hasta un 20%.

OCU recuerda que una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche, es aconsejable que en los dormitorios baje entre 15ºC y 17ºC. Cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo.