Sociedad

La nieve cubrirá muchas ciudades el primer día de 2021, que seguirá la estela del final de 2020 con frío y viento

28 diciembre, 2020 18:53

Un sistema frontal provocará que el primer día de 2021 (viernes 1 de enero) muchas ciudades amanezcan cubiertas de nieve, como Burgos, Ávila, Cuenca, Teruel, Granada o Jaén, lo que supondrá que el inicio del Año Nuevo continuará como el final de 2020, que estará marcado por el frío y el viento, según informa Meteored.

Así pues, el meteorólogo Samuel Biener afirma que durante la primera mitad de semana, un temporal marítimo azotará gran parte de la costa gallega y sobre todo en el Cantábrico, con olas que superarán los diez metros de altura. El viento soplará de componente noroeste en la zona norte peninsular y se podrán registrar rachas que alcanzarán los 100 km/h.

Sobre las nevadas, en la zona de Pirineos y la Cordillera Cantábrica la nieve puede llegar hasta el metro de espesor en cotas situadas entre los 500-1.000 metros. Además, las temperaturas rondarán en torno a los 15ºC-20ºC en el sur y a orillas del Mediterráneo, mientras que en zonas del interior es posible que no se lleguen a los 10ºC.

Asimismo, las heladas continuarán estos días sucediéndose aunque se suavizarán pero persistirán en las zonas más altas de los Pirineos, por lo que es probable que se registren temperaturas cercanas a los -5ºC en Segovía, Ciudad Real, Cuenca o Soria.

Por su parte, el último día del año, Meteored indica que el anticiclón de las Azores volverá a ascender de latitud y se orientará de norte a sur. Por ello, la presencia de borrascas en el noreste del continente europeo y las altas presiones favorecerá la llegada de una nueva masa de aire polar a la Península. Así, es probable que un sistema frontal favorezca el descenso de la cota de nieve hasta 400 metros en el norte y los 700-800 metros en el sur.

Respecto a Canarias, en los próximos días se impondrá el régimen de vientos alisios, con precipitaciones orográficas en las islas de mayor relieve. El miércoles podrán producirse chubascos moderados o localmente fuertes en las islas centrales y occidentales debido a la inestabilidad en capas medias y altas.