Sociedad

Un 56% de los leoneses muestra recelos ante la vacuna del COVID-19 y prefiere esperar a ponérsela o no hacerlo

15 diciembre, 2020 08:56

La mayoría de los leoneses -un 56,3 por ciento- muestra recelos ante la llegada de la vacuna contra el coronavirus y prefiere esperar un poco a recibirla (45,3 por ciento) o directamente no tiene intención de hacerlo (11 por ciento). Frente a ellos, un 37,9 por ciento afirma que se vacunaría lo antes posible, según se desprende de una encuesta de Sigma Dos para Castilla y León Televisión (CyLTV).



Respecto a la preocupación por la evolución de la pandemia, más de la mitad de los leoneses (51,4 por ciento) se muestra muy preocupado, al tiempo que un tercio (32,7 por ciento) lo está ‘bastante’. El porcentaje se reduce a un 12,7 por ciento en el caso de quienes muestran poca preocupación y se reduce a un 2,9 para los que no están nada preocupados. Únicamente un 0,4 por ciento evita responder a esta cuestión.



Los leoneses son los terceros de la comunidad autónoma, precedidos de Salamanca y Soria, que creen que su vida corre peligro (44,7 por ciento) si se contagian de COVID-19. Un 39,4 por ciento no ve riesgo vital si sufren coronavirus y el 15,9 no contesta esa pregunta. La inmensa mayoría, nueve de cada diez leoneses (90,9 por ciento), afirma no haber tenido síntomas compatibles con el coronavirus, mientras un nueve por ciento sí cree haberlos identificado.



Por otra parte, más de la mitad de los habitantes de la provincia leonesa (53,3 por ciento) califica de ‘buena o muy buena’ la actuación del sistema sanitario de Castilla y León en relación a la crisis sanitaria, mientras el 26,2 por ciento la ve ‘mala o muy mala’ y un 13 por ciento la califica de ‘ni buena ni mala’ y el 7,5 por ciento no se pronuncia. León, con un 33 por ciento y solamente superada por Salamanca, es la provincia con más habitantes que han precisado asistencia sanitarias estos meses por asuntos no relacionados con la pandemia.



La encuesta se ha realizado entre el 2 y el 9 de diciembre con una muestra de 3.300 entrevistas, con un margen de error del más menos 1,7 por ciento para un nivel de confianza del 95,5 por ciento.