Sociedad

Un "futuro incierto" que hace "temblar" a la economía de Castilla y León

15 diciembre, 2020 11:14

El decano-presidente del Colegio de Economistas de Valladolid, Palencia y Zamora (Ecova), Juan Carlos De Margarida, ha alertado del "futuro incierto" que hace "temblar" a la economía de Castilla y León y considera "imprescindible" que se amplíen los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta finales de 2021.

De Margarida ha presentado el Observatorio Económico correspondiente al tercer trimestre de 2020, donde ha analizado la situación actual del año, y la previsión de 2021, todo ello en el contexto propiciado por la pandemia.

De Margarida considera que la COVID-19 y las "estrictas medidas de confinamiento" puestas en marcha en Castilla y León para contenerla han llevado a "un declive sin precedentes" de la actividad económica este año, a lo que se suma una serie de realidades en la economía de la Comunidad "que hacen que su crecimiento sea lento e inestable".

"Es necesario poner el foco de atención en ellos y no apartarse del camino trazado para lograr que la economía fluya por la senda del crecimiento logrando que las generaciones actuales y las futuras tengan una calidad de vida suficiente sustentada por un Estado del Bienestar creíble y sólido", ha defendido el decano-presidente del Ecova en declaraciones remitidas a Europa Press.

Asimismo, ha afirmado que "parte de los afectados por los ERTE a partir de diciembre podrían perder el empleo si no se reactiva convenientemente la economía".



Vacunas

Sobre la vacuna, De Margarida prevé que "disparará el consumo en el 2021" y hará que salga de las entidades financieras parte del ahorro de las familias que habían realizado en el año 2020 durante los distintos confinamientos.

Sin embargo, ha advertido de que "la incertidumbre y el denostado mercado laboral hará que las familias sean muy precavidas a la hora de consumir, retrasando así el crecimiento económico".

Juan Carlos De Margarida ha instado a las empresas a "acometer las reformas necesarias tanto de producto como de organización del trabajo que garanticen un paulatino crecimiento de sus ingresos, así como una estabilidad y fuerza dentro del sector, afrontando y entendiendo los nuevos gustos y realidades del consumidor y de los mercados".

Por último, ha advertido que "las administraciones públicas tienen que realizar gastos coyunturales a causa de la pandemia, sin convertirlos en permanentes o estructurales de por vida dejando hipotecadas a las futuras generaciones".