Sociedad

Castilla y León sumará 160 kilómetros más de Vías Verdes gracias a tres nuevos tramos

6 diciembre, 2020 19:38

Castilla y León disfruta de algo más de 400 kilómetros de antiguas líneas ferroviarias de desuso que han sido reconvertidas en itinerarios cicloturistas y de senderismo gracias al Programa Vías Verdes de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE), iniciativa con la que a nivel nacional se ha logrado recuperar 3.100 kilómetros de estas infraestructuras olvidadas.

Pero esta red de caminos naturales, que ha visto como su número de visitantes se ha incrementado por efecto de la pandemia y, sobre todo, por el boom del cicloturismo, hasta por encima del 70 por ciento según la propia FFE, continúa creciendo en la Comunidad y en los próximo años sumará 160 kilómetros más, dado que al nuevo tramo proyectado en Salamanca, en la Ruta de Plata, se suman otros dos que se encuentra en obras en las provincias de Soria y Burgos.

El último proyecto en sumarse a estos itinerarios naturales es el tramo de 56,5 kilómetros que unirá Navalmoral de Béjar con Alba de Tormes, en el antiguo ferrocarril entre Astorga (León) y Plasencia (Cáceres). La ruta transita por un total de 16 términos municipales salmantinos: Alba de Tormes, Encinas de Arriba, Fresnedoso, Fresno Alhándiga, Fuentes de Béjar, Guijo de Ávila, Guijuelo, Ledrada, La Maya, Montejo, Nava de Béjar, Navalmoral de Béjar, Pedrosillo de los Aires, Pizarral, Sanchotello y Sieteiglesias de Tormes.

Este nuevo tramo, según confirmaron a Ical, fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, cuenta con una inversión aproximada de 2,7 millones de euros, aunque de momento se desconoce la fecha de inicio de la obra.

Además, de esta forma se enlazará con el tramo de 22 kilómetros que se estrenó en 2016 entre Carbajosa de la Sagrada y Alba de Tormes, mientras que en el sur de la provincia se enlazará con Béjar para adentrarse hasta Extremadura por Baños de Montemayor, en otro tramo que continúa hasta Casas del Monte (Cáceres).

Entre los tramos que se encuentran en obras, el más importante discurre en la comarca burgalesa de Las Merindades, por la plataforma del antiguo ferrocarril Santander- Mediterráneo, en desuso desde 1985. Entre Castellanos de Bureba y Cidad Dosante, con algo más de 60 kilómetros, el tramo transcurre por los municipios de Oña, Cillaperlata, Trespaderne, Merindad de Cuesta - Urría, Medina de Pomar, Villarcayo y Merindad de Valdeporres.

Las obras se iniciaron en diciembre de 2018 y cuenta con un presupuesto de algo más de 5,3 millones de euros. Las mismas fuentes del Ministerio de Agricultura estiman su finalización para mediados de 2022.

Este tramo agrega una nueva etapa a la Vía Verde del FC. Santander - Mediterráneo, sumándose a las tres que ya están en servicio en este antiguo ferrocarril: Santelices-túnel de La Engaña (6 kilómetros); Villarmero -Salas de Bureba (47 km) y Burgos-Cascajares de la Sierra. (51 kilómetros).

Además, en la provincia burgalesa hay otra Vía Verde en la Sierra de la Demanda, entre Arlanzón y Monterrubio de la Demanda (52 kilómetros), construida sobre la mayor parte del recorrido de un efímero ferrocarril minero de principios del siglo XX, que llevaba los minerales de las minas de Monterrubio de la Demanda, Pineda de la Sierra y Barbadillo de Herreros hasta Villafría, a las afueras de Burgos.

Soria

También en la antigua antigua línea ferroviaria Santander-Mediterráneo se encuentra en obras el tramo entre Valcorba y Ciria, en la provincia de Soria. En este caso los trabajos están previsto que concluyan el próximo año, según anunció el pasado verano el delegado del Gobierno en Soria, Miguel Latorre.

Los municipios implicados en este proyecto son Alconaba, Candilichera, Cabrejas del Campo, Almenar de Soria, Aliud, Buberos, Villaseca de Arciel, Portillo de Soria, Torrubia de Soria, Reznos y Ciria. Por todos ellos se desarrolla el recorrido, a lo largo de unos 43,5 kilómetros.

En el proyecto, adjudicado en su día a Tragsa por 2,1 millones de euros, también se contempla el acondicionamiento de tres puentes de hierro existentes en el trazado y la instalación de suelo de madera transitable para viandantes y cicloturistas.

Este tramo en Soria, será la continuación de los ya ejecutados entre Abejar y Soria y entre Abejar y San Leonardo de Yagüe, con continuación hasta la localidad burgalesa de Hontoria del Pinar.

En León están abiertas la Vía de Laciana, entre Caboalles de Arriba y Villaseca de Laciana, pasando por Villablino, con un recorrido de 13 kilómetros, y la Vía del Esla, entre Valencia de Don Juan y Castrofuerte, de once kilómetros.

Por su parte, Zamora también disfruta de un tramo de la Vía de la Plata, entre Barcial del Barco y Maire de Castroponce, de casi 25 kilómetros.

En Palencia se ha recuperado el ‘tren burra’ entre la capital y la localidad de Castromocho, vía que tiene su origen en un proyecto de tranvía con tracción animal. El tramo palentino se inauguró en 1912, con la presencia del rey Alfonso XIII para que, 57 años después, hiciese su último viaje.

Por último, en Valladolid también se encuentran operativos el tramo del ‘tren burra’ de Zaratán, de poco más de tres kilómetros, la vía Valle del Eresma, que transcurre entre Olmedo y Segovia (73,3 kilómetros) y la Vía Verde de Tierra de Campos entre Cuenca de Campos y Villalón de Campos, con 4,5 kilómetros.