Sociedad

El incendio entre Diputación y Ayuntamiento por el servicio de Bomberos en los municipios del alfoz buscará su extinción con una nueva reunión

24 noviembre, 2020 14:43

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado este martes que la Diputación provincial se ha puesto en contacto hoy mismo con el Ayuntamiento para que ambas instituciones se vuelvan a sentar en la mesa de negociación sobre la prestación del Servicio de Bomberos en los municipios del alfoz, a lo que ha añadido una petición de "seriedad" y "lealtad" a los representantes de la Institución provincial.

En declaraciones a los medios de comunicación tras la presentación de los nuevos vehículos adquiridos para la Policía Municipal, Puente ha apuntado que unos minutos antes le han informado de la llamada por parte de la Diputación.

Según han señalado a Europa Press fuentes de la Institución presidida por Conrado Íscar, han pedido al Ayuntamiento que vuelvan a "sentarse" a negociar, ya que entienden que ha sido la entidad municipal la que rompió las conversaciones.

De esta manera, después de que el pasado viernes el propio alcalde anunciara en las redes sociales la ruptura de las negociaciones y que los Bomberos del Ayuntamiento de Valladolid dejarían de prestar servicio en los municipios del alfoz a partir del próximo 1 de enero, se vuelven a retomar las conversaciones.

El regidor vallisoletano ha defendido que el Ayuntamiento no se ha cerrado a negociar y que "se sentará en la mesa las veces que haga falta", pero ha reclamado que las conversaciones sean "honestas, leales y transparentes" porque considera que "ésto no se puede corresponder con la actitud de un bazar".

Así, el alcalde ha aseverado la petición de "claridad" a la Diputación de confirmar si "está en condiciones, como dice, de prestar el servicio de Bomberos en las mismas condiciones de calidad" que cuando lo ha hecho en los últimos 20 años el Ayuntamiento de la capital.

Pero, de lo contrario, "si no puede" reclama a los responsables de la Institución del Palacio de Pimentel que "asuman la realidad y abonen al menos" la cantidad que reclama el equipo de Gobierno de la capital por el servicio, que sería un incremento progresivo de los actuales 600.000 euros al año hasta llegar, dentro de cuatro años, a en torno a 1,4 millones de euros.

El alcalde ha subrayado que esa cantidad es "el 50 por ciento del coste real" que estima el Ayuntamiento, unas cifras que no son "inventadas" sino que parten de "informes técnicos absolutamente desglosados y fundamentados".