Sociedad

Flashes de otoño. Los toros en el mundo. África I (7ª parte)

19 noviembre, 2020 17:21

Flashes de otoño. Los toros en el mundo. Sudeste Asiático (6ª parte)

África y sus plazas de toros

De Africa y sus plazas de toros tratará este segundo capítulo: La plaza de toros de Maputo es una de las 10 Plaza de toros en África, junto con la de Tánger, la de Luanda, la de Melilla, la de Uchda (Frontera con Argelia, desaparecida), la de Villa Sanjurjo (Alhucemas, desaparecida) y la de Orán y Casablanca (desaparecida). El Aaiún (desaparecida, en esta plaza se celebró la última corrida en 1962).

Para comentar sobre África y sus plazas de toros hay que empezar por las de Marruecos que, por la influencia francesa, portuguesa y española, motivaron la expansión de la fiesta en lugares como Tánger a finales del siglo XIX.

Marruecos: Casablanca



El Viti toreó la última corrida de toros celebrada en Casablanca Empezaremos por Casablanca, la ciudad más poblada del país vecino que marcó una época en la fiesta desde 1910 hasta 1969 que se celebró la última corrida de toros en la bella capital portuaria.

El cartel estaba compuesto por Antonio Ordóñez, Santiago Martín “El Viti” y un jovencísimo Angel Teruel.

Un año más tarde, como nos recuerda el buen aficionado riosecano Valentín Ruiz de Gauna, la plaza fue demolida y en el solar se construyó un edificio de 20 plantas. Enfrente se encuentra el Instituto Español de Enseñanza Media, donde da clases de inglés la vallisoletana, Trini Siguenza.

Indagando por la Red recogimos de la web Anatur (Acción Natural Ibérica) un artículo impagable, lleno de humanidad y de emotividad de un tal Miguel Manrique que reproducimos, ya que en el mismo narra la historia taurina de Casablanca:

“Yo nací en Casablanca, Marruecos, cuando era Protectorado Francés. Había una plaza de toros de madera entre los años 1910 y 1920 que fue reinaugurada el 9 de octubre de 1921, lidiándose toros del Conde de la Corte por las cuadrillas de Julián Saiz Saleri, Manuel Varé Valerito y José García Maera.

Posteriormente se construyó una plaza más grande que se pre-inauguró en el año 1934 y, tras una reconstrucción, ya en obra se inauguró en 1954 con el nombre de “Les Arènes” y una corrida de Domingo Ortega. 

                               Plaza de “Les Arenes”, de Casablanca. Demolida en 1971

Plaza grande y bonita de piedra blanca. Con mi padre, natural de Burgos, y muy aficionado, (y torero frustrado) fui con él a muchas corridas. Corridas muy buenas, por cierto, con figuras como Juan García Mondeño, Curro Romero, Manolo Vázquez, Gregorio Sánchez, Luis Miguel Dominguín, Manuel Benítez El Cordobés, Ángel Peralta, Josechu Pérez de Mendoza y otras muchas figuras de la época. Hubo corridas hasta mucho después de la independencia de Marruecos en 1956.

Había mucha afición, no sólo entre los españoles que residían allí, sino también entre franceses, italianos, portugueses… incluso entre “La afición musulmana que era curiosa y valoraba mucho el aspecto artístico” según comentó Victoriano Valencia que toreó allí como novillero, en 1953.

¡Era espléndido! Entonces Casablanca era un pequeño París, pero mucho mejor. Los coches eran más bonitos que en París, las mujeres más elegantes, más aseadas… ”, cuenta Solange a la revista marroquí TelQuel (la antigua propietaria -hoy fallecida- del restaurante “La Corrida” de Casablanca). Ir a “La “Corrida” se convirtió en un ritual para los de Casablanca. Era la cita obligada de la semana.

Un casablanqués, amigo mío, Paco Herrera, fue un novillero exitoso en España. El mayor fue en una novillada en Madrid, el 15 de agosto de 1960 en un mano a mano con Santiago Martín El Viti y saliendo ambos a hombros por la Puerta Grande. Más tarde tomó la alternativa y como matador de toros tuvo una exitosa aunque breve carrera en los años 60, que se truncó por una grave cogida.

La última corrida en Casablanca fue el 2 de marzo de 1969 con el impresionante cartel de Antonio Ordóñez, El Viti y Ángel Teruel. La plaza fue derruida en los años 70 por orden del Rey Hassan II al que no le gustaban los toros y ahora el único lugar que guarda aún viva la memoria de la tauromaquia de Casablanca es el restaurante “La Corrida”, cuya decoración está realizada con las piezas de las antiguas arenas de Casablanca, carteles, fotos de figuras del toreo y otros matadores famosos, además de muchas fotos de flamencos.

Todo esto para decir que mi padre solía repetir: “Si existe la reencarnación, yo quiero volver a nacer toro bravo. Voy a vivir cuidado como nadie, en el campo, entre mis hermanos, 4 o 5 años y luego morir luchando como el toro bravo que soy”.



                                                 Cartel de lujo en la Casablanca taurina de los años 60



Tánger (Marruecos)

Tras el hermoso relato de este buen aficionado nos centramos en Tánger, con datos recogidos de Portal Taurino.



El coso de “El Mediar” fue la primera plaza de toros de Tánger. Era propiedad de Abelardo Sastre y se ella se tienen noticias fechadas en el año 1890. También se tienen noticias de que la primera corrida de toros en Marruecos tuvo lugar en Tánger en 1911.

Ya en los años 40 del siglo XX, en plena efervescencia del Tánger internacional, se celebró un festival taurino en el conocido Estadio de Marchán.

Uno de los principales impulsores de la fiesta en Tánger fue Rafael Ordóñez Aguilera, hermano de El Niño de la Palma y miembro de una de las grandes estirpes taurinas. Le ayudó un tal Romerito que, después, marchó a Casablanca.

La plaza nueva 

La ‘plaza toro’, nombre con el que los tangerinos conocen también al barrio en el que se encuentra, se construyó en la época del Tánger internacional, una década donde la ciudad conoció su gloria en el mundo del arte, del espectáculo y el ocio. 

                Cartel de 1955 y fotografía de la que fuera plaza importante durante el protectorado español

Con un presupuesto de 12 millones de pesetas, las obras comenzaron en 1949 y en el proyecto participaron Moulay Ahmed Rissouni, uno de los jefes religiosos de la ciudad y ‘caïd’ (gobernador) de la ciudad de Larache. Fue realizado por el arquitecto Francisco Rodríguez-Álvarez López, quien también sería empresario del coso.

Tenía una capacidad de 13.013 localidades y disponía de todos los servicios. Su ruedo estaba cubierto con albero de las canteras sevillanas de Alcalá de Guadaíra, porque los tangerinos querían que recordase al de la Maestranza.

La inauguración tuvo lugar la tarde del 27 de agosto de 1950. Las localidades se vendieron al completo.

En el cartel, un toro de Juan Belmonte para el rejoneador Ángel Peralta, y toros de Fermín Bohórquez, para Agustín Parra Parrita, José María Martorell y Manuel Calero “Calerito”.

El festejo fue anunciado durante las semanas previas con gran bombo en el diario España, periódico propiedad del conocido periodista y crítico taurino Gregorio Corrochano. Ese domingo de agosto, la ciudad quedó paralizada con kilómetros de atascos de tráfico por culpa de la corrida de toros.

Esa temporada hubo más festejos como el del 10 de septiembre, con el mexicano Antonio Toscano, Pepín Martín Vázquez y El Vito con toros de Salvador Guardiola, además de una corrida internacional.

El rey Mohamed V, abuelo del actual monarca marroquí, asistió de incógnito a una corrida. Aunque ya con la independencia de Marruecos en 1956 y la consiguiente marroquinización de la ciudad, se apagaron las luces del ruedo de Tánger, inexplicablemente…

Última etapa y alternativa del célebre Manolo Lozano



El 12 de julio de 1970 la Casa Lozano abrió de nuevo las puertas del coso hasta el 4 de octubre de ese mismo año que toma la alternativa el hermano mayor: Manolo Lozano, con 35 años. El Cordobés de padrino y Gabriel de la Casa de testigo, con toros de Eusebia Galache.

Aquella fue la última corrida de toros en la plaza de Tánger, donde hicieron el paseíllo las figuras de la época.

Tras haber utilizado el edificio como centro de reclusión de inmigrantes, actualmente los bajos de la plaza se utilizan como sala de muestras y exposiciones. Hay un proyecto de rehabilitación del coso entre la Diputación de Cádiz y el Consejo Regional Tánger-Tetuán, pero aún no se ha puesto en marcha.

                                       Momento en que El Cordobés da la alternativa a Manolo Lozano 



Tetuán (Marruecos)



De Portal taurino anotamos: “la Plaza de Toros de Tetuán vivió días de gloria, siendo empresario Luis Miguel Dominguín, presentando mejores carteles que la plaza de toros de Madrid. Por su ruedo pasarían toreros como Domingo Ortega y Manolo Bienvenida. También los jóvenes encontraron en ella sitio, en 1935, se presentó Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”, siendo novillero”.

                Cartel de una novillada en Tetuán en el año 1929, siendo empresario Domingo Dominguín         

Ceuta (España)



La primera corrida se da en la plaza construida junto al callejón de la Botica, en la actual plaza de los Reyes, en las fiestas de agosto de 1896. Torearon Morenito de Algeciras y Quinito con toros de Abreu.

Posteriormente se construyó una plaza de fábrica para 10.000 personas que fue inaugurada el 5 de agosto de 1928. Ese día, hicieron el paseíllo los diestros Julián Sáinz Saleri II, Zurito y Julio Mendoza, que sustituía al Niño de la Palma, retirado aquella temporada.

                                                                            Plaza de toros de Ceuta

La última corrida de toros tuvo lugar en la primavera de 1995, cuando se lidió un encierro de Núñez del Cuvillo para Miguel Báez 'Litri', Jesulín de Ubrique y Cristo González.

 Bibliografía y fotografías: Enciclopedia “Los Toros” (“El Cossío”), Portaltaurino.com, Vadebraus.com, Kronos Historia, La Economía del toro, “Por siempre torero”, “Azores pro touradas”, Natalia Calvo, Biblioteca Digital Junta CyL (Portal de Tauromaquia), Mialcala blogspot, Aula Taurina de Granada. ABC, Cultura (Andrés Amorós). Gonzalo Santonja (“Los toros del Siglo de Oro. Anales segovianos de la Fiesta”, (Diputación de Segovia). Turismo Melilla. Amigos de la plaza de toros de Béjar.Porsolea.com.